Desde 1999, más de 26,000 niños y adolescentes han muerto en EEUU en casos de violencia armada

(REUTERS/Eric Thayer)
(REUTERS/Eric Thayer)

Al menos 26,000 niños y adolescentes menores de 18 años fueron asesinados por disparos en Estados Unidos entre 1999 y 2016, según los datos de mortalidad de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

Las lesiones por arma de fuego son la tercera causa de muerte entre los niños de 1 a 17 años en Estados Unidos, según un estudio de 2017 publicado en la revista Pediatrics.

Entre las naciones ricas del mundo, Estados Unidos representa el 91 por ciento de todas las muertes de niños menores de 15 años con armas de fuego, de acuerdo a un informe de 2010 que datalló el American Journal of Medicine.

Hace unos días, sobrevivientes del tiroteo en la escuela de Parkland (Florida), en el que 14 estudiantes y 3 educadores fueron asesinados por un ex alumno armado con un rifle de estilo militar, lideraron marchas en todo el país para exigir medidas para proteger a los niños estadounidenses de la violencia armada.

"Nuestras escuelas no son seguras. Nuestros niños y maestros se están muriendo. Nuestra prioridad ha de ser la de salvar vidas", escriben los organizadores de March for Our Lives en su declaración de objetivos. "La misión y el enfoque de March for Our Lives es exigir que un proyecto de ley exhaustivo y efectivo se presente de inmediato ante el Congreso para abordar estos asuntos de armas".

Desde que alcanzó un mínimo de 1,258 muertes en 2013, el número de niños asesinados con armas de fuego en Estados Unidos ha aumentado en un 30 por ciento, a 1,637 muertes en 2016, lo que supone más de cuatro muertes por día.

Los adolescentes son los más afectados por la violencia armada: los adolescentes de entre 13 y 17 años representan casi el 85 por ciento de las muertes infantiles por armas de fuego, según muestran los datos de CDC. "Los homicidios con armas de fuego entre los jóvenes tenían más probabilidades de ser propiciados a raíz de otro crimen, como estar relacionados con pandillas y tener participación en temas de drogas", explicó el estudio de Pediatrics.

La violencia con armas de fuego también acorta las vidas de muchos niños más pequeños. De 1999 a 2016, 184 bebés menores de un año murieron a causa de una herida de bala, al igual que 223 niños de 1 año y 294 niños de 2 años. En total, 1,678 niños de 5 años o menos murieron por heridas de bala entre 1999 y 2016, según datos del CDC.

La mayoría (15,407, o el 59 por ciento) de las 26,000 muertes infantiles desde 1999 son homicidios. Hubo 8,102 suicidios durante este período, 1,899 muertes por disparos involuntarios y 450 muertes por disparos de intención indeterminada. Desde 1999, los agentes del orden han matado a 142 niños y adolescentes durante intervenciones.

La disponibilidad de armas de fuego está estrechamente relacionada con las muertes infantiles con armas de fuego. Según se detalla en un estudio de 2015 que aparece en la revista Injury Prevention, existe una clara correlación entre las tasas de posesión de armas y las tasas infantiles por armas de fuego. Más armas de fuego es igual a más muertes de niños.

Las leyes estatales también juegan un papel determinante. Los estados con estrictas políticas de verificación de antecedentes y mandatos sobre el almacenamiento seguro tienden a tener menores tasas de muertes infantiles por armas de fuego que los estados sin esas políticas.

Un estudio reciente de RAND Corp. descubrió que las verificaciones universales de antecedentes y las leyes de prevención de acceso a los niños estaban entre las intervenciones políticas más efectivas que tienen como objetivo reducir el número de víctimas de la violencia armada en la sociedad.

Hace unos días, mientras los estudiantes de Parkland se preparaban para su marcha, un ex novio descontento ingresó en una escuela secundaria de Maryland y disparó contra la cabeza de una chica de 16 años, Jaelynn Willey. Ella murió.

MAS NOTICIAS