(iStock)
(iStock)

Nueva York – Michael Gallin, un maestro de matemáticas de 34 años que está en la Escuela Secundaria Internacional Kappa, en el Bronx, se abría camino por los pasillos desordenados de su clase de álgebra al tiempo que escuchaba los suspiros de frustración de los adolescentes.

Una chica estaba sentada, con rostro triste, junto a la ventana, observando una función que se suponía que debía resolver: si f (x) = 3.2x ^ 2 – 1.44 (x + x ^ 3), encuentre f (2.7).

"Sé que estas son las preguntas en las que no tienes ganas de pensar. Pero estas son las preguntas que realmente te ayudarán", dijo Gallin.

"Tómate tu tiempo", le dijo a un joven que estaba en la primera fila. "No quiero que apresures estos problemas porque te pones nervioso y dices: 'No, no voy a hacer esto'".

Cuando un estudiante con vaqueros descoloridos y una sudadera gritó: "¡Dios mío! Soy tan patético", después de malinterpretar un gráfico, Gallin respondió "¿Quién es patético?", con un tono ofendido por su cruel autoevaluación.

Poco después, cuando ese mismo estudiante tuvo un momento eureka, le instó a explicar a su compañero de asiento cómo había descubierto la respuesta. "No te pongas nervioso", le volvió a decir.

En un momento dado exclamó: "No es tan aterrador, ¿eh?".

Los estudiantes estadounidenses están fracasando en matemáticas. En 2015, solo el 25 por ciento de los estudiantes de último año de secundaria alcanzó la competencia o el nivel más alto en la materia, según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas, que produce los datos más confiables sobre la competencia académica.

Los esfuerzos para mejorar estos números han abundado. Decenas de estados han incorporado estándares más rigurosos a través de la implementación del Common Core. Muchas escuelas han modificado las clases de matemáticas para incluir más elementos visuales y lecciones que se relacionan más con la vida real.

Pero Gallin es parte de un grupo creciente de educadores que creen que para ayudar a salir adelante a los estudiantes con dificultades, los maestros también deben atacar las barreras emocionales que los frena. Los fracasos repetidos, dicen, pueden ser una cicatriz profunda. Los sentimientos negativos se transforman en una espiral de autolesiones dañinas que eventualmente paralizan a los estudiantes.

"Temen equivocarse", dice Gallin. "Y ese miedo a equivocarse los paraliza", agrega.

Gallin tiene una amplia sonrisa, suele llevar zapatillas y tiene una forma casual pero directa de comunicarse. Sus estudiantes quitan el "señor" cuando hablan con él, y lo llaman cariñosamente "Gallin".

En otoño de 2016, cada vez más frustrado por su incapacidad para motivar a sus alumnos, a pesar de su enérgico estilo de enseñanza y popularidad dentro del aula, se sintió atraído por la idea de que abordar las barreras emocionales podría ser de ayuda.

En ese momento, el Departamento de Educación de la Ciudad de Nueva York estaba desarrollando una división de investigación centrada exclusivamente en la motivación de los estudiantes. Junto a Eskolta School Research and Design -una consultora educativa de Nueva York- y la Fundación Carnegie para el Avance de la Enseñanza -un centro de investigación educativo de California-, el departamento de educación de la ciudad estaba probando soluciones dentro de docenas de escuelas. La escuela Gallin fue una de las seleccionadas.

Gallin se acercó a Alicia Wolcott, la asesora de Eskolta que trabaja en la escuela. Ellos trazaron un plan, a veces solicitando el consejo de otros profesores. Wolcott animó a Gallin a estudiar cuidadosamente el trabajo de sus alumnos y buscar pistas.

Fue entonces cuando notó una tendencia curiosa. En las asignaciones de tareas, el trabajo de clase y las pruebas prácticas, sus alumnos no lograron resolver los problemas difíciles, ni siquiera lo intentaron.

Wolcott consideró que esta información progresaba. "Entonces, la pregunta fue: '¿Qué está pasando dentro de la cabeza de los estudiantes y qué hacemos al respecto?'", contestó ella.

Durante el invierno de 2017, después de múltiples reuniones, incluida una con el reconocido investigador mental Chris Hulleman, profesor de la Universidad de Virginia y director del Laboratorio Mativate, Gallin comenzó a probar una serie de ajustes. Comenzó animando a los estudiantes a no dejar en blanco ningún problema de la hoja de trabajo de clase, especialmente los más difíciles. Eso realmente no funcionó.

Luego tomó un enfoque más proactivo. En lugar de esperar hasta el final de una clase para presentar el problema más difícil del día, lo puso en la pizarra al comienzo de la clase. Arrancó diciendo a los estudiantes que confiaba en que pronto sabrían cómo resolverlo. Luego, después de llevar a sus alumnos a través de unos pocos problemas más fáciles, Gallin se encargó personalmente del problema desafiante. Los estudiantes observaron, hicieron preguntas a medida que avanzaban, y solicitaban su ayuda. Y siempre calificaban el problema para resolverlo con una palabra: "miedo".

Gallin dijo a los estudiantes que, aunque estuvieran nerviosos, era importante "mantenerse abiertos y vulnerables ante los desafíos".

El mensaje parecía estar llegando.

A medida que avanzaba el año, hizo otros ajustes. En lugar de alabar a los estudiantes por resolver bien un problema, los elogió por intentarlo, a menudo preguntando en clase: "¿Cuántos lo intentaron?". Cuando un estudiante llegó a la pizarra para resolver un problema y cometió un error, en lugar de borrarlo y seguir adelante, disfrutó el error: "¿Qué hizo ella? Veamos esto".

"Les digo: '¡Quiero que falles ahora! Hazlo mal y te explicaré qué es lo que estás haciendo'".

Esperaba que una vez que sus alumnos dejaran de evitar los problemas que los hacían sentir incómodos, estarían más dispuestos a absorber las habilidades matemáticas que necesitaban para resolverlos. Cuando los estudiantes resolvían un problema, les instaba a leerlo varias veces: una vez para el contexto, una para la pregunta real y otra para determinar qué información se estaba dando. Los alentó a visualizar el problema, a probar una variedad de estrategias diferentes para resolverlo y hablar sobre sus estrategias mientras escuchaban las utilizadas por otros estudiantes.

Los pequeños retoques dieron sus frutos. Después de un examen Regents en junio de 2017, 25 de los 41 estudiantes que habían reprobado repetidamente el examen estatal lograron pasar la prueba, lo que supone una tasa del 61 por ciento. Otros 12 estudiantes estuvieron muy cerca del aprobado. En 2016, solo el 37 por ciento de los examinados de la escuela aprobó.

El enfoque que tomó Gallin no es exclusivo en su aula del Bronx. Con la ayuda de la Fundación Carnegie para el Avance de la Enseñanza, cientos de docentes de todo el país están probando sus propias formas de revitalizar a los estudiantes a través de la mezcla de las habilidades emocionales con las académicas.

Los investigadores que dirigen laboratorios de motivación en los campus universitarios han dado a conocer a los profesores los resultados de las últimas investigaciones sobre las causas del desinterés y por qué los alumnos evitan este tipo de situaciones. Juntos, los investigadores y los profesores, han presentado soluciones específicas, que luego ponen a prueba dentro de aulas reales. Si las soluciones ayudan, los maestros las comparten entre sí. Si no, los docentes y los investigadores trabajan juntos para modificar las estrategias y volver a evaluarlas.

No siempre es fácil saber si los nuevos enfoques ayudan al desempeño general de los estudiantes, porque las escuelas interesadas en este tipo de experimentos, a menudo, también están innovando de otras maneras: cambiando las políticas de calificación, pasando a modelos de aprendizaje basados en proyectos y replanteando las estrategias disciplinarias.

Pero a medida que más maestros se inscriben en el programa Carnegie en Kappa International, la asistencia y las graduaciones han aumentado. En 2014, el 83 por ciento de los estudiantes de la escuela se graduaron en cuatro años (el período de tiempo que establece Educación). El año pasado, el 91 por ciento lo hizo. El puntaje promedio del examen general Regents del área de algebra de la escuela pasó de 60 en 2015 a 67 el año pasado. La tasa de aprobación requerida para la mayoría de los estudiantes es 65.

Los docentes que trabajan con la Fundación Carnegie en otras escuelas de todo el país informaron de resultados similares.

La práctica del aula abarca un proceso de control de calidad que se hizo famoso en la década de los cincuenta por el consultor de gestión W. Edwards Deming, quien aconsejó a los líderes empresariales imitar el método científico al realizar cambios en los procedimientos en plantas y oficinas. Primero, él les dijo, planea un pequeño cambio, hazlo, mira si funciona, y solo entonces, hazlo a gran escala.

Pero incluso los defensores feroces dicen que este proceso incremental tiene limitaciones. Requiere tiempo, compromiso y la ayuda de alguien como Hulleman, un reconocido investigador que viaja por el mundo hablando de la motivación de los estudiantes. Y quizás lo más importante es que incluso un método que funciona puede descarrilarse rápidamente debido a cambios en el personal de la escuela.

Este año, los estudiantes en la clase de Gallin aún no han descubierto una nueva pasión por los números. Pero para algunos, el enfoque de Gallin ha hecho que cambiaran de opinión cuando se enfrentan a su tema menos favorito.

"No me gustan las matemáticas", decía la estudiante de segundo año Génesis Hernández durante una visita en otoño mientras movía las manos para enfatizar su discurso. "Veo estas ecuaciones y gráficos, y antes de decir: 'No, no lo voy a hacer', ahora digo: 'puedo hacerlo. Solo necesito ver dónde está la dificultad'".