(Flickr)
(Flickr)

El almirante retirado James "Sandy" Winnefeld una vez tuvo la capacidad de proyectar su poder militar en cualquier parte de la Tierra. Pero cuando se trataba de encontrar ayuda para sacar a su hijo Jonathan de la adicción a las drogas, el ex vicepresidente del Estado Mayor Conjunto estaba perdido.

Una vez en el Atlántico, Winnefeld describió la fuerza magnética de la adicción a los opiáceos que tenía su hijo de 19 años. Su muerte se remonta a la heroína infundada con fentanilo. Las sobredosis mataron a 64,000 estadounidenses en 2016, más de 20 veces las muertes en los ataques terroristas del 11-S.

Pero pocas de esas muertes involucraron a familias tan conectadas con instituciones tan poderosas como la familia Winnefeld, lo que subraya la profundidad del problema de la adicción. Winnefeld, un oficial militar de carrera, buscó recursos para el cuidado de adicciones para su hijo a través de Tricare, el sistema de atención de salud militar para las tropas en servicio activo y los retirados.

Pero eso resultó difícil incluso para un almirante de cuatro estrellas con acceso a los principales líderes gubernamentales. Winnefeld y su esposa, Mary, se encontraron con un obstáculo: Tricare no cubre los programas de recuperación para problemas de salud mental relacionados con la drogadicción (conocido como diagnóstico dual). Jonathan luchó con esa ansiedad, dijeron.

(Flickr)
(Flickr)

"Fue realmente difícil trabajar en ese sistema", comentó Winnefeld a The Washington Post.

Él y otros expertos militares en atención médica destacaron que las limitaciones del Tricare reflejan el sistema de atención médica civil, donde el cuidado de la drogadicción y los problemas de salud mental no han seguido el ritmo creciente de epidemia de opiáceos.

"No hay suficientes recursos. No hay suficientes proveedores" en ninguno de los sistemas, lamenta Joyce Wessel Raezer, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Familiares Militares. Sin embargo, a veces, las familias militares tienen un desafío único, debido a las restricciones geográficas de las instalaciones militares concentradas en el sur y el oeste que, a menudo, colocan las instalaciones fuera del alcance de muchos.

La única solución fue pagar de su bolsillo por los 15 meses de Jonathan en los centros de tratamiento de adicciones, desde abril de 2016 hasta julio de 2017. Winnefeld apunta que el tratamiento costó el equivalente a cuatro años de matrícula en una universidad privada.

El tratamiento de Jonathan parecía ser un éxito, y comenzó en la Universidad de Denver en otoño, relata el militar. Estaba feliz y emocionado de comenzar el siguiente capítulo de su vida después de varias temporadas destacadas como lanzador en Washington-Lee High School en Arlington (Virginia). La universidad en el oeste era una oportunidad para renovar su espíritu.

James Winnefeld (U.S. Army Photo by Staff Sgt. Teddy Wade/Released)
James Winnefeld (U.S. Army Photo by Staff Sgt. Teddy Wade/Released)

Tres días después de dejarlo en la universidad, Sandy y Mary recibieron la llamada. Jonathan había aparecido muerto, aparentemente, por una sobredosis.

Podría haber sido un momento para caer en la desesperación, remarca la familia. Pero Jonathan se había ganado orgullosamente su licencia de EMT para alejar a la gente de las adicciones, especialmente los que tienen este mismo tipo de problema. Entonces Sandy y Mary comenzaron a organizar un grupo de defensa. Stop the Addiction Fatality Epidemic, o SAFE, busca erradicar la adicción a los opiáceos a través de investigaciones, campañas de concientización y un impulso para expandir los recursos de tratamiento, entre otras áreas de interés.

"Una de las cosas importantes que descubrí en el camino es que aprendí mucho sobre la adicción en sí durante la recuperación de Jon, pero solo aprendí sobre la epidemia después de su muerte", escribió Winnefeld en la página del grupo.

(iStock)
(iStock)

El almirante retirado busca aprovechar su influencia y conexiones en círculos militares, y el uso juicioso del "púlpito intimidatorio" como analista de la CBS, para apoyar su causa. Décadas de servicio naval le han proporcionado una hoja de ruta para establecer un objetivo y cumplirlo con toda su fuerza.

"Queremos estar orientados a la acción. Si podemos usar eso para salvar una familia, vale la pena el esfuerzo", insiste.