Soy una madre trabajadora y temo que mi bebé se encariñe demasiado con su abuela

Por Meghan Leahy
(IStock)

Pregunta: Estoy embarazada de mi primer hijo y estoy trabajando. Mi plan es utilizar toda mi baja maternal y luego volver a trabajar. Mi suegra se ha ofrecido a cuidar al niño. Estamos cerca de ella y confío en sus habilidades maternales. La veo en acción con mi sobrina de cuatro años, a la que ve varios días a la semana. Estoy más preocupada por que mi hijo quiera más a su abuela que a mí. Lo veo cuando voy a su casa y está su nieta. Cuando su mamá llega para recogerla, la pequeña no quiere irse de la casa y quiere estar con la abuela. Si fuera mi hijo, a mí me rompería el corazón. No es que mi suegra compita por el afecto de la niña, ella simplemente es amorosa. ¿Cómo puedo lidiar con eso? Aún sigo valorando la opción de trabajar, a pesar de que no puedo permitirme quedarme en casa. Si yo fuera un hombre, como el noventa por ciento de mis compañeros de trabajo, ese no sería un problema.

Respuesta: Sé que puede preocuparte, pero qué problema tan maravilloso tienes. Tienes una cuidadora confiable, segura, cariñosa y de bajo costo. Además, ella es familia. No hay nada mejor que eso. Sin embargo, entiendo tus preocupaciones. Ni siquiera has tenido el bebé y tu imaginación se ha vuelto loca. La mía también. Es duro imaginar que tu hijo preferiría a tu suegra antes que a ti, pero es solo cuestión de apego. Nada más. Espero que dejes de preocuparte por eso.

(iStock)

Cuando los bebés nacen es cuando tienen menos lazos afectivos. La vida de tu hijo dependerá de ti y de tu cónyuge, por lo que el pequeño hará todo lo que esté a su alcance para asegurarse de que cuides de él las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Si no pudieses estar allí para cuidarlo, tu bebé pasaría al siguiente cuidador más cariñoso. Los bebés se unen a cualquiera que los quiera, pero solo a algunas de estas personas. Están muy desorientados si ven a muchas personas a su alrededor. Si los cuidadores van cambiando, los bebés tienen problemas para descansar y sentirse seguros.

La buena noticia es que tú tienes la licencia para acurrucarte con el bebé y, confía en mí, estará contigo constantemente. Tu olor, voz, tacto, gusto y rostro serán el centro del pequeño. Será como su salvavidas y es que los bebés establecen una habilidad para unirse con seguridad a los demás por el resto de la vida.

Puede que te sientas mal cuando llegue el momento de dejar al pequeño con tu suegra. O no. Deja espacio a la posibilidad de que no sea una situación tan traumática. Tú no eres tan miserable como piensas.

De todos modos, piensa que tienes buenos sentimientos y harás que la separación sea lo menos dolorosa posible para tu bebé. Él reconocerá el olor, la voz y el tacto de tu suegra. Aunque eso te haga sentir bien, también te hará daño. Esa es la esencia de un padre. Y tú debes saber que estás haciendo lo correcto para ayudar a tu hijo a adaptarse a tu suegra, a pesar de que te sientas preocupada y herida al pensar que estás siendo suplantada. No será la primera vez que te pase eso en la vida: hacer lo que es correcto para tu hijo también causará dolor en tu corazón. Eso no se puede obviar.

Pero recuerda: Los niños nacen para esto. Desde el origen de los tiempos, los seres humanos han estado por todas partes y han vivido en grupos.

Últimas noticias

Mas Noticias