(Archivo)
(Archivo)

Emily Muth, de 6 años, se enfermó por primera vez el 16 de enero. Tres días después, tenía dificultades para respirar, por lo que su madre, Rhonda Muth, llamó a una ambulancia.

Muth dijo que un paramédico le indicó que la respiración dificultosa era un síntoma común de la gripe, por lo que la ambulancia se marchó. Pero la respiración de Emily continuó yendo a menos y, cuando los paramédicos regresaron por segunda vez, ya era demasiado tarde.

La repentina muerte de Emily fue desgarradora e inquietante para sus padres y sus hermanos, de 8 y 10 años.

"¿Cómo pudo haber pasado esto? Un día estaba bien, con un poco de fiebre y con algunos dolores. Aparte de eso, tenía un poco de tos y de mucosidad. Y se ha ido. Es horrible, no se lo deseo a nadie", decía la madre a ABC11 en Raleigh (Carolina del Norte).

Emily, que vivía en Cary (Carolina del Norte), forma parte de la lista de, al menos, 30 niños en todo el país que murieron de gripe durante una temporada en la que numerosas personas mayores y pequeños fueron hospitalizados, según informaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Aunque la temporada gripal generalmente alcanza su punto más alto en febrero, el brote ya es uno de los peores que se han registrado en toda la historia.

Los médicos insisten en que las personas se vacunen contra la gripe, ya que el 85 por ciento de los niños que murieron, probablemente, no fueron vacunados, según dijo a Reuters la directora de los CDC, Brenda Fitzgerald. Si bien la vacuna contra la gripe no garantiza que no se padezca la enfermedad, los expertos dicen que los datos sugieren que las vacunas hacen que la gripe sea más suave.

Emily murió después de ser trasladada en ambulancia al Hospital WakeMed de Raleigh. Ella había dado positivo de gripe tres días antes en un centro de atención urgente en Cary, de acuerdo con informaciones difundidas por ABC11. A su madre le dieron una receta de Tamiflu y le dijeron que mantuviera a la pequeña hidratada en todo momento.

El Hospital WakeMed, Rhonda Muth y su esposo, Nathan Muth, no respondieron después de varios intentos para comunicarse.

Mientras que las personas jóvenes y sanas han muerto a causa de la gripe, los que están en mayor riesgo son los ancianos y los niños pequeños. Un niño de 10 años en New Canaan (Connecticut), cuya madre dijo que estaba sano como "un buey", murió después de que lo llevaran a un hospital de Nueva York. La madre de una niña de 12 años de Visalia (California) que murió de una infección bacteriana dice que los médicos están abrumados por el aumento de los casos de gripe y que, por esta razón, diagnosticaron erróneamente a su hija con esta condición.

Tal y como declaró Lena Sun a The Washington Post, una preocupación para los expertos es el gran aumento de las personas hospitalizadas con casos confirmados por laboratorio. Casi 6.500 personas fueron hospitalizadas desde que comenzó la temporada el 1 de octubre, y la tasa general de hospitalización para la semana que finalizó el 6 de enero (22,7 por 100.000) fue casi el doble que los casos de la semana anterior. Siete niños murieron en la primera semana de enero.

Según Sun:

"El principal culpable de esta dura temporada de gripe es la bacteria H3N2, que causa los peores brotes de los virus de influenza A y dos tipos de virus de influenza B. Eso afecta sobre todo a los más pequeños, ancianos y personas con ciertas condiciones de salud crónicas. Aunque la actividad de la gripe probablemente haya alcanzado su punto máximo, el pronóstico para los próximos tres meses es sombrío".

Lo que empeora la amenaza de la gripe es que la mayoría de las bolsas de solución salina IV utilizadas en tratamientos médicos se fabrican en Puerto Rico, que aún se está recuperando del huracán María. Los hospitales inundados con pacientes con gripe se están quedando sin solución salina, lo que hace que el personal médico confíe en tratamientos prolongados y potencialmente peligrosos para los pacientes.

Emily no fue vacunada, aunque sus padres dijeron a ABC11 que, ahora, planean vacunar a sus dos hijos. Muth espera que la historia de Emily haga concienciar a los padres para que vacunen a sus hijos.