Fotografía de Robert Ivan Nichols, que se hacía pasar por Joseph Newton Chandler III, un niño que falleció a los 8 años.
Fotografía de Robert Ivan Nichols, que se hacía pasar por Joseph Newton Chandler III, un niño que falleció a los 8 años.

El anciano murió solo. El 24 de julio de 2002, el hombre de 76 años abrió las cerraduras de todas las ventanas y las puertas de su departamento en un suburbio de Cleveland. Marcó la fecha en su calendario y apagó el aire acondicionado. Luego, como contaron más tarde las autoridades, se dirigió a su baño, colocó una pistola debajo de su paladar y apretó el gatillo.

La policía tardaría casi una semana en descubrir los restos del hombre, conocido como Joseph Newton Chandler III. El calor del verano convirtió el apartamento en un horno. El cuerpo estaba muy descompuesto. Las autoridades ni siquiera pudieron registrar las huellas dactilares del cadáver.

Chandler, un ingeniero eléctrico, dejó pocas pistas sobre su vida. Era solitario, sus compañeros de trabajo declararon a la policía que era extremadamente inteligente pero extraño. Se sentaba a escuchar la radio durante horas, según informó el Morning Journal. Chandler una vez condujo de Ohio a Maine para visitar una tienda de L.L. Bean, luego se dio la vuelta y regresó cuando no pudo encontrar una plaza de parking en aquel estacionamiento. No era extraño que Chandler desapareciera de la ciudad durante seis días.

El muerto tenía USD 82.000 en una cuenta bancaria. La policía buscó al pariente más cercano. En un contrato de alquiler, Chandler nombró a una hermana en Columbus. Pero la dirección (1823 Center Street) solo condujo a un sitio deshabitado. Las autoridades cavaron más profundo. Como dijo el Marshal de Estados Unidos, Pete Elliott, fue cuando un "suicidio típico" se convirtió en "uno de los mayores misterios del noreste de Ohio".

Usando el nombre del fallecido, fecha de nacimiento y número de Seguro Social, la policía de Ohio descubrió los registros de Joseph Newton Chandler III.

Pero ese hombre, en realidad, había resultado muerto junto a sus padres en un accidente automovilístico de Texas cuando tenía 8 años de edad, en 1945.

Si el verdadero Chandler había muerto medio siglo antes, ¿quién era el hombre muerto de Ohio?

Durante los últimos 16 años, las especulaciones sobre la identidad del hombre muerto han dejado perplejos a las autoridades. Teorías salvajes han envuelto el caso, ¿podría haber sido el asesino del zodíaco? ¿Por qué se estaba escondiendo detrás de una identidad robada?

Después de años de trabajo, incluidas pruebas pioneras de ADN e investigación genealógica, las autoridades revelaron que el hombre que vivió durante décadas como Chandler era Robert Ivan Nichols, un nativo de Indiana y condecorado veterano de la Segunda Guerra Mundial que escapó de su identidad en la década de los sesenta. Pero los funcionarios encargados admiten que aún no entienden la motivación de Nichols.

"La primera parte del misterio está resuelta", dijo Elliott a los periodistas, explicando que esperaba que la información del público ayude a reunir la respuesta completa. "Descubrimos esta parte. Vamos a descubrir el resto de la historia".

La solución del acertijo de la identidad es también un testimonio de cómo la nueva ciencia está haciendo más difícil que los viejos secretos permanezcan ocultos en el pasado. Al igual que con el caso del Golden State Killer, el secreto de Nichols se descubrió gracias a la misma investigación genealógica utilizada para vincular a los familiares perdidos hace mucho tiempo, una tecnología que ha armado a las fuerzas del orden con una nueva herramienta crítica.

En 2014, el Servicio de Marshals de Estados Unidos se hizo cargo de la investigación para llevar al hombre misterioso contra los casos abiertos de fugitivos, tal y como admitió Elliott a los periodistas. Aunque el cadáver había sido incinerado años antes, Elliott y su equipo se enteraron de que el hombre que vive vivía como Chandler había tenido un procedimiento médico en 2000, y el hospital todavía tenía una muestra de tejido. Un laboratorio criminal local analizó el material a través de varias bases de datos de ADN. No había coincidencias registradas.

Dos años más tarde, Elliott pidió ayuda a Collen Fitzpatrick y Margaret Press, dos investigadores de ADN e historial genealógico.

"Esta fue la primera investigación en la historia del Servicio Marshall en la que utilizamos la genealogía forense", comentó Elliott.

Utilizando los datos del cromosoma Y de la muestra, los científicos y un equipo de voluntarios analizaron el material a través de las crecientes bases de datos públicas de datos genealógicos de servicios como Ancestry.com y 23andMe. Las búsquedas encontraron una coincidencia probable con una línea familiar que se remonta a un inmigrante de 1700 llamado "Nicholas".

"Hicimos algo de análisis genealógico sobre eso, pero como se puede imaginar que el difunto tiene miles y miles de descendientes, entonces, realmente no pudimos ver dónde el 'Sr. X' estaba en esa familia", apuntó Fitzpatrick a los periodistas esta semana.

"Pero podemos decir, suponiendo que no fue adoptado o no experimentó una ilegitimidad o un cambio de nombre en su familia masculina, su apellido probable era 'Nicholas' o una variación".

Al sumergirse en los árboles genealógicos, los investigadores encontraron un vínculo con una pareja llamada Alpha y Silas Nichols de Indiana. La dirección de la familia era sorprendentemente familiar: 1825 Center Street, la misma dirección que el hombre que se hacía pasar por Chandler usó para su hermana ficticia.

"Cuando comparamos esos dos documentos, dijimos: 'Bingo, lo tenemos'", dijo Press a los periodistas.

La pareja, que murió hace mucho tiempo, tuvo cuatro hijos. Tres ya no vivían. No hubo registros para el cuarto hijo, Robert Ivan Nichols, después de mediados de la década de los sesenta.

La primavera pasada, Elliott y otro Marshall localizaron al hijo de Nichols, Phillip Nichols, en una dirección en Ohio. Los investigadores le mostraron una fotografía del hombre que esperaban identificar.

"Una vez que vi las fotos, supe que era él", afirmó el hijo a los periodistas.

Según Elliott, Robert Ivan Nicholas había servido en la Marina de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, sufriendo heridas graves en el bombardeo japonés del USS Aaron Ward. Regresó del combate con un Purple Heart, y aún así quemó sus uniformes militares después de abandonar el servicio. Estaba casado y tenía tres hijos, pero solicitó el divorcio y se fue en 1964. Solo le dijo a su esposa que ella sabría por qué "a su debido tiempo".

El último rastro de Nichols fue una carta que envió a Phillip en 1965, con el sello postal de California y un solo centavo. La familia nunca más supo de él, y se archivó el informe de la persona desaparecida ese mismo año. Los registros del Servicio de Impuestos Internos muestran que Nichols trabajó con su nombre real hasta 1976.

La forma en que Nichols supo sobre el niño de 8 años muerto sigue siendo un misterio, de acuerdo a las informaciones de Elliott. Pero en 1978, escribió al hospital en Buffalo, donde nació Chandler. Solicitó y obtuvo una copia del certificado de nacimiento del niño. Usando la información del documento, solicitó una tarjeta de Seguro Social bajo el nombre del niño, y el documento fue enviado a Rapid Center, al sur de Dakota.

Para el otoño de 1978, vivía y trabajaba en el área de Cleveland con el nombre de Joseph Newton Chandler III.

Según las autoridades, ni Nichols ni Chandler tienen antecedentes penales. Sin embargo, Elliott dijo que estaba claro que el hombre solitario estaba dispuesto a abandonar su vida de Cleveland en cualquier momento. Nichols siempre guardaba una maleta empacada en su apartamento, según dijo el Sheriff.

De lo que pudo estar huyendo, sin embargo, sigue siendo un misterio.

"Esto ha puesto a descansar, al menos parcialmente, un misterio dentro de nuestra familia", señaló Phillip, hijo de Nichols, a los periodistas. "No tengo ninguna animadversión. Siempre esperé que encontrara una vida mejor en alguna parte", finalizó.