Portadas de diarios con la noticia de la muerte del periodista Ján Kuciak (NewIndian Express)
Portadas de diarios con la noticia de la muerte del periodista Ján Kuciak (NewIndian Express)

Las autoridades europeas y eslovacas creen que un periodista de investigación muerto a tiros hace unos días en Eslovaquia fue asesinado por informar sobre casos de fraude en el país centroeuropeo.

Ján Kuciak, un periodista de investigación de 27 años, y su pareja, Marina Kusnirova, fueron encontrados sin vida en su apartamento en Velka Maca, una aldea al este de la capital de Bratislava.

Kuciak trabajó en informes sobre evasión de impuestos entre las élites eslovacas y, el año pasado, recibió amenazas de manos de Marian Kocner, un empresario sobre el que había escrito Kuciak. La policía no hizo nada.

Los asesinatos del otro día dejaron a los compañeros de Kuciak con miedo y confusión.

"Estamos conmocionados y aterrorizados por las noticias de que Ján Kuciak y su prometida fueron, probablemente, víctimas de una ejecución despiadada", escribió Ringier Axel Springer, el diario para el que trabajaba Kuciak, a través de un comunicado enviado al The Washington Post. "Si este crimen fue un intento de disuadir a un reportero independiente para que no haga revelaciones sobre la violación de la ley, usaremos este pretexto para fortalecer aún más nuestra responsabilidad periodística".

Kuciak es el segundo reportero de investigación asesinado en la Unión Europea en los últimos meses. En octubre de 2017, la periodista maltesa Daphne Caruana Galizia fue asesinada por un coche bomba en su país de origen. Caruana Galizia había informado ampliamente sobre la corrupción entre los políticos malteses y se le atribuyó haber obligado al primer ministro del país a celebrar nuevas elecciones el año pasado, después de que su informe implicara a los principales miembros del gobernante Partido Laborista.

El presidente de la Unión Europea, Antonio Tajani, condenó los asesinatos y pidió a las autoridades locales que comiencen una investigación de inmediato.

En general, se considera que Eslovaquia es un país donde la libertad de expresión está protegida. Reporteros sin Fronteras, una organización de libertad de prensa, clasificó a Eslovaquia como el 17º país más libre para periodistas en su índice de libertad de prensa, publicado en 2017.

A pesar del ambiente tolerante, algunos funcionarios eslovacos han expresado gran disgusto con el trabajo de reporteros de investigación como Kuciak. Entre ellos se encuentra el primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, que en 2016 se refirió a algunos periodistas nacionales como "prostitutas sucias contra Eslovaquia" por cubrir presuntas corrupciones en su administración.

Aún así, Fico condenó el asesinato de Kuciak y ofreció una recompensa de un millón de Euros para encontrar a los culpables. Si las muertes de Kuciak y Kusnirova fueron en represalia por los informes, Fico dijo que constituirían "un ataque sin precedentes contra la libertad de prensa y la democracia en Eslovaquia".