Un estudio financiado por industria de la mantequilla revela malas noticias

Por Roberto A. Ferdman
Foto: AP/Matthew Mead

Un estudio sobre la mantequilla, financiado por la industria de la mantequilla, encontró que la mantequilla es mala para la salud.

Si suena raro es porque lo es.

"Es muy raro que un estudio financiado por la industria encuentre algo que va en contra de los intereses de esa industria", dijo Marion Nestle, profesora de Paulette Goddard del departamento de nutrición, estudios de alimentos y salud pública en la Universidad de Nueva York.

La Fundación Danesa de Investigación de Productos Lácteos financió el estudio en 2015, probablemente con la esperanza de mejorar la imagen del popular lípido. Pero los investigadores concluyeron que incluso niveles moderados de mantequilla podrían resultar en un mayor colesterol. Como mínimo, según el estudio, la mantequilla eleva niveles de colesterol de la sangre más que alternativas tales como aceite de oliva.

Nestle sabe de lo que está hablando. Buscando alertar sobre lo que ella cree que es una práctica peligrosa, hace unos años comenzó a recopilar estudios sobre productos con resultados favorables a los intereses de sus patrocinadores. En su blog Food Politics, publica investigaciones que considera dudosas.

En 2015 Nestle alertó sobre una serie de investigaciones que exoneraban de varios efectos perjudiciales al jugo de naranja, el queso con alto contenido de grasa y el azúcar, todas ellas financiadas por las respectivas industrias.

Hasta antes de 2000, era raro, o nunca visto, que las revistas donde aparecen publicados los informes revelaran el nombre de los patrocinadores. Ahora es la norma, y Nestle dice que es imperativo que la gente preste atención.

Hasta los niveles moderados de mantequilla podrían resultar en un mayor colesterol. (IStock)

"Lo primero que uno debe hacer al leer un estudio es averiguar quién pagó por él", dijo Nestle. "Es muy revelador".

Nestle dice que la práctica de financiar estudios autocomplacientes es particularmente problemática en el caso de las bebidas gaseosas. Según ella, el 90% de los estudios que fueron financiados por la industria de las bebidas gaseosas concluyen que no son tan malas para la salud. Un 90% de estudios sobre las gaseosas financiados por otra fuente concluyeron lo contrario.

La práctica se extiende también a los alimentos que son saludables. La industria de las nueces ha estado activamente envuelta en investigaciones autocomplacientes. La Junta de Almendras de California, por ejemplo, financió un estudio que demostró que comer almendras es bueno para los diabéticos. Esto puede ser cierto, pero aun así hay un conflicto de intereses.

"El propósito de muchos de estos estudios es mostrar que un alimento es un súper alimento para que una industria pueda comercializarlo", dijo Nestlé. "Parece ciencia, pero no lo es. Es ante todo negocio".

La investigación financiada por la industria de la mantequilla fue un caso raro, en el que los intereses del patrocinador del estudio y las conclusiones no están alineados. Es aún más improbable porque sus resultados contradicen gran parte de los estudios que lo precedieron.

No es la primera vez, sin embargo, que un estudio respaldado por la industria no haya producido el resultado esperado. En 2014, una investigación financiada por la asociación de productores de pistachos de EE.UU. concluyó que comer pistachos tiene relación con un peor desempeño durante el ejercicio. En la letra pequeña, el estudio dice que la asociación no jugó ningún papel en el diseño del estudio.

"Es obvio que los financiadores no tuvieron ningún rol", dijo Nestle sobre el estudio del pistacho. "Apuesto a que estuvieron muy descontentos con los resultados".

Últimas noticias

Mas Noticias