Olly fue encontrado estrangulado y mutilado (Pasado’s Safe Haven)
Olly fue encontrado estrangulado y mutilado (Pasado’s Safe Haven)

Hace unos días, Kathy Harrigan alimentó y peinó a Harley, un gato sordo del que había estado cuidado durante los últimos dos años.

Lo dejo en la cálida casita que ella le había construido afuera y se fue a la cama. A la mañana siguiente, cuando se despertó, Harley no la estaba esperando en la puerta como de costumbre, según declaró a Q13 Fox News en Tacoma.

No pasó mucho tiempo antes de que la policía apareciera con malas noticias. Harley había sido encontrado mutilado en el césped de un vecino y su muerte se convirtió en la séptima víctima de una serie de asesinatos en los últimos meses que los funcionarios del condado de Thurston (Washington) creen que es obra de un asesino en serie de gatos.

En cada incidente, Erika Johnson, una investigadora de servicios de crueldad animal del condado, apuntó a la Q13 que el gato recibió cortes con un bisturí y que le extirparon la espina dorsal. Luego, su cuerpo se exhibió prominentemente en un lugar público para que las personas lo encontraran.

Además de Olympia, donde se descubrió el cadáver de Harley, se han encontrado gatos mutilados en los suburbios cercanos de Lacey y Tumwater.

En julio, otro gato fue encontrado cortado por la mitad en un parque público en Port Angeles, a unos 160 kilómetros de Olympia.

Debbie Drake lo reconoció como su gato, Tarot.

"Era amigo no solo de otros gatos, sino también de perros", escribió en Facebook. "Me gusta pensar que era como el sheriff del gato del Oeste", añadió.

Los cortes estaban demasiado limpios como para pensar que las muertes fueron accidentales, según dijo Johnson al canal de televisión. Y, en un caso, se encontró un guante quirúrgico al lado del cuerpo del gato.

Menos de 48 horas después de la muerte de Harley en Olympia, un gato llamado Olly apareció muerto a poco más de un kilómetro de distancia.

"Olly luchó por su vida, usando sus garras para tratar de escapar", relató Johnson.

Una necropsia forense reveló que había sido estrangulado antes de ser cortado y le extrajeron la espina dorsal, de acuerdo a informaciones de Q13. Los investigadores están trabajando para ver si se pueden extraer muestras de ADN de sus garras y cómo identificar a la persona que lo mató.

Los residentes temen que el presunto asesino también sea un peligro para los humanos.

A principios de julio, tras su desaparición, el gato de Patrick y Angie Swan, Callie, fue encontrado mutilado.

"Dije '¿Qué causó esto? ¿Fue atropellado por un auto?' Ellos me dijeron que no. Les contesté: '¿Lo hizo un animal como un mapache o un coyote?' Y ellos dijeron que no. Después agregaron: 'Esto fue hecho por un ser humano'. Mi temor es que si va a por los gatos, ¿Qué sigue después?", comentaba Patrick Swan.

Los residentes están recibiendo advertencias para mantener a sus mascotas en el interior. Safe Haven, una organización contra la crueldad animal en Sultan, y David Rose, un presentador de Q13, están ofreciendo una recompensa de USD 3.000 por información sobre el presunto asesino en serie que conduzca al arresto y a la condena.

Jen tuiteó: "Hay un asesino en serie de gatos en el condado de Thurston (Washington). No puedo dejar de insistir en lo importante que es mantener a tus gatos en el interior. Por favor, retuitea y difúndelo a todos los residentes de la zona. Corre la voz. Ora para que este psicópata sea atrapado".

En los últimos años, han habido varios casos de gatos mutilados en serie en otras ciudades. En 2016, un hombre de San José (California) se declaró culpable de 21 cargos por delitos graves relacionados con la tortura y la muerte de 20 gatos. En enero, un hombre de Londres fue arrestado por presuntamente decapitar a cinco gatos y dejar sus cuerpos en públicos, según The Independent.

Karin Brulliard, de The Washington Post, informó en 2016 cómo varios condados de todo el país han dejado constancia de las similitudes que hay entre el abuso de animales con los delincuentes sexuales. Sus nombres, direcciones y fotos se publican en sitios web administrados por el condado y se pueden buscar en los registros públicos.

En el estado de Washington, la sentencia máxima de cárcel por un delito de felonía animal es de cinco años si es la primera vez, de acuerdo con la Sociedad Humana de Estados Unidos. También se le puede ordenar a alguien que pague una multa de hasta USD 10.000. En 2015, el gobernador Jay Inslee (demócrata por Washington) firmó un proyecto de ley que aumentaba los cargos para los condenados por matar o robar mascotas.