(AFP PHOTO / PAU BARRENA)
(AFP PHOTO / PAU BARRENA)

Después de más de una década escribiendo y editando libros sobre la historia de Cataluña, Joaquim Torra ahora tiene la oportunidad de escribir su próximo capítulo.

Torra, de 55 años, fue escogido como el séptimo presidente de la región desde que España volvió a la democracia en 1978. Él ya ha dicho que su objetivo será hacer de Cataluña una república independiente.

"Sí, soy radical, un radical porque me gusta llegar al fondo de los problemas", dijo Torra el 12 de mayo en un debate en el parlamento catalán mientras respondía a las acusaciones de los diputados pro España que decían que era un extremista.

El nombramiento de un separatista comprometido para dirigir una región profundamente dividida por el tema de la secesión amenaza con encender nuevas tensiones con el gobierno central de Madrid, que utilizó poderes de emergencia para bloquear un intento de su predecesor Carles Puigdemont de declarar la independencia después de un referéndum ilegal celebrado en octubre del año pasado. El presidente Mariano Rajoy ya ha advertido a Torra que lo vigilará de cerca para asegurarse de que su nuevo gobierno no viole la ley española.

Torra es el cuarto candidato propuesto por los dos principales partidos separatistas desde que se celebraran las elecciones en diciembre. Otros dos candidatos propuestos por Puigdemont no eran elegibles en términos prácticos porque ya habían sido encarcelados en prisión preventiva. El mismo Puigdemont está ahora en Berlín intentando esquivar los esfuerzos de un tribunal de Madrid para que lo extraditen a España para enfrentar cargos de rebelión.

Torra buscó tranquilizar a los catalanes diciendo que basaría la búsqueda de la independencia basándose en el respeto de toda la población de la región. "La república catalana solo continuará si se construye alrededor de la gente", dijo en un discurso ante el parlamento regional el día de la investidura.

Aún así, sus oponentes han señalado la retórica anti-España de Torra en las redes sociales y en las columnas de opinión como evidencia de que liderará un gobierno partidista. El gobierno de Mariano Rajoy emitió un comunicado diciendo que él no era "el candidato que los catalanes merecen y necesitan".

"El fascismo de los españoles que viven en Cataluña es infinitamente patético", es uno de los comentarios en Twitter destacados por Inés Arrimadas, la líder de Ciudadanos, el mayor grupo parlamentario catalán que respalda la unión con España. Él se disculpó por estos y otros comentarios en una entrevista realizada el 11 de mayo con TV3, la televisión autonómica catalana.

"En cuanto a esos mensajes, no los dignificaré con un comentario", dijo a la prensa la portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas.

"Esos comentarios no definen quién es", expresó Agustí Alcoberro, un ex jefe de la Asamblea Nacional Catalana, un grupo activista, que, junto a Omnium Cultural, ha liderado manifestaciones masivas a favor de la independencia en Barcelona. "Torra es un intelectual y lo que realmente es se puede encontrar en sus libros y en sus extensos artículos".

El propio Torra dirigió el grupo de Omnium en 2015. Su experiencia profesional está en seguros y trabajó durante 20 años como ejecutivo en Winterthur antes de abandonar la empresa en 2007, cuando fue adquirida por Axa SA. En 2008, fundó su propia editorial A Contra Vent Editors SL, para la cual ha editado al menos 60 libros.

Muchos de ellos tratan sobre la historia catalana de principios del siglo XX. El mismo Torra es el autor de, al menos, cuatro libros, incluido uno con perfiles de 20 figuras significativas de Cataluña en la década de 1930. Combinó su trabajo como autor y editor de libros con puestos como director del centro cultural El Born, que se encuentra entre las ruinas de casas del siglo XVIII y está dedicado a educar a los visitantes sobre el asedio de la ciudad en 1714 por las fuerzas españolas.

"Bajo la monarquía de Alfonso XIII, bajo la dictadura, bajo la república, la dictadura de Primo de Rivera y la República española, el fascismo del general Franco y con la Restauración borbónica del Rey Juan Carlos, en los últimos cien años, los presidentes de la Generalitat han terminado en la cárcel o en el exilio", dijo Torra en un discurso pronunciado el 1 de marzo. "La única conclusión posible es que solo seremos libres con una República Catalana", apostilló.

De los cinco predecesores de Torra como líderes electos de Cataluña, cuatro viven libremente en la región, mientras que Puigdemont huyó tras la crisis de octubre.

Torra dio su propia versión sobre cómo debería funcionar el proceso de secesión en su libro de 2016, Los últimos 100 metros: la hoja de ruta para conseguir la República Catalana. Sugirió que la desobediencia civil podría ser una herramienta para asegurar la independencia y expresó su creencia de que la comunidad internacional terminaría mediando en el tema catalán.

"Es una persona encantadora, con un gran bagaje cultural y eso lo hace más peligroso", dijo el autor y periodista Miquel Giménez, que trabajó con Torra cuando editó su obra durante un período de cuatro años. "Ha pasado por un proceso de radicalización".