Más de 2 millones de niños estadounidenses han sido diagnosticados con ansiedad, incluyendo un 3.5 por ciento de ellos en edades comprendidas entre los 6 y los 11 años. (Eiko Ojala / The Washington Post)
Más de 2 millones de niños estadounidenses han sido diagnosticados con ansiedad, incluyendo un 3.5 por ciento de ellos en edades comprendidas entre los 6 y los 11 años. (Eiko Ojala / The Washington Post)

La temporada de regreso a la escuela ya está aquí y aunque algunos niños esperan regresar a clase, otros son un auténtico manojo de nervios. Los padres pueden tranquilizarlos, pero también pueden preocuparse: ¿Mi hijo con ansiedad tiene un problema real?

"La ansiedad es una emoción humana normal y saludable", dice John Walkup, un psiquiatra del Hospital Infantil Lurie de Chicago.

Eso se debe a que hay muchas cosas que nos preocupan en nuestras vidas y en la vida de nuestros hijos y eso puede activar una respuesta adecuada. Un estudiante de secundaria preocupado por una próxima prueba debe desencadenar una motivación para estudiar. Un niño de primer grado preocupado por una abeja en el patio de recreo hará que se aleje para evitar que le piquen.

Pero, ¿qué pasa con un niño o una niña de tercer grado que está preocupado de que algo terrible les pase a sus padres mientras él o ella está en la escuela? Esa es una preocupación que resulta difícil de aliviar y puede hacer que el estudiante no tenga ganas de prestar atención durante la lección de matemáticas.

Entonces, hay una ansiedad normal y funcional, pero también hay una que es severa, persistente y patológica. Existen diferentes tipos de trastornos de ansiedad, incluyendo el trastorno de ansiedad generalizada, fobias específicas, trastorno de ansiedad por separación, fobia social y trastorno de pánico.

Más de 2 millones de niños estadounidenses han sido diagnosticados con trastornos de ansiedad, incluido el 3.5 por ciento de aquellos entre las edades comprendidas entre los 6 y los 11 años, apunta Walkup, que fue parte de un nuevo estudio con investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

Una encuesta en profundidad de más de 10.000 adolescentes usó entrevistas personales entre 2001 y 2004 para detectar condiciones psiquiátricas y descubrió que los trastornos de ansiedad son los más comunes en este grupo de edad, superando en gran medida los trastornos conductuales, del estado de ánimo y del uso de sustancias.

Walkup, que habla mucho en nombre de la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente, dice que los trastornos de ansiedad son poco conocidos e infradiagnosticados. Los trastornos de ansiedad generalmente surgen entre los 6 y los 12 años. Debido a esta aparición temprana, los síntomas de ansiedad pueden minimizarse, viéndose solo como el temperamento o la personalidad del niño.

Entonces, ¿cómo pueden los padres reconocer la línea entre la preocupación normal y un trastorno de ansiedad?

Puede ser una cuestión de frecuencia e intensidad, según Mary Alvord, psicóloga de la Universidad George Washington. "¿Está interfiriendo con al vida normal? ¿Se interpone en el camino? ¿Cuánto le está acomodando, como padre?"

"La ansiedad normal tiene desencadenantes muy predecibles", agrega Walkup, en referencia a, por ejemplo, una prueba en la escuela o una abeja en el patio, cosas que acentúan a la mayoría de la gente hasta cierto punto. La ansiedad patológica, a menudo, se desencadena por experiencias cotidianas que no suelen ser estresantes, como irse a la cama o pedir algo en un restaurante. Además, con una ansiedad patológica, dice, "la reacción es excesiva y desproporcionada".

Por ejemplo, un niño de 6 años puede sentirse muy ansioso por separarse de sus padres para ir a la escuela. Un niño de 9 años podría preocuparse excesivamente por ir a una fiesta de pijamas. "Les preocupa que les pueda pasar algo malo a sus padres mientras están ausentes", apunta Walkup.

Los niños con trastornos de ansiedad, a menudo, se preocupan por el pasado y el futuro. Podrían preocuparse por la muerte de sus abuelos, a pesar de que estén sanos. "La mayoría de los niños no piensan mucho sobre la vida o la muerte. Los niños con ansiedad piensan en la vida o en la muerte durante todo el tiempo", puntualiza.

Los niños con ansiedad son hipervigilantes y muy reactivos, y tienden a sentirse muy amenazados. Cuando Walkup describe escenarios clásicos para padres o pediatras que él está tratando, a menudo, responden sorprendidos. Los padres dirán: "¡Ese es mi hijo!".

Hay otra categoría de niños con ansiedad: aquellos cuyo entorno cotidiano, en el hogar o en la escuela, es persistentemente estresante. Una familia disfuncional o un vecindario plagado de crímenes pueden presentar desencadenantes de ansiedad que son severos y generalizados. Walkup dice que estas son reacciones normales, pero debido a que son constantes, la ansiedad es crónica.

La ansiedad por separación es más común en los niños más pequeños, mientras que la fobia social tiende a manifestarse más adelante en la infancia "a medida que sus compañeros se vuelven más importantes", comenta Alvord. Ella enfatiza que la ansiedad no necesariamente desaparece a medida que los niños envejecen: "No asumas que van a salir de eso".

Al evitar sus desencadenantes de ansiedad, los niños pueden retraerse tanto que muestran signos de depresión clínica. La ansiedad y la depresión pueden ocurrir juntas. Los niños con trastornos de ansiedad tienen un mayor riesgo de depresión, abuso de sustancias y conducta suicida más adelante en la vida.

¿Cómo ayudar a tu hijo que padece de ansiedad? Los padres pueden hacer mucho para apoyar a sus hijos. Lo más importante podría ser ayudarlos a enfrentar su miedo, ayudándolos a adaptarse a una situación. La clave, apunta Alvord, es hacer esto gradualmente. Ella recomienda preguntarle al niño acerca de su ansiedad y aprender cuál es su "autodiscurso": "Cuando esto pasa, ¿qué piensas?"

"Como terapeutas, desafiamos el diálogo interno negativo", agrega Alvord. El diálogo interno es el monólogo que sucede dentro de nuestras cabezas. Alguien con ansiedad podría imaginar el peor de los casos, lo que a su vez agrava los sentimientos de estrés. "Un terapeuta podría trabajar directamente con el niño, pero también podría trabajar con los padres para ayudar a sus hijos".

Una dificultad para los padres es reconocer la ansiedad en los niños que no pueden describir sus pensamientos y sentimientos. "Los niños pequeños no dicen 'tengo ansiedad'", dice Alvord, pero mostrarán un comportamiento de evitación, o síntomas físicos como dolores de estómago, dolores de cabeza, no comer demasiado o tener problemas para dormir. Los adolescentes también muestran síntomas físicos de ansiedad, como dolor de cabeza, náuseas e irritabilidad. Alvord recomienda buscar patrones -¿cuándo surgen los síntomas?- y buscar posibles desencadenantes.

Para obtener ayuda, comienza con tu pediatra, que puede examinar a tu hijo para detectar trastornos de ansiedad y lo puede guiar para encontrar ayuda profesional. Los recursos en línea, como la Asociación de Terapia Cognitiva y Conductual, son buenos para encontrar especialistas en trastornos de ansiedad en niños.

Las opciones de tratamiento incluyen la terapia cognitiva-conductual (TCC), que puede ser efectiva en personas jóvenes. La TCC puede exponer al niño a sus desencadenantes para desensibilizar su ansiedad.

Los medicamentos también pueden ayudar, particularmente la clase de medicamentos antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotina (ISRS por sus siglas en inglés).

Los libros dirigidos a familias con niños con ansiedad incluyen títulos como Claves para criar a su hijo con ansiedad de Katharina Manassis y Conquistar los pensamientos negativos de los adolescentes de Alvord y Anne McGrath.

Walkup enumera las cosas que cualquiera puede hacer para manejar situaciones estresantes, como reducir la velocidad, tomar un descanso, hacer ejercicio, respirar profundamente… Los enfoques de resolución de problemas pueden ser útiles: comienza por calmarte, luego identifica el problema, genera una lluvia de ideas y prueba lo que te parezca mejor.