Miembros de seguridad protegen al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en el momento del ataque con drones durante un discurso en Caracas (@XHespanol)
Miembros de seguridad protegen al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en el momento del ataque con drones durante un discurso en Caracas (@XHespanol)

Un fallido intento de asesinato contra el presidente venezolano Nicolás Maduro fue orquestado con drones y explosivos, según varios reportes de prensa. Nueve días antes de ese episodio, y al otro lado del mundo, unos terroristas afirmaron haber enviado un dron armado para atacar el aeropuerto internacional de Abu Dhabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos. Nadie fue asesinado en ninguno de los casos, y las circunstancias de ambos permanecen oscuras. Pero una era nueva y peligrosa en el terrorismo ha comenzado, y nadie está adecuadamente preparado para contrarrestarla.

En Caracas, la capital de Venezuela, funcionarios del gobierno afirmaron que uno o más drones detonaron explosivos sobre la audiencia en un evento militar televisado a nivel nacional. Varias personas resultaron heridas, aunque no el presidente ni su esposa, Cilia Flores, que estaba junto a él en el escenario. Maduro culpó a sus oponentes políticos.

En Abu Dhabi, los rebeldes Houthi de Yemen dijeron que habían lanzado un ataque con drones en el aeropuerto. Las autoridades de los EAU niegan que el incidente haya ocurrido, pero la verdad es que es técnicamente posible. Para reforzar esto, existe la amplia creencia de que los houthis están siendo asesorados por los servicios de seguridad especiales de Irán, que han demostrado una capacidad impresionante para tales cosas.

Ambos episodios alentarán a otros grupos con conocimientos tecnológicos y personas descontentes a usar drones para cometer actos de violencia política. Si bien la noticia de los acontecimientos en Venezuela y los Emiratos Árabes Unidos resultó inquietante, el intento fallido en Abu Dhabi es especialmente preocupante debido a las bajas masivas que causaría la destrucción de un avión comercial.

Los vehículos aéreos no tripulados (UAV o drones) representan una nueva amenaza para la gente que viaja. Se debe hacer un esfuerzo para hacer frente a esta amenaza antes de que se pierdan vidas.

Los drones armados comienzan con una ventaja táctica: la mayoría puede volar más bajo de lo que la tecnología actual es capaz de detectar fácilmente. Incluso con solo una pequeña cantidad de explosivos, podrían derribar un avión civil en vuelo. Los aviones comerciales son vulnerables durante los despegues y aterrizajes ya que hay tiempo limitado para que las tripulaciones reaccionen ante eventos imprevistos y potencialmente hostiles.

El avión no tripulado de un simple aficionado puede hacer descender un avión cuando se coloca en el camino del avión. Los drones militarizados, los que se supone que tienen los Houthis, son más pesados (pero pueden pesar menos que un humano adulto) y pueden transportar varios kilos de explosivos a velocidades que van hasta los 62 Km/hora y con un alcance de unos 650 kilómetros (aproximadamente la distancia entre Washington y Boston). Estos robots voladores se pueden programar para maniobrar en el espacio aéreo activo y causar estragos sin presencia humana.

La seguridad aeroportuaria, tal y como está diseñada en la actualidad, se centra en las formas de mitigar las amenazas de las personas que tienen acceso a la instalación, como los pasajeros y el personal, y de la carga que transita por los terrenos. Los aeropuertos no están diseñados para protegerse de ataques intencionales del cielo. Se necesita con urgencia más atención para encontrar formas de monitorear objetos voladores como drones.

Una opción: posicionar drones de seguridad sobre los aeropuertos, mirando hacia abajo con una vigilancia constante de las amenazas en el aire. Otro: eventualmente requerirá que todos los drones se conecten a las redes celulares locales para que, al menos, los drones de los aficionados se puedan detectar antes de que colisionen con aviones comerciales.

Proteger a los jefes de estado de los ataques con drones será aún más complejo, porque los horarios de los líderes son variados. No solo pueden aparecer drones preprogramados desde casi cualquier dirección, sino que también pueden ser utilizados por cualquiera que tenga los medios para comprarlos. Ahora ha surgido una amenaza mucho más amplia y esquiva que debe abordarse.

Los drones armados están firmemente en manos de actores no estatales. Nadie está seguro. Ni los jefes de estado ni los pasajeros que van en un avión.