El presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, afirmó en una entrevista que está trabajando para bloquear la difusión de noticias falsas y mensajes de odio y acoso en su red social (Richard Drew/AP)
El presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, afirmó en una entrevista que está trabajando para bloquear la difusión de noticias falsas y mensajes de odio y acoso en su red social (Richard Drew/AP)

El presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, afirmó que está reconsiderando las partes centrales de la plataforma social para que no permita la propagación de discursos de odio, acoso y noticias falsas, incluyendo las teorías conspirativas compartidas por prominentes usuarios como Alex Jones o InfoWars.

En una entrevista con The Washington Post, Dorsey señaló que estaba experimentando con características que promoverían puntos de vista alternativos en el timeline de Twitter para abordar la desinformación y reducir las "cámaras de eco". También expresó su disposición a etiquetar bots (cuentas automatizadas que, en ocasiones, se presentan como usuarios humanos) y rediseñar elementos clave de la red social, incluido el botón "me gusta" y la forma en que Twitter muestra los conteos de seguidores de los usuarios.

"Lo más importante que podemos hacer es analizar los incentivos que estamos incorporando a nuestro producto", añadió Dorsey. "Porque expresan un punto de vista de lo que queremos que haga la gente, y no creo que ya estén en lo correcto".

La apertura de Dorsey a los grandes cambios muestra cómo los líderes de Silicon Valley reexaminan cada vez más los aspectos más fundamentales de las tecnologías que han hecho que estas compañías sean tan poderosas y rentables. En Facebook, por ejemplo, el director ejecutivo Mark Zuckerberg ha encargado una revisión completa de la amplia gama de productos de su empresa para enfatizar la seguridad y la confianza, desde los pagos móviles hasta las listas de eventos.

Al igual que otras empresas tecnológicas, los algoritmos de software de Twitter buscan brindar a los usuarios el contenido que es más probable que quieran ver. Pero los tweets con información incorrecta pueden proliferar fácil y rápidamente a través de retweets, especialmente si un usuario con una gran cantidad de seguidores lo amplía entre una base aún más amplia de usuarios. Mientras tanto, Twitter permite a los usuarios registrarse usando seudónimos, que consideran vitales para permitir que los usuarios más vulnerables hablen sin temor a ser perseguidos. Sin embargo, eso también permite a algunos usuarios publicar contenido incendiario y lleno de odio que podrían estar menos dispuestos a compartir con sus nombres reales.

Los algoritmos de software de Twitter buscan brindar a los usuarios el contenido que es probable que quieran ver (Archivo)
Los algoritmos de software de Twitter buscan brindar a los usuarios el contenido que es probable que quieran ver (Archivo)

Las características principales de Twitter han sido explotadas por los actores más maliciosos de la web, incluidos los rusos que difundieron propaganda durante las elecciones de 2016 para agitar los disturbios políticos en Estados Unidos. Como respuesta, los reguladores han empujado a los gigantes tecnológicos a vigilar el contenido que aparece en sus sitios y servicios, un rol que a algunos les resulta incómodo dado el histórico rol de la industria a favor de la libertad de expresión.

A principios de este mes, Apple, Facebook y Spotify tomaron medidas contra Alex Jones, el fundador de Infowars, cuyos videos, podcasts y otros contenidos han difundido teorías de conspiración sobre figuras políticas y han atacado a las víctimas del tiroteo de 2012 de la escuela Sandy Hook. Inicialmente, Twitter rompió con otras compañías del mismo sector y permitió que InfoWars siguiera usando su servicio.

Pero el martes por la noche, Twitter impuso un "descanso" de siete días a Jones después de que él alentara a sus seguidores a preparar sus "rifles de batalla" para utilizar contra los críticos en los "medios dominantes" y en la izquierda. El miércoles, Twitter impuso la misma limitación en la cuenta principal de InfoWars, lo que significa que ninguna de las cuentas puede tuitear durante la suspensión.

En los últimos meses, Twitter ha realizado varios cambios para promover la seguridad y la confianza. Ha introducido un nuevo software de aprendizaje automático para monitorear el comportamiento de la cuenta y ahora está suspendiendo más de un millón de cuentas problemáticas por día. La compañía ha actualizado sus políticas para enfatizar que el contenido que sea "deshumanizante" o que cause "daños en el mundo real" no estaría permitido, pero Dorsey señaló que los ejecutivos aún estaban descifrando cómo definir esos términos.

Dorsey dijo que Twitter no ha cambiado sus incentivos, que, desde su fundación hace 12 años, fueron diseñados para empujar a la gente a interactuar y mantenerlos comprometidos. "A menudo recurrimos a la política para solucionar muchos de estos problemas, pero creo que solo estamos tratando los síntomas de forma superficial", comentó el directivo.

Sin embargo, con recursos más limitados que Facebook o Google, Twitter tiene que ser selectivo sobre sus inversiones en seguridad. "Elegir hacer uno de ellos tiene el costo de no hacer otra cosa debido a la cantidad de recursos que tenemos", dijo Dorsey.

Una solución que Twitter está explorando es rodear los tweets falsos con un contexto real. A principios de esta semana, un tweet de una cuenta que parodiaba a Peter Strzok, un agente del FBI despedido por sus comentarios anti Trump, calificó al presidente como un "loco"y obtuvo más de 56.000 retweets. Incluir un contexto entorno a un tweet, incluyendo etiquetas y "tweets que lo califiquen como falso" podría ayudar a las personas a "hacer juicios por sí mismos".

Twitter algún día también podría etiquetar cuentas automáticas, que las empresas también utilizan para enviar información como el estado del tiempo o los precios de las acciones. Los legisladores estatales en California y los legisladores federales como el senador Mark Warner (Demócrata por Virginia) han propuesto que se incluya ese requisito en la ley. Dorsey apuntó que la compañía aún no lo había hecho "porque hemos priorizado otro trabajo que creemos que tendrá un mayor impacto", incluido el cierre de cuentas falsas.

Las nuevas políticas de Twitter se están probando al más alto nivel, incluido el presidente Donald Trump, cuyos tweets son un desafío directo a las nuevas políticas de Twitter. El martes, Trump llamó "perro" a su antiguo ayudante Omarosa Manigault Newman, que recientemente publicó un relato sobre su paso por la Casa Blanca. También atacó a Harley-Davidson por llevar empleos al extranjero, una medida que precipitó la caída del dos por ciento del precio de las acciones de la compañía.

Dorsey mantuvo su visión de que por lo general se le otorgaría una excepción a Trump porque sus comentarios son de interés periodístico y brindan a los usuarios información crucial sobre cómo "los líderes mundiales piensan y tratan a las personas que los rodean".

La visita de Dorsey a Washington esta semana marca su último intento por llegar a la capital de la nación. Durante el verano, se ha reunido en privado con miembros del Congreso que han pedido una nueva regulación de Silicon Valley, mientras algunos conservadores alegan que Twitter es parcial.

Dorsey, junto a ejecutivos de Google y Facebook, regresará en septiembre para una audiencia de alto perfil en el Senado sobre los esfuerzos que hizo Rusia para difundir la desinformación y desestabilizar la política de Estados Unidos antes de las elecciones de medio término de 2018.