Intenté enamorarme de mí misma pero fue más duro de lo que pensaba

Por Caren Lissner

(Archivo/iStock)
(Archivo/iStock)

Después de leer una serie de artículos sobre el surgimiento del "sologamy", la práctica de enamorarse y casarse con uno mismo, decidí probarlo. Parecía una alternativa a la potencial decepción de Tinder y Bumble. Y además, cuando uno sale con uno mismo, nunca es "geográficamente indeseable".

Sabía que podía haber inconvenientes. Por un lado, sería difícil mentir acerca de mi edad. Sin embargo, seguí adelante.

Pronto me di cuenta de que el primer paso preguntándome a mí misma, podría ser el más difícil. Como mujer tímida (nunca he invitado a nadie a salir) debería ser más directa en la primera cita, pero ¿cómo?

Necesito tener confianza sin ser arrogante. Soy una persona muy cerrada por miedo a la arrogancia.

Decidí tomarme una semana para trabajar en ello. Determiné que lo haría un viernes por la noche, frente al espejo de mi habitación, después de tomarme una copa de vino rosado.

(Pixabay)
(Pixabay)

Entonces me reprimí de nuevo. Quería perder unas cuantas libras primero. No hay nada de malo con el peso extra, pero quería sentirme más saludable, tanto de mente como de cuerpo, en el momento de presentarme a mí misma. Decidí esperar dos semanas.

A medida que se acercaba el fatídico viernes, agonizaba sobre qué ponerme. Era importante lucir bien pero sin desesperar. Encontré una solución: preguntarme a mí misma para salir a las cinco y media de la tarde, justo después del trabajo, así que estaría bien vestida sin necesidad de pasarme demasiado.

Era un caluroso viernes por la noche, entré por la puerta, puse un MP3 de Barry White, me puse frente al espejo y dije: "Hola, ¿me gustaría saber si te gustaría salir alguna vez?"

Por dentro me encogí. Había salido todo muy formal ¿Y si pensaba que yo era demasiado rígida?

(Pixabay)
(Pixabay)

Estuve pensando sobre eso durante un tiempo, pero empecé a ponerme nerviosa porque la respuesta empezaba a tardar. Si fuera tan insegura como en ese momento, ¿cómo habría sido una cita de verdad?

Me pasé media hora reflexionando sobre la pregunta y dándole un baño a mi gato. Acepté la proposición. Después de todo, no tenía planes para el próximo fin de semana ni tampoco para todo el verano.

—Bueno, ¿has visto La Mujer Maravilla (Wonder Woman)? —pregunté.

—No, no la he visto —dije, sabiendo perfectamente que no había visto la película. Este "sologamy" era una genialidad.

Había otro obstáculo. Las películas en Manhattan se han vuelto muy caras. ¡Los pases del sábado por la noche cuestan USD 17,50! Busqué varias salas que ofrecieran sesiones matinales los domingos por USD 9 pero, ¿realmente quería salir con alguien tan barato?

(Istock)
(Istock)

El sábado por la noche busqué un barrio que pudiera ser tolerante con el "sologamy". El East Village y el Alphabet City están invadidos por parejas heterosexuales y homosexuales. Ahí encontré un teatro en el Bronx.

Llegué temprano y me dio una palmadita en la parte de atrás. Admiro la puntualidad.

"Me encantaba ver las repeticiones de la Mujer Maravilla después de la escuela", me dije mientras me sentaba. Lo hacían después de Hospital General. Luke y Laura eran como superhéroes y salvaron al mundo tres veranos seguidos".

Me sonreí y luego ya no tuve nada más que añadir. Quizás debería cambiar de tema.

—Escuché que los Yankees están en primer lugar —contesté.

—Realmente no me gusta el deporte —expresé.

Cuando terminó la película, me hablé un poco sobre algunas críticas que había leído. La gente me miraba de forma divertida. Después fui a un bar a relajarme.

Ahí, rápidamente me cansé de mí. Lo cierto es que no sentía absolutamente nada por mí.

En el camino a casa me di cuenta: me gustaba, pero no estaba enamorada de mí misma .

Pero, ¿cómo dejarme de una manera fácil?

En casa, me senté al borde de la cama mirando el teléfono, tratando de averiguar cómo escribir un mensaje de texto, que fuera firme pero a la vez cortés. Durante tres días, estuve pensando en qué decir.

(Istock)
(Istock)

Cuando dudé, el otro lado de mí se enojó por esperar tanto por un mensaje. ¿Qué difícil era enviar un simple texto? Quizás estaba muy ocupada. Revisé Facebook y Twitter para ver si había publicado algo en los últimos días. Me di cuenta que habían unas fotos de brocheta de pollo con aguacate de hacía una semana. Realmente estaba ocupada. Además, tenía una vida antes de conocerme.

Por último, se me ocurrió una solución. Haría la práctica del "fantasma": desaparecer sin avisar. La otra parte de mí estaba decepcionada por el escaqueo.

Cuando llegó el siguiente fin de semana, tomé una decisión: no habrían citas. Pedí una fusión asiática para llevar, un helado de Ben and Jerry y ví An Affair to Remember. Solo hacía que dar cucharadas a mi yogur congelado. Me encantaba no tener presión ni etiquetas. Era la mejor noche de viernes que jamás había tenido.

TE PUEDE INTERESAR