Fotos cedidas por FRZ
Fotos cedidas por FRZ

Cartuchos de Family, diskettes de tres y medio, VCDs, MiniDisc y, por supuesto, cassetes: si los géneros musicales no tienen limitantes, tampoco los formatos en que podemos escucharlos

Gonzalo Arechaga y Juani Andino son las mentes detrás de FRZ (Fichines Ruido Zafarla), probablemente el sello discográfico más interesante de Argentina. Bajo el lema de "sin ataduras de géneros, sin límites de formatos" FRZ se distingue por realizar sus lanzamientos con formatos obsoletos, prácticamente irreproducibles: microcasettes de contestadores automáticos, diskettes y minidisc han sido algunos de los soportes con los que vienen experimentando desde 2016. Cada edición es limitada e intentan que la totalidad del proceso de manufacturación pase por sus manos, tanto el diseño, como las serigrafías, las impresiones de las etiquetas y la replicación de cada ejemplar.

Ambos fundadores son miembros de Psoas, un grupo de powerviolence, uno de los géneros que trabajan en FRZ, además de otros estilos marginales y rápidos como el crust, grindcore y el noise, que se refleja en artistas de su catálogo como los míticos 7magz, Amelie Queer y StevexJobs entre otros.

Una parte importante también del sello es el concepto del rip off, es decir la imitación de portadas icónicas de otras bandas a modo de tributo, guiño o como intertextualidad. FRZ es entonces un sello que funciona desde el fetiche pero que tiene detrás una gran carga ideológica sostenida desde la diversión y la broma, y que pretende desde una manera ingeniosa visibilizar un submundo musical lejos del radar comercial.

VICE: ¿Cómo surgió el interés por los formatos obsoletos?
Gonzalo: El cd ya no tiene un uso popular. Muchas computadoras ya no traen lectora. Veíamos eso simbólico más que práctico con el disco y empezamos a jugar con formatos que ni siquiera puedas escuchar. La mayoría de los géneros que editamos son de gente coleccionista, y empezamos a divertirnos con eso, sacar formatos obsoletos para morirnos de risa. Igual yo escucho casette, cuando se me caga la compu por alguna razón vuelvo al casette. Me gusta como formato, no es fetiche. Cuando mueran los cds creo que el casette va a seguir estando.

¿Dejaste en algún momento de escuchar en casette?
G: Nunca me enamoré de los cds, siempre estaba más alcance el casette. Con lo que salía un cd podíamos con mis amigos comprar cinco casettes grabados. Nunca me enamoré como formato del cd, si bien muchas bandas que me gustan editaban en ese formato, los compraba por coleccionista. Hubo más un pasaje de casette a mp3 que a cd, nunca dejé de escuchar casette.

Yo compraba mucho cd-r en el Parque Rivadavia.

G: Si, yo compraba esos compilados. Quizás conocía dos bandas de los 20 albums que traía cada cd y descubría tres y eso ya lo valía. Yo me venía de José C. Paz especialmente a comprar discos al Parque Rivadavia. Estaba todo eso de la ilegalidad muy divertida, el vendedor te decía "decime los números del listado que en cinco minutos viene uno y te los trae".

¿Y el vinilo te interesa?

G: Me encanta como formato, pero no lo encuentro cercano. Siempre me es lejano a nivel costos, ya sea como coleccionista o como músico para sacarlos. Compro pero me es caro, siempre es un dolorcito. Compro mucho simples, porque los LP es demasiada plata por más que me guste el sonido, me gusta los graves que tiene. Yo no tengo ningún problema con el lo-fi, ni con la alta fidelidad, para mí lo importante es la música.

¿Cuándo arrancaron?

G: Eso por ahí se acuerda mejor Juani. Te cuento lo que me acuerdo, nació para editarnos nosotros pero se convirtió en un sello más real cuando le mencioné la banda El Remis Espacial. Nosotros vivimos relativamente cerca, el tocaba en StevexJobs y son de Zona Norte y yo en Talacactus en zona Noroeste, que es relativamente cerca.

Juani: Para mí fue cuando empezamos a tocar con Psoas y ya habíamos grabado lo primero y dijimos "¿y con esto que hacemos?" y armamos el sello.

Gonzalo: Con el Remis empezamos a editar cosas que no eran nuestras, en 2016.

¿A la fecha cuantos lanzamientos tienen?

Juani: Veintinueve. Tenemos los lanzamientos de FRZ que son los que más trabajamos y después está FRS que es Fichines Ruido y Segundearla, que son ediciones más simples en CD-r o Diskette que son más para coediciones, para sacarlos rápido. Los de FRZ tienen más amor, en formato más raros, le hacemos el arte nosotros.

¿Cómo encaran los proyectos? Por ejemplo el Split de PSOAS con Copando la parada que tiene una bolsa negra sellada.

J: La idea fue porque hablando con los chicos de Copando la parada nos dijo que quería "hacer algo medio black metal, nada que ver con la música que hacemos". Lo de las bolas creo que se le ocurrió a Gonza, él siempre se encarga de cómo conseguir las cosas. El de 7magz también, con la bolsita hermética.

G: El trabajo está dividido en que Juani los diseña y yo lo llevo a la práctica, después los armamos juntos. Mandamos a fabricar las bolsas, nosotros las serigrafiamos y grabamos los casette.

¿Cómo los graban?

G: Compramos casettes de 10 minutos y grabamos uno por uno. El único límite que encontré con FRZ de querer hacerlo todo nosotros y no poder, es cortar la cinta y volver a armar el casette. Hay otros sellos que lo hacen, yo no puedo desarmar el casette, cortar la cinta y volverlo a armar, tengo mal pulso.

Yo una vez construí unos loop tapes cortando y pegando la cinta.

G: Con una de mis bandas lo hicimos pero no como FRZ. Conseguimos a Xona del sello Los Pájaros que se puso a hacer todo ese laburo e hicimos una edición de un loop de dos segundos. A veces hay ideas que tardan mucho en salir porque técnicamente no podemos pero siempre las tenemos en la mente y las vamos laburando lento hasta que en algún momento salen. Hay proyectos que tenemos hace rato.

J: Ponele el de 7magz lo sacamos recién el mes pasado pero lo empezamos en diciembre. Se hizo larga. Ese quedo como FRZ 007 y ya vamos por el 014.

Como SST Records que tiene saltos en catalogación inentendibles

G: También como el sello FAN, el de la banda Suarez, Feliz Año Nuevo. Para mí es un misterio, a veces va del 17 al 37 y no sé qué hay en el medio. Es lo que me gusta de ese sello.

¿Cómo eligen los grupos?

G: Es por gusto personal. Si vemos que una banda edita cosas copadas ni los editamos.

J: Ya tienen recursos, lo hacen ellos o tienen un sello que los ayuda. Él me muestra "Mirá esta banda está re copada", o sino bandas de conocidos también.

G: Lo que me interesa es cuando algo me gusta mucho y no puedo tener el disco, quiero sacarlo yo para tenerlo.

J: Es para darle valor a algo que otra gente quizás no se lo dio.

G: Algo que nos pasó con el sello es que me comunico con un grupo que los quiero editar y terminan incentivándose mucho a seguir grabando. Esta re bueno que te digan que se están poniendo las pilas gracias al sello.

¿Cómo llegaron a querer editar en diskette? Asumo que la mayoría de las personas lo compra por el objeto y no por el contenido.

G: Creo que el diskette fue el más fácil. Creo que se lo vimos a Tachado.

J: Tachado es un sello de bandas de la movida en la que tocamos, Odioso Dios. También es un enfermo de los formatos y al principio había una competencia buena onda de quien sacaba lo más raros. Antes de que existieran ambos sellos sacamos un Split entre mi banda, StevexJobs y Odiosos Dios en cd card. Es más que nada un objeto para coleccionar, igual está grabado, se puede escuchar.

G: Por eso no sacamos en otros formatos porque estamos luchando para que sea real, pero luchamos para que esté el contenido.

Hace unos años Mars Volta sacó un disco en Pendrive

J: Una vez lo hablamos…

G: Pasa que son caros.

J: Me contaste de una feria que cerca de 2007 vendían pendrives con discografías.

G: Era demasiado costoso.

J: Tendríamos que hacer una movida para que no lo pudieran borrar además.

¿Hay formatos por experimentar?

G: Hay formatos que no exploramos, de hecho tenemos las máquinas pero nos falta lo que meterle adentro, hay que grabar. Nosotros tenemos un proyecto que se llama WWW que es medio new wave, punk, medio devo core. Ahí quiero meter los digitales más raros. Tenemos incluso pensado formatos digitales obsoletos. Intentamos usar las memory card de Playstation pero todavía no pudimos.

El Mató a un policía Motorizado editó en Casettes de ocho canales

G: Sí, queríamos hacer eso, pero es un formato muy viejo, son de los 70 y se les rompe la felpita y los rodillitos. Tienen una chapita para pasar de tracks que como son tan viejos se despegan. Antes de probar todos hay que desarmarlos y arreglarlos, es un proceso engorroso. Formatos a trabajar hay un montón.

J: Como el VHS de la banda que se llama VHS, que hacen crossover. El año pasado hicieron una fecha y lo filmamos a cuatro cámaras. La idea era meterle las gráficas a la GATIVIDEO. Lo largo de eso es editar el material.

¿Qué los atrae de esta recuperación de tecnología muerta?

G: A mi me divierte, es un poco un chiste. Nos estamos riendo un poco de que alguien venga y compre algo que no va a poder escuchar. Me divierte, tengo esa tendencia a la nerditud, me gusta vencer el obstáculo, entender cómo funciona, arreglarlo, sortear los desafíos para poder sacar el material. Algunos formatos sí están buenos, me gusta mucho el minidisc. Era un formato re zarpado pero en su momento era inalcanzable, pero ahora que es obsoleto puedo tenerlo. Lo malo que tiene es que sigue manejando el tiempo real.

Claro, para pasar el material

G: Sí, si grabaste una hora de material para pasarlo es una hora en tiempo real. Además de una pequeña pérdida de calidad del paso de analógico a digital. Como formato me parece que es increíble y me gustó poder editarlo. Cosa que 10 años atrás no hubiese podido por el costo. Me gusta investigar los formatos, es parte de lo divertido de usar formatos obsoletos, que los conseguís baratos. Igual tenés que estar en el momento justo, esta toda la moda vintage y te cobran cualquier cosa. Si tenés paciencia aparece al precio real, es un proceso largo, yo la paso bien. A veces para sacar ediciones hay que esperar hasta que aparezca una tanda a precio razonable. No quiero vender algo que no pueden escuchar a 100 pesos. Lo busco para que el costo final no pase de 30 pesos. A veces las ediciones no avanzan porque los insumos están caros.

Eso es lo divertido, ir a una feria y encontrar un grabador de casette de ocho canales roto y tener que arreglarlo vos y ahí empezás a grabar en ese formato.

¿Y cinta abierta?

G: Sí, tengo el grabador, el problema es conseguir la cinta a precio razonable. Además hay como cuatro formatos de ancho.

¿Cómo es que se conocieron ustedes?

G: A mí me gustaba su banda StevexJobs.

J: Yo hacía flashadas con 8 bits y el me vino a preguntar como había hecho unos temas. Los hacía con un trackeador, toda una cosa re nerd.

G: Hay formas de hacerlo y él lo hizo de la forma difícil.

J: Se puede hacer con un programa pero yo no tenía idea. Yo me puse a hacerlo como se hacía en la época.

¿Cómo es?

J: Es un tracker que originalmente tenía un chip al que podés sacarle diferentes sonidos y notas, eso lo configurás con la computadora. Es programando: "Quiero que ahora haga esta nota con esta octava y que tenga esta onda".

G: Es anti intuitivo, es programación.

J: Yo quería hacer ruido, no un tema. Salía ruido y para mí estaba bien.

Hay unos cartuchos de Game Boy que son como secuenciadores.

J: Claro, esto es como eso, pero el cartucho era caro. El programa que usé es para DOS o Windows 98, emula chips de lo que quieras, Nintendo, Super Nintendo. Hablamos de eso y empezamos a chatear hablando boludeces y armamos una banda, Psoas.

¿Y lo de los cartuchos de Family Game cómo surgió?

G: Yo tenía juegos que no andaban y empezamos a ver como se podía meter un casette adentro de la cajita. Fue prueba y error, hay versiones fallidas.

J: Ese fue de StevexJobs, que es la banda en la que hago 8 bits. El arte eran dos cajitas de Family con Steve Jobs y las tortugas Ninjas y en la otra estaba Vomito Ácido que era una banda de Rosario, que el arte era el Mortal Combat 3, que no está para Family.

G: Sí que está.

J: Pero era re falopa. Después salió la idea de hacer el cartucho. Además trae la cajita que te daban para alquilar en los video clubs. Eso los fue buscando Gonza, yo encontré algunos de casualidad. Gonza guarda, guarda y después para algo sirve.

G: Sí, yo voy mucho a ferias donde encuentro cosas. A veces están rotas pero las arreglamos.

¿Cómo aprendiste a arreglar?

G: Estoy aprendiendo, haciendo un curso de electrónica. Quiero aprender bien a arreglar cosas. Está bueno, como me gusta la tecnología chota…además que está de moda lo vintage y todo subió de precio intento conseguir cosas en un estado dudoso y arreglarlas yo.

¿Qué tiradas suelen tener los lanzamientos?

J: Algunos de 50, de 60.

¿Y la más corta?

J: El de StevexJobs en los cartuchos de Family, la primera tirada fue de ocho y la segunda de 12.

G: Las ediciones son tan caseras que es probable que encuentres dos copias y notes diferencias, que cambie el papel, o que la tinta de la impresora salió distinta. Nosotros imprimimos absolutamente todo. Lo único que tercerizamos es cuando queremos que un casette tenga la duración correcta, que termina el lado A y se corte. Lo mandamos a la única fábrica o a Xona de Los Pajaros Records. El resto lo hacemos nosotros, lo imprimimos, lo grabamos, todo.

J: En formatos raros lo hacemos todo nosotros. Los cd-r los estampamos nosotros, las etiquetas las imprimimos nosotros en papel autoadhesivo.

¿Y pensaron en editar otros estilos?

G: Hay géneros electrónicos que nos gustaría editar pero no sabemos si hay público. Hay cosas que me gustan pero no vi en formato físico, como el IDM. Hay uno que se llama Lngchps, que me re gusta lo que hace pero nunca vi un disco suyo. Me gustaría editarlo. También me gusta el noise y el shoegaze pero hay sellos, Sin Tierra discos es un re sello y está mas volcado al noise. Así que no me preocupa tanto porque hay alguien editando.

Además tienen una rama editorial, escribiste la historia de los géneros rápidos en un fanzine ¿Qué te motivó a hacer esa investigación?

G: Me gusta escribir y veía que no había información accesible, de pocas bandas hay entrevistas, quizás algunas reseñas.

J: Había un blog de reseñas, pero fanzines o información sobre bandas fastcore, powerviolence o bandas rápidas de acá no había nada.

G: Empezamos a joder con el concepto de rip off y lo tomé como excusa para historiar la movida power violence. Me gustaba la idea de que hubiese testimonio sobre cómo se movían los pibes. Como quería que saliera en 2016 quedó afuera mucho sobre el concepto del rip off, que es tomar otra obra de arte y apropiártela. El apropiacionismo es lo más correcto.

Los situacionistas le decían detournament, que es lo que hizo Jamie Reid con la estética de Sex Pistols

J: Agarrar una imagen que no es tuya y hacerla tuya, cambiándole algo o no.

G: Yo tengo ganas de seguirlo, tengo un montón de material pero no tengo tiempo. La idea es investigar sobre otros géneros. Quería hablar de la idea del rip off y escribir sobre el power violence.

J: La movida del fast core y el power violence está muy ligado al rip off, lo de hacer tapas parecidas a otras tapas, o los nombres de las bandas. El nombre de StevexJobs juega con Charles Bronson, que fue una banda de los noventa. Después acá salieron un montón, Santos Biasati, Chaki Chan.

¿A qué creen que se debe el revivalismo del casette?

J: Para mí nunca dejó de existir. Dentro del punk siempre existió. Todas las bandas siguieron editando, es una de las cosas más baratas. Ahora no, pero en los 90 una banda podía editar en casette porque en vinilo y el cd era carísimo. El casette siempre estuvo ahí. Las primeras cosas que me compré punk fueron en casette, no lo siento como un revival.

Sin embargo hay algunos sellos que nunca editaron en casette y ahora sí.

G: Creo que es por lo mismo por lo que nosotros editamos en un diskette, se le da al objeto un valor. El cd no tiene mucha magia ni misterio, es casi descartable. Hay una vuelta a eso de que el casette dejó de ser tan común, te comprás un equipo y ya ni traen casetera. Es jugar con la mística de un formato.

J: Yo me acuerdo que Los Caídos, una banda que empezó en 2009, lo primero que sacaron fue en casette; los dos demos y la recopilación de ambos. Fuera del punk se había despegado el casette, la música venía por Internet. Y el punk siempre fue más del físico.

Aunque yo creo que lo más punk es que la música esté gratis

J: Sí, totalmente, por eso todos los lanzamientos están gratis en bandcamp o youtube o lo que sea. No queremos hacer plata con esto. No lo hacemos masivamente, lo hacemos para los que les gusta, porque a nosotros también nos gusta comprarle a otras bandas. Es una manera de agradecer, de decir que está re bueno lo que hacen y que queremos que lo sigan haciendo.

G: Por eso nos damos el lujo de sacar el material en formatos inescuchables, porque sabés que si lo querés escuchar podés encontrarlo en Internet gratis.

Publicado originalmente en VICE.com