Una pareja abrazándose durante una puesta de sol (Archivo)
Una pareja abrazándose durante una puesta de sol (Archivo)

A continuación se incluyen algunos de los intercambios de mensajes de la columna de consejos sobre relaciones Baggage Check que se publica semanalmente en The Washington Post's Express.

Pregunta: Estoy en una encrucijada y estoy pensando en volver a la universidad. Mi novio y yo hemos mantenido una relación a larga distancia durante dos años, así que, naturalmente, debería estar buscando cosas en el lugar donde él reside, pero no me gusta nada. Viví con él allí antes y no quiero regresar. Presiento el final de nuestra relación si elijo ir a otro lado cuando, en realidad, sería una oportunidad para que volvamos a estar juntos.

Respuesta: Bueno, ¿es que no quieres que sea el final de tu relación? ¿O es que sientes que no deberías hacer eso? Me sorprende que, en realidad, no menciones cómo te sientes con tu novio. Para evaluar si el sacrificio de ir a una ciudad tan fea vale la pena, debemos saber cómo es realmente esta relación: tus esperanzas, tus metas, tu amor por él, su amor por ti. Si pospones estar en la misma ciudad juntos, ¿existe un plan a largo plazo y un deseo de hacerlo posible? ¿Por qué está ciudad no es adecuada para ti y qué tanto tendrías que dar para que valiera la pena? ¿Cuáles son sus pensamientos y cuánto está dispuesto a sacrificarse él? Se honesta contigo misma y con los demás, solo entonces podrás aclarar el análisis de costo-beneficio.

Pregunta: Siempre imaginé que mi relación con mis padres mejoraría una vez que fuera adulto. Nunca fueron abusivos, pero fueron distantes y formales, creyendo que los niños deberían ser vistos y no escuchados, y las emociones no deberían expresarse. Crecí resentido y básicamente nunca compartí mi vida con ellos. Ahora que estoy en la mitad de mis treinta y estoy pensando en tener hijos con mi pareja, siento tristeza cuando pienso en la falta de calidez y en cómo compartir la experiencia con ellos. Algunos de mis amigos con niños están muy cerca de sus padres. ¿Es esto algo para intentar? ¿O me estoy preparando para el fracaso?

Respuesta: Realmente no puedes saberlo hasta que lo intentes. Algunos padres que no han sido tan maravillosos encuentran su lugar más tarde como abuelos, a pesar de sus deficiencias previas. Y algunos padres que han sido muy atentos y cariñosos, sorprendentemente se quedan cortos como abuelos porque sienten que su tiempo ya ha pasado y prefieren estar en un crucero antes que cambiar un pañal. Aquí hay un espectro y no lo sabrás hasta que lo veas por ti mismo.

Si estás preparado, puedes comenzar con una mayor intimidad emocional con ellos ahora, siendo más vulnerable con ellos, encontrando temas para conectarse, incluso discutiendo tus esperanzas de tener hijos. Mira a ver qué pasa, pero si todavía no llegan, recuerda que hay otras formas de crear una familia más allá de las relaciones de sangre.