Cómo el problema de salud de un niño ayuda a otros en su comunidad

Por Hau Chu

(iStock)
(iStock)

El diagnóstico de un trastorno que suena aterrador a una edad temprana puede causar miedo y pánico, pero para un par de gemelos, los inspiró a ayudar a otros.

Matthew Denchfield, de 12 años, de Potomac (Maryland), fue diagnosticado a la edad de cuatro años con ambliopía, también conocido como ojo vago. El trastorno causa una falta de comunicación entre el cerebro y los ojos, lo que resulta una disminución de la visión en uno de los ojos. Los síntomas, a veces, son notables: un ojo puede deambular fuera del centro. Pero otras personas no muestran ningún síntoma obvio.

La ambliopía de Matthew fue tan severa que se descubrió que era legalmente ciego después de una revisión rutinaria en la escuela.

Matthew siguió un plan de tratamiento para corregir su visión casi perfecta mientras llevaba gafas. Después de esa experiencia, él y su familia quisieron ayudar a otros niños que necesitan del cuidado de la vista.

(iStock)
(iStock)

"Tuve suerte de que mis padres pudieran comprar gafas y poder hacer un tratamiento porque la mayoría de las personas no tienen esa capacidad", señala Matthew.

Matthew y su hermana gemela, Madison, se propusieron trabajar con la Sociedad de Prevención de la Ceguera (POB por sus siglas en inglés) de Washington.

La POB realiza el examen de la vista en la escuela de Matthew y ofrece servicios gratuitos en muchas otras escuelas del área de Washington.

Los problemas de visión, a menudo, deben detectarse y corregirse en la etapa temprana de la vida ya que, de lo contrario, el daño puede durar toda la vida.

Los gemelos decidieron crear un proyecto simple: una caja de donaciones donde personas de todas las edades pudieran dejar sus gafas viejas o no deseadas.

(iStock)
(iStock)

Lo que comenzó como una pequeña caja en la oficina de su padre se convirtió en una red de cajas en escuelas y negocios de DC. Se estima que el programa recaudó más de 700 pares de gafas en los últimos nueve meses, según datos de la POB.

"Los dos, buenos y malos, son imparables cuando se proponen algo", dice Heather Denchfield, madre de Matthew y Madison.

"Incluso cuando estábamos hablando de (decidir) el número de cajas, inicialmente dijimos '¿No vamos a bajar un poco?' y ellos negaron rotundamente, por lo que ya no dudamos más", añade.

Las gafas que los Denchfields recogen para la POB se distribuyen entre niños y adultos de la comunidad o se entregan a una organización en Nueva Jersey llamada New Eyes for the Needy, que luego entrega vales de POB para unas gafas nuevas.

Una de las escuelas que se beneficia de esta iniciativa es la Washington Jesuit Academy. La escuela secundaria para niños está compuesta por niños de familias de bajos ingresos. Los exámenes gratuitos que se brindan en la escuela son esenciales para la salud a largo plazo de los niños que pueden quedarse sin revisiones anuales de la vista.

(iStock)
(iStock)

Weldon Genies, de 12 años y residente en Washington, fue capaz de jugar al baloncesto y correr lo suficientemente bien sin las gafas adecuadas, pero en la escuela tenía problemas para leer y ver la pizarra.

Weldon llevaba gafas con una prescripción demasiado débil antes de que la POB lo examinara. La organización le proporcionó un par de gafas con las lentes adecuadas y eso marcó la diferencia.

"", admite Weldon. "Una vez que las tuve, quedé muy satisfecho y agradecido de que la escuela tuviera este programa porque fueron muy buenos y muy amables durante todo el proceso", apostilla.

TE PUEDE INTERESAR