La piel de las cabras de Angora se utilizan para hacer algunas prendas de ropa (PETA)
La piel de las cabras de Angora se utilizan para hacer algunas prendas de ropa (PETA)

Algunas de las cadenas de ropa más grandes del mundo, incluidas Zara, H&M, Gap y Topshop, se han comprometido a dejar de vender prendas de mohair tras las denuncias de crueldad animal en una docena de granjas de cabras de Sudáfrica.

El mohair, hecho del pelo de las cabras de Angora, es apreciado por su suavidad y se usa a menudo en suéteres, abrigos y bufandas de invierno. Pero el video de una investigación de Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA por sus siglas en inglés) muestra a los trabajadores arrastrando cabras por los cuernos y las patas y levantándolas del suelo por la cola. En algunos casos, las cabras lloran cuando son esquiladas. Luego se ven trabajadores arrojando cabras por el suelo.

No está claro si alguna de las marcas obtuvo mohair de las granjas que se investigaron.

La eliminación de mohair de los estantes de las tiendas no será instantánea. H&M, que está trabajando para rastrear la fuente de todos sus productos, planea prohibir el mohair en sus 4.700 tiendas para 2020.

"La cadena de suministro para la producción de mohair es difícil de controlar, no existe un estándar creíble y, por lo tanto, hemos decidido prohibir la fibra de mohair de nuestro surtido para 2020 como muy tarde", escribió Helena Johansson, portavoz de H&M Group en un correo electrónico.

Hasta hace unos días, los productos de mohair todavía estaban disponibles en los sitios web de los minoristas. Los cárdigans se vendían por USD 29.99 en H&M, mientras que Banana Republic promocionaba chaquetas de esmoquin de lana mohair por USD 548.

En Zara.com, los suéteres, abrigos y chaquetas de mohair tenían un precio de USD 49 a USD 199. La empresa matriz del minorista, Inditex, dice que dejará de vender productos mohair en todas sus siete marcas también para 2020.

Una portavoz de Inditex, Amaya Guillermo, dijo que la compañía se había "comprometido a dejar de comprar cualquier nuevo producto que contenga mohair".

La reacción de mohair refleja una conciencia cambiante entre los consumidores, que cada vez más están dispuestos a pagar más por la indumentaria de origen ético, dicen los analistas de la industria. Empresas como Everlane, con sede en San Francisco, han ayudado a promover una idea de "transparencia radical" al mostrar a los clientes exactamente dónde se fabrican los artículos y de qué manera.

La promesa de prohibir el mohair se produce cinco años después de que Zara, Gap, H&M y otros se comprometieran a dejar de vender pellejos de Angora después de que PETA publicara imágenes de video de trabajadores en fábricas de China que arrancaban a mano la piel de los conejos. Gucci prohibió el año pasado el uso de pieles de animales en sus diseños, y se unió a otras marcas, como Armani, Versace y Michael Kors, para ir "sin pieles".

"Vemos que cada vez más empresas reconocen la importancia de la transparencia, incluso los grandes almacenes como Target y Walmart están intentando involucrarse en un abastecimiento más responsable", dijo Marshall Cohen, analista de la firma de investigación de mercado NPG Group.

"Los minoristas están poniendo esa sensibilidad a la vanguardia", agregó.

La investigación en 12 granjas de cabras y un matadero de Sudáfrica, de donde proviene más de la mitad del mohair del mundo, fue el primer objetivo de PETA en cuanto a la producción de mohair. La organización dice que los empleados, a quienes se les paga por volumen, "trabajaron rápidamente y sin cuidado, (dejando) cabras con cortes y sangrando". Los investigadores señalaron que los animales fueron asesinados, a veces, después del esquileo. En una granja, un trabajador cortó las gargantas de cabras conscientes con un cuchillo sin filo y luego les rompió el cuello. Otras cabras fueron llevadas a un matadero, donde fueron electrocutadas, colgadas boca abajo y con cortes en la garganta. PETA, que tiene su sede en Norfolk (Virginia), planea presentar una queja ante el Departamento Federal de Agricultura argumentando que las condiciones de la fábrica violan los estatutos nacionales de protección animal porque están causando un dolor indebido a la cabra.

"La manera más efectiva de evitar que las cabras sufran y mueran de la manera que hemos visto es yendo directamente a los minoristas y consumidores", dijo Dan Paden, director de análisis de pruebas en PETA. "Lo que finalmente evitará que más cabras pasen por esto es cuando los minoristas muevan ficha y los consumidores bien informados dejen los productos de mohair en sus estantes y compren otra cosa que no tiene tanta crueldad entretejida".