La ATK Cygnus aproximándose a la Estación Espacial Internacional en 2016 (Crédito: NASA)
La ATK Cygnus aproximándose a la Estación Espacial Internacional en 2016 (Crédito: NASA)

Quizá no sea la nave espacial más bonita, su forma de barril tiene un objetivo más funcional que de forma. Al igual que un camión, transporta la carga a la Estación Espacial Internacional, que es descargada por astronautas que luego la llenan de basura, convirtiéndola en un enorme depósito de basura espacial. Cuando está lleno, vuelve a caer en la Tierra y es ignominiosamente incinerada en la atmósfera.

Pero Orbital ATK tiene grandes ambiciones para su nave espacial Cygnus y pronto demostrará lo que puede hacer. La compañía con sede en Dulles (Virginia) tiene previsto lanzar Cygnus a bordo de su cohete Antares desde la costa este de Virginia. En la misión, Cygnus llevará 3.500 kilos de alimentos, ropa y experimentos a la estación orbital, a unos 380 kilómetros sobre la Tierra.

Pero esta vez, la nave espacial será más que una carga y un transportista de basura; se convertiría en una habitación temporal en la Estación Espacial, dando a los astronautas 27 metros cúbicos adicionales para hacer su trabajo. En este vuelo, el Cygnus estará equipado para que pueda soportar experimentos científicos y otras investigaciones en el laboratorio orbital.

La Estación Espacial Internacional
La Estación Espacial Internacional

"Siempre hemos considerado ser parte de la Estación Espacial Internacional, y eso es así desde el punto de vista físico, pero ahora también lo haremos funcionalmente", señala Frank DeMauro, gerente general y vicepresidente de la división de Programas Avanzados de la compañía.

El paso es parte de un esfuerzo de Orbital ATK para convertir eventualmente a Cygnus en un hábitat que podría ayudar a la NASA a explorar el espacio profundo, incluida la región alrededor de la Luna conocida como "espacio cislunar". La compañía tiene un contrato con la NASA para continuar convirtiendo esa superficie en un hábitat para los astronautas que podría conectarse con la nave espacial Orion de la NASA, dándoles más espacio a los astronautas.

(Archivo)
(Archivo)

Cygnus no será el único módulo del sector privado conectado a la estación espacial. Durante meses, el BEAM de Bigelow Aerospace, un hábitat inflable, se ha colocado en la estación como parte de un programa de prueba para ver cómo funciona la tecnología. Bigelow también está desarrollando un hábitat que sería mucho más grande y podría servir como un puesto comercial avanzado en el espacio.

Además de transportar carga a la estación, Cygnus tendrá 14 pequeños satélites a bordo. Después de servir como espacio temporal, la nave espacial se despegará y volará a unos 50 kilómetros sobre la estación para desplegar los satélites. Entonces, lleno de basura, se sumergirá hacia la Tierra, ardiendo en la atmósfera.