Combatir una enfermedad es muy importante, pero no subestimes a los anticuerpos

Algunos de los productos que se pueden encontrar en la muestra (Cortesía: Smithsonian Institution / The Washington Post)
Algunos de los productos que se pueden encontrar en la muestra (Cortesía: Smithsonian Institution / The Washington Post)

Los anticuerpos. Las proteínas que tu sistema inmune usa para combatir las enfermedades, alguna vez fueron un misterio científico. Hoy en día, la tecnología basada en anticuerpos aprovecha el sistema inmunológico del cuerpo para diagnosticar enfermedades, detener epidemias y aumentar la inmunidad.

Ahora, una exposición que el Museo Nacional Smithsoniano de la Historia de Estados Unidos ofrece a través de Internet celebra la historia de esa tecnología. Es más fascinante de lo que piensas. The Antibody Initiative es un sitio web que cuenta la cronología de los anticuerpos a través de 1,000 objetos de la colección del museo.

La tecnología de anticuerpos se remonta al siglo XVIII, cuando algunos científicos, como Edward Jenner, comenzaron a modificar las formas de provocar la respuesta inmune del cuerpo. Su vacuna contra la viruela, introducida en la década de los setenta, abrió un nuevo mundo de posibilidades científicas.

(iStock)
(iStock)

En el área "Erradicar la viruela" que podrás ver en el sitio, dos cuadros muy diferentes ayudan a contar esa historia. Una curiosa tarjeta manuscrita celebra la eficacia de la vacuna, en 1809, en 12 niños de Massachusetts. En contraste, un afiche de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestra una mano cubierta por una erupción pustulosa e hinchada. El póster es un ejemplo de cómo los esfuerzos de vacunación se extendieron por todo el mundo durante el siglo XIX. En 1980, la OMS declaró erradicada la enfermedad.

La tecnología de anticuerpos también tiene otro lado: el diagnóstico. Por ejemplo, cuando una mujer queda embarazada, su placenta produce gonadotropina coriónica humana o HCG. Las pruebas de embarazo incorporan un anticuerpo que reacciona al HCG cuando la orina de una mujer contiene la hormona. La exposición tiene una gran cantidad de ejemplos tempranos que muestran las formas en que el diseño de las pruebas ha cambiado a lo largo de los años.

Pixabay
Pixabay

El sitio web también incluye letreros que antes se usaban para advertir a las personas sobre enfermedades como la tos ferina y un par de fórceps utilizados para forzar la apertura de las mandíbulas de las personas que padecían tétanos o trismo.

Cada objeto tiene su propia historia, pero colectivamente ilustran el mayor alcance de la tecnología de anticuerpos y la forma a través de la cual ha cambiado la salud y la vida cotidiana. The Antibody Initiative es un viaje parcial por el camino de la memoria, una advertencia sobre cuán malas podrían ser las enfermedades del pasado.

MAS NOTICIAS