Foto de Nancy Crampton Brophy (Izq.) vía el Departamento de Polícia de Portland. Foto de Blake Leibel (Der.) de Luis Sinco/Los Angeles Times vía Getty Images
Foto de Nancy Crampton Brophy (Izq.) vía el Departamento de Polícia de Portland. Foto de Blake Leibel (Der.) de Luis Sinco/Los Angeles Times vía Getty Images

Los macabros casos en que la vida imitó al arte, o al revés.

A principios de este mes, Nancy Crampton Brophy, de 68 años, una novelista de Oregon que escribió un libro sobre una mujer que "pasó todos los días de su matrimonio fantaseando con matar a [su marido]", fue arrestada por, supuestamente, asesinar a su marido. En 2015, la cruda autora de novelas románticas autopublicó un libro titulado The Wrong Husband sobre una mujer que intenta escapar de su marido abusivo fingiendo su propia muerte. Y en 2011, escribió un ensayo titulado "Cómo asesinar a tu marido" para un blog llamado See Jane Publish.

"Como escritora de suspenso romántico, paso mucho tiempo pensando en asesinatos y, en consecuencia, en el procedimiento policial", opinó. "Después de todo, si se supone que el asesinato me liberará, ciertamente no quiero pasar nada de tiempo en la cárcel".

Aunque el presunto asesinato de Crampton Brophy es un caso particularmente absurdo de la vida imitando al arte, no es un hecho tan aislado como se podría pensar. Hemos recopilado los ejemplos más espantosos y terroríficos de lo que sucede cuando los escritores de crimen convierten su ficción en realidad, a veces haciendo eco del contenido de su obra:

Liu Yongbiao

Liu Yongbiao vía el circuito público de la provincia de Zhejiang
Liu Yongbiao vía el circuito público de la provincia de Zhejiang

En agosto de 2017, el escritor chino Liu Yongbiao estaba trabajando en un libro cuando fue arrestado por cuatro asesinatos reales que habían ocurrido más de dos décadas atrás. El libro, titulado The Beautiful Writer Who Killed, supuestamente trata sobre "una escritora que ha matado a muchas personas, y los casos siguen sin resolverse". De VICE:

Según el sitio web chino Sixth Tone, Liu fue arrestado en su casa bajo la sospecha de que él y un cómplice estuvieron involucrados en un horrible robo fallido en 1995. La policía cree que los dos sospechosos —Liu, de 53, y un hombre llamado Wang, de 65—, inicialmente fueron a un hostal en la ciudad de Huzhou para robar a los huéspedes, pero terminaron golpeando a un hombre hasta la muerte en el proceso, informa The Guardian. Luego, supuestamente mataron a los propietarios y a su nieto de 13 años para encubrirlo todo.

Desde entonces, el caso quedó sin resolver, hasta que nuevas pruebas de ADN llevaron a la policía a la puerta de Liu. Cuando los agentes policiales lo aprehendieron, aparentemente les dijo: “Los he estado esperando aquí todo este tiempo”.

La penúltima novela de Liu se tituló The Guilty Secret. En una carta que Liu supuestamente le escribió a su esposa, donde le confesó sus crímenes, dijo: "Viví con miedo durante 20 años. Sabía que llegaría el día. Finalmente puedo liberarme del tormento mental que he soportado durante tanto tiempo".

Según el Daily Mail, Liu fue sentenciado a muerte en julio de 2018.

Blake Leibel

Foto de Blake Leibel de Luis Sinco/Los Angeles Times vía Getty Images
Foto de Blake Leibel de Luis Sinco/Los Angeles Times vía Getty Images

En junio de este año, el escritor Blake Leibel fue sentenciado a cadena perpetua por la tortura y el asesinato de su novia Iana Kasian "cuyo cuerpo fue drenado de toda su sangre en un crimen que según el fiscal refleja el guión de una novela gráfica que él coescribió", por CBS Los Angeles.

Beth Silverman, la fiscal, calificó la brutal tortura y asesinato de Kasian por parte de Leibel en 2016 como "un caso de la vida imitando al arte", y señaló que su novela gráfica de 2015, Síndrome, tenía representaciones de derramamiento de sangre. La portada del libro también contiene la imagen de una muñeca bebé a la que le están arrancando el cuero cabelludo, lo cual se asemeja a las partes del cuerpo que se encontraron en la escena del crimen.

Richard Klinkhamer

Richard Klinkhamer vía Wikimedia Commons
Richard Klinkhamer vía Wikimedia Commons

En 1992, un año después de la desaparición de la esposa del escritor holandés de crimen Richard Klinkhamer, el autor le entregó a su editor un manuscrito de una novela que, según The Guardian, "fue una exploración espeluznante y detallada de siete formas en que Klinkhamer podría haber matado a su esposa, Hannelore. En uno de los escenarios descritos en el libro, se deshace de su cuerpo metiéndolo en una picadora y alimentando con él a las palomas".

Aunque Klinkhamer fue un de los sospechosos inmediatos en la investigación policial por la desaparición de su esposa, no pudieron continuar con la investigación porque no había un cuerpo. Después de que el manuscrito espeluznante y aparentemente autobiográfico del escritor criminalista holandés fuera rechazado por su editor debido a que era demasiado espantoso, comenzaron a aparecer fragmentos del manuscrito en la prensa clandestina holandesa. Fue entonces que se convirtió en una especie de celebridad literaria, y fue invitado a varios programas de televisión.

Después de mudarse a Ámsterdam, una familia se mudó a la casa que Klinkhamer compartía anteriormente con su esposa. Mientras realizaban renovaciones en la casa, contrataron a un excavador que encontró un esqueleto enterrado debajo del piso de concreto de un cobertizo en el patio trasero, el cual pertenecía a la esposa de Klinkhamer, Hannelore. En 2000, la policía finalmente arrestó a Klinkhamer por el asesinato, y él confesó.

Krystian Bala

El novelista Krystian Bala pudo haberse salido con la suya al asesinar a un empresario polaco en 2000, pero tres años más tarde publicó Amok, que contaba la historia de un intelectual polaco llamado Chris (la versión en inglés de Krystian) que "asesina a una de sus amantes sin ninguna razón… y oculta tan bien el hecho que nunca lo atrapan".

En Amok, la descripción del asesinato de la mujer —las manos atadas detrás de la espalda con un lazo que termina enredado también alrededor de su cuello—, era inquietantemente similar a un caso de asesinato que dejó a los investigadores perplejos unos años antes. En 2000, la policía encontró el cuerpo de Dariusz Janiszewski en un río después de haber sido torturado y matado de hambre. También se encontraba atado.

"Parte de la cuerda, que parecía haber sido cortada con un cuchillo, alguna vez había conectado sus manos con su cuello, haciendo que el hombre tuviera una posición como de cuna hacia atrás, la cual habría sido insoportable; el más leve movimiento habría causado que la soga se tensara aún más", escribió David Gann en el New Yorker.

Cuando el detective Jacek Wroblewski se hizo cargo del caso en 2003, rastreó una llamada sospechosa hecha de la oficina de la víctima justo antes del asesinato a un teléfono celular que había comprado Krystian Bala, el cual el autor vendió posteriormente en eBay. Wroblewski comenzó a investigar a Bala y leyó Amok. Según el New Yorker, "Quedó impresionado, en particular, por el método del asesino: 'Apreté la soga alrededor de su cuello'". El libro no podía usarse como evidencia, pero condujo a Wroblewski a otras pistas, y finalmente Bala fue sentenciado a 25 años de prisión por su participación en el asesinato. Durante su audiencia, el juez señaló: "Hay algunas características que comparten el narrador del libro y el autor".

Anne Perry

Anne Perry en 2012 vía Wikimedia Commons
Anne Perry en 2012 vía Wikimedia Commons

Antes de que Anne Perry se convirtiera en una de las más vendidas novelistas de crimen, pasó cinco años en prisión por el asesinato de la madre de su mejor amiga. Nacida como Juliet Hulme, la joven de 15 años fue declarada culpable de golpear a Honora Parker hasta matarla, esto con ayuda de la hija de 16 años de la mujer, Pauline Parker.

El sangriento crimen ocurrió en 1954 después de que los padres de Hulme le dijeran que se estaban divorciando y que la enviarían a Sudáfrica para vivir con una tía. Como Hulme había desarrollado un estrecho vínculo con Parker, pensó que podían dejar Nueva Zelanda juntas, pero la madre de Parker, Honora, se negó.

"Su negativa desencadenó la furia asesina de Parker y Hulme creyó que le debía a su amiga el ayudarla a atraer a la señora Parker al parque Christchurch y golpearla con un ladrillo dentro de una media", informa The Guardian.

Después de su liberación, Hulme se mudó a Escocia y se reinventó a sí misma como una novelista de crimen, ahí cambió su nombre a Anne Perry y publicó aproximadamente 40 libros. Su verdadera identidad solo fue revelada en 1994 después de que Peter Jackson hizo Heavenly Creatures, una película basada en hechos reales.

Según una entrevista de 60 minutos de 2012, Perry cree que pagó su deuda con la sociedad: "Uno tiene que pagar, cuando sabes que has hecho mal". Entonces puedes dejarlo atrás. No es algo terrible, es algo bueno, es algo que te sana, pagas, y luego puedes dejarlo atrás".

Publicado originalmente en VICE.com