(IStock)
(IStock)

No es divertido, y yo no lo recomiendo, pero se puede pasar a través de la seguridad del aeropuerto sin un ID (identificación). Julie Zauzmer, una escritora de The Washington Post, explica cómo hacerlo (en un vuelo local o doméstico dentro de EEUU). – Fredrick Kunkle

El hecho de que sucedió por ir a comer las mejores donas de Estados Unidos hizo que, tal vez, valiera la pena. Había dejado el Dotties's Dinner, en Connecticut, tras comer esa rosquilla con sabor a gloria.

Después de tres horas y a más de 240 kms. de distancia me di cuenta de que me había dejado mi billetera. Tenía un vuelo de regreso a DC a primera hora de la mañana y eso me obligaría a presentar mi identificación.

¿Qué hay que hacer en esos casos?

Como aprendí de primera mano hace unas semanas, tú puedes abordar un avión sin identificación y pasar los controles de seguridad de la Administración de Seguridad de Transporte (TSA, por sus siglas en inglés). Eso sí, con algunas dificultades. A continuación encontrarás algunos consejos para conseguirlo:

(AP)
(AP)

Subir al avión.

Llega al aeropuerto temprano. Eso es más complicado, por supuesto, y más cuando has perdido tu billetera. Tuve que tomar un Uber para llegar al Aeropuerto Internacional de Boston porque no podía subir a ningún transporte público con una tarjeta de metro ni tampoco podía pagar un taxi con tarjeta de crédito ni en efectivo, ya que todo estaba en mi billetera, en Dottie's.

Cuando llegué al puesto de control de la TSA le dije al agente que no tenía mi licencia de manejar. El oficial me apartó de inmediato y me preguntó qué otras formas de identificación llevaba. Le mostré lo que tenía en mi mochila: una identificación para el trabajo, que llevaba mi fotografía pero no mi nombre, algunos documentos con mi nombre pero no con mi fotografía y una imagen de mi licencia que había almacenado en mi teléfono celular. Dijo que nada de eso era aceptable. Solamente un documento físico con una foto y un nombre lo haría posible.

Decidí llamar a un número de teléfono, donde tenían una base de datos con mucha información sobre mí. Para probar que yo era la persona que emparejaba esos datos, el agente de la TSA me pidió que enumerara varias de mis direcciones anteriores. Me pidió que declarara cuanto tiempo estuve viviendo en cada una. Me pidió el nombre y el cumpleaños de mi hermano y me preguntó por los últimos cuatro dígitos del número de teléfono de mis padres.

(iStock)
(iStock)

Eso funcionó: el agente dijo que había verificado mi identidad. Estaba demasiado contento como cuestionarme lo mucho que sabía la TSA de mí, y ya para entonces estaba en el siguiente paso. Tuve que ir al detector de metales y a una revisión de mi equipaje y de mi cuerpo que jamás había visto. Me sometí a un examen de cada pliegue de mi ropa sin quejarme. Aunque sí me molestó que el agente insistiera en abrir el regalo de boda que había comprado para un amigo y que estaba muy bien envuelto. El agente de la TSA lo abrió de todas formas.

Viajar sin identificación o dinero

Estaba un poco sedienta. No pude entrar una botella de agua por motivos de seguridad y allí no encontraba una fuente para beber antes de abordar. Después de despegar me di cuenta de que Spirit Airlines no da vasos de agua gratis durante el vuelo y yo no podía comprar bebida sin dinero.

Cuando aterricé en el Aeropuerto Internacional de Washington aún debía tomar un tren, pero no llevaba dinero.

(iStock)
(iStock)

Estuve pensando en subirme al tren sin pagar y explicarle mi situación al conductor, pero luego un hombre me preguntó si sabía como funcionaban las máquinas expendedoras de billetes.

"Bueno, sí, le puedo ayudar", le contesté. "¿Y le importaría comprarme un billete para mí también? Puedo darle el dinero por Venmo", agregué.

Él estuvo de acuerdo y yo le envié los USD 7.00 a través de esa aplicación que, afortunadamente, yo tenía en mi teléfono inteligente.

Supongo que esta situación fue mucho mejor que lo que podría haber sido para otras personas en mi mismo caso. Soy blanca y tengo fluidez en el inglés. Era una mujer bajita que le preguntaba a un hombre alto, así que no le intimidaba físicamente. Si la situación hubiese sido al revés me pregunto si me habría salido con la mía.

También me di cuenta de que no tener identificación durante pocos días fue bastante incómodo. Y eso no es nada comparado con lo que tratan los inmigrantes indocumentados. Cientos de ciudadanos estadounidenses en el Distrito de Columbia y en todo el país tienen problemas mucho peores para obtener la identificación.

El tren me llevó a la Union Station, en Washington. De allí, en vez de abordar un autobús o un metro, simplemente me dirigí a la redacción del The Washington Post.

Llamé a la TSA para hacer algunas preguntas. Quería saber quién estaba al otro lado de la línea cuando el agente hizo aquella llamada. El portavoz de la TSA, Michael McCarthy, me dijo que el agente había llamado a Secure Flight, una plataforma donde los empleados procesan el nombre, la fecha de nacimiento y el género de cada persona que compra el billete de avión. Una de las funciones de esa agencia es avisar a la aerolínea si alguno de esos pasajeros está en alguna lista terrorista. De la misma forma, también pueden utilizar una base de datos comercial –la misma que utilizan las compañías de tarjetas de crédito- para encontrar un perfil mucho más exhaustivo con las direcciones anteriores de cualquier adulto y cualquier otro tipo de información determinante.