Un estudio alerta del gran porcentaje de homosexuales que no llegan a puestos de gestión en las empresas (Archivo)
Un estudio alerta del gran porcentaje de homosexuales que no llegan a puestos de gestión en las empresas (Archivo)

¿Las malas noticias? Los hombres homosexuales son mucho más propensos (7.9 puntos porcentuales, para ser exactos) a quedar atrapados en trabajos administrativos de bajo nivel en la parte inferior del organigrama o en organizaciones más pequeñas y menos prestigiosas. El gerente de turno en una tienda minorista, por ejemplo. Es significativamente menos probable (2.2 puntos porcentuales) que los hombres heterosexuales sean gerentes de alto nivel.

¿La peor noticia? Los gays de color son los más afectados. Se enfrentan a una disparidad aún peor de lo que cabría esperar, al agregar la brecha de los homosexuales a la de los hombres de minorías raciales.

Para mapear estos techos de cristal, los investigadores en Gran Bretaña analizaron las respuestas de más de 645.000 adultos en edad laboral en la Encuesta Integrada de Hogares realizada en el Reino Unido desde 2009 hasta 2014.

La encuesta incluyó a más de 6.000 encuestados que se identificaban como gays, lesbianas o bisexuales. En combinación con las preguntas detalladas sobre la responsabilidad de la gestión y la orientación sexual, la gran muestra permitió un análisis que no sería posible en Estados Unidos.

"He escrito en esta literatura durante mucho tiempo", decía el autor Christopher Carpenter, economista de la Universidad de Vanderbilt. "Esas muestras son diez veces más grandes que lo que le darán la mayoría de las encuestas".

Los investigadores también encontraron que las mujeres y las minorías en el Reino Unido enfrentaban efectos de techo de cristal similares a los de Estados Unidos. Eso sugiere que el techo de cristal gay descubierto en el estudio de Gran Bretaña podría ser similar para los hombres homosexuales en Estados Unidos.

Los hombres homosexuales generalmente no llegan tan lejos como los heterosexuales con habilidades o calificaciones similares, según el análisis. El setenta por ciento de los hombres homosexuales en puestos de alta dirección tienen una licenciatura o más, en comparación con solo el 57 por ciento de los heterosexuales.

Después de dar cuenta de otras posibles razones de la disparidad, incluida la educación, la raza, la etnia, la ubicación, el estado familiar y la ocupación, los analistas concluyeron (con base a la metodología estadística establecida) que la explicación más probable es una buena discriminación a la antigua.

"Es posible que la sociedad mantenga a los hombres homosexuales a un nivel más alto", dijo Carpenter. "Los hombres homosexuales realmente tienen que obtener una tonelada de educación para superar la desventaja que implica ser gay en el lugar de trabajo".

A modo de explicación, los autores sugirieron que los estereotipos del gerente exitoso y el hombre homosexual pueden no tener mucha superposición.

"Los hombres homosexuales pueden ser penalizados por no ser percibidos como poseedores de los rasgos estereotípicamente masculinos y heterosexuales que se consideran necesarios entre los gerentes", escriben.

El techo de cristal puede llevar a que los hombres homosexuales ganen menos de lo que deberían. No es sorprendente que la gestión de alto nivel tienda a ser más lucrativa. Los gerentes de alto nivel ganan un 43 por ciento más que los hombres sin puestos gerenciales, mientras que los gerentes de un nivel inferior solo ganan un 16 por ciento más.

También ayuda a perpetuar las desigualdades existentes. Si bien no ha habido un análisis directo de los administradores de LGBTQ, la investigación ha demostrado que tener más mujeres en puestos de alta dirección conduce a un mejor tratamiento de las mujeres (y una menor brecha de ingresos) en toda la organización.

Los autores sugieren que aumentar la representación de la gerencia senior también podría ayudar a los hombres homosexuales a evitar el acoso y la discriminación que, de otro modo, podrían enfrentar en el lugar de trabajo.

El estudio es algo complicado porque los hombres y las mujeres homosexuales del Reino Unido tenían más probabilidades de ser empleados, más jóvenes, sin hijos y educados que sus homólogos heterosexuales. Pero Carpenter y sus colaboradores controlaron esos factores.

Aunque los investigadores encontraron menos pruebas de un techo de un cristal para las lesbianas en comparación con otras mujeres trabajadoras, Carpenter señaló que es difícil hacer una comparación directa debido a los muchos factores, particularmente las responsabilidades familiares, que pueden mantener a algunas mujeres heterosexuales fuera de los puestos de trabajo.

Los hombres y las mujeres bisexuales tienen menos probabilidades de ser supervisores o gerentes en cualquier nivel, aunque sus números más bajos hacen que sea más difícil llegar a conclusiones significativas.