Un sistema robótico ha sido utilizado en la Universidad de Miami (Sylvester Comprehensive Cancer Center)
Un sistema robótico ha sido utilizado en la Universidad de Miami (Sylvester Comprehensive Cancer Center)

Los procedimientos robóticos asistidos ahora se han vuelto omnipresentes en algunos tipos de cirugías. Lo que una vez fue visto como una maravilla tecnológica es algo común en muchos hospitales.

Pero los estudios realizados en los últimos años han demostrado que la cirugía robótica no es mejor que la cirugía tradicional, a pesar de que tiene un costo más elevado para el sistema de atención de la salud en general.

El último estudio de comparación fue publicado en la revista médica Lancet y muestra que no hubo diferencias importantes en los resultados o las tasas de complicaciones en las operaciones de cáncer de vejiga. En el lado positivo, la cirugía robótica, que generalmente requiere incisiones más pequeñas, produjo menos pérdida de sangre, menos necesidad de transfusión de sangre y estadías hospitalarias ligeramente más cortas. El estudio mostró que la cirugía robótica no causó más complicaciones o recidivas de cáncer más altas, una preocupación que ha sido planteada por los críticos en el pasado.

En el lado negativo, la cirugía robótica requirió un tiempo más largo en la mesa de operaciones. Además, el sistema robótico utilizado en casi todos los hospitales tiene un costo aproximado de USD 2 millones y es costoso de ejecutar.

Dipen J. Parekh, autor principal del estudio, señaló que los hallazgos apuntan a la necesidad de un estudio riguroso de innovaciones quirúrgicas como la cirugía robótica antes de que reciban una adopción generalizada. "El hecho de que algo sea nuevo no significa necesariamente que sea mejor", comenta Parekh. En un momento en que los costos de la atención médica están aumentado, no siempre tiene sentido que los hospitales compren y usen un sistema costoso cuando su efectividad en muchos tipos de operaciones no ha sido sometida a una investigación exhaustiva. "Necesitamos tomar decisiones basadas en las pruebas en lugar de decisiones basadas en marketing, y para hacerlo necesitamos datos como los que hemos producido este estudio".

En las cirugías robóticas, la máquina permite a los cirujanos controlar los brazos desde una consola y la mesa de operaciones se observa a través de una gran pantalla. Para algunos procedimientos, ese sistema permite al cirujano hacer incisiones mucho más pequeñas. Es por esa razón que las máquinas se han vuelto especialmente populares para cirugías ginecológicas y urológicas.

Los estudios comparativos sobre diferentes tipos de cirugías en años recientes han resultado en hallazgos similares a estos. Un estudio de 2017 durante un período de 13 años –con la comparación de procedimientos laparoscópicos robóticos y no robóticos para el cáncer de riñón- no encontró diferencias estadísticas en el resultado o la duración de la estadía hospitalaria, aunque las operaciones robóticas cuestan, de media, USD 2.700 más por paciente.

Otro estudio de 2017 sobre operaciones de cáncer rectal publicado en JAMA no encontró diferencias estadísticamente significativas. La principal diferencia encontrada en ese estudio también fue de costo.

El nuevo estudio de Lancet es la comparación más rigurosa hasta la fecha para un tipo específico de cirugía llamada cistectomía utilizada para el cáncer de vejiga. Los investigadores realizaron un estudio aleatorizado de 350 pacientes en 15 instituciones hospitalarias.

Uno de los desafíos que Parekh y sus 31 coautores del estudio enfrentaron fue que los pacientes presionaron para que sus operaciones se realizaran usando un dispositivo robótico ya que tenían una percepción generalizada que la cirugía robótica es de más alta tecnología y, de alguna manera, mejor.

"Tratamos de decirles la verdad: que no hay evidencia que demuestre que sea mejor, y esa es la razón por la que estábamos haciendo el estudio. Pero algunos de ellos insistieron en la cirugía robótica, así que no pudimos incluirlos. ¿Por qué? Pues porque todo el propósito del estudio era aleatorizarlo", comentó Parekh.

Alessio Pigazzi, profesor de cirugía en la Universidad de California en Irvine, calificó el estudio de Lancet de importante porque es el primer ensayo aleatorizado para cistectomías. "Muestra algunos beneficios a corto plazo que creo que son importantes. Y nos asegura algunos de los temores del pasado sobre la cirugía robótica de este tipo", apuntó. "Pero no es una ganancia para todos. Muestra que la cirugía abierta sigue siendo una buena opción para quienes tienen experiencia en ella. La experiencia del cirujano es lo que importa en muchos casos".

Benjamin Chung, profesor asociado de urología de la Universidad de Stanford, señaló que el estudio parece validar la asistencia robótica para este tipo de cirugía. Para ambos lados, cirujanos que apoyan y critican la cirugía robótica, estudios como este apuntan al hecho de que más investigaciones ayudarán a determinar el rol que la cirugía robótica debería tener en el futuro. "Necesitamos más estudios para ampliar los datos que existen hasta ahora sobre efectividad y costo".