Foto vía Flickr, usuario Katie Inglis
Foto vía Flickr, usuario Katie Inglis

El exabogado de bienes raíces James P. Sweeney en realidad quería golpear a otra persona, y dice que sólo arrojó la pasta en defensa propia.

Si deseas gastarte una fortuna en la cena, podrías hacer algo mucho peor que reservar un lugar para asistir al menú de degustación de $270 dólares en French Laundry de Thomas Keller, o la selección omakase de $450 dólares en Masa, el restaurante más costoso de los EU. Podrías comerte un tazón de pasta en el Roma Ristorante en Oakville, Connecticut, el cual acaba de costarle a un hombre más de $ 100,000 dólares.

En marzo de 2015, el abogado de bienes raíces ahora retirado James P. Sweeney se metió en una discusión acalorada con otro hombre mientras comían en el restaurante italiano. En lugar de sentarse, olvidarlo y terminar sus alimentos, Sweeney tomó su pasta con salsa fra diavolo y se la lanzó a Michael Cosmos.

Golpeó a Cosmos con la pasta, pero también golpeó a Constance Koulmey, de 57 años, quien cayó al piso y se golpeó la cabeza. Según el Connecticut Law Tribune, la salsa picante fra diavolo le quemó los ojos, contribuyendo parcialmente a su caída. También sufrió "una conmoción cerebral, visión borrosa y dolor de espalda", por lo que presentó una demanda contra Sweeney, acusándolo de negligencia y agresión.

La defensa de Sweeney consistía más o menos en decir que Koulmey es una mentirosa, insistiendo en que ni siquiera había comido fra diavolo esa noche. "El acusado insistió en que no había ordenado la pasta con salsa fra diavolo", dijo el abogado de Koulmey, Jeremy D'Amico. "Pero las dos personas a las que les arrojó la comida aseguraron firmemente que estaba caliente y picante, y dijeron que era salsa fra diavolo".

Sweeney también dijo que las lesiones de Koulmey en el cuello y la espalda eran condiciones preexistentes, y que sólo arrojó la pasta en defensa propia. Los abogados de Koulmey le mostraron al jurado las imágenes de seguridad del restaurante, las cuales al parecer desmintieron esa teoría: se le ve claramente "[mirando] a la izquierda y a la derecha, asegurándose de que nadie lo viera" antes de lanzar la pasta.

"Para actuar en defensa propia, tus acciones deben ser una reacción ante un daño físico inminente, y no hubo ninguno", dijo D'Amico. "No tenía miedo si antes se tomó el tiempo de mirar a la izquierda y la derecha." (Además, ¿de qué podría estar tratando de defenderse? ¿Cosmos iba a arrojarle una barrita de pan?).

Después de más de tres horas de deliberación, el jurado falló a favor de Koulmey, ordenando a Sweeney pagarle $85,049 dólares más intereses, dando un total de $102,500 dólares. Eso es suficiente como para comer en Masa casi 230 veces, suponiendo que Sweeney no le arrojara a nadie su comida allí también.

Publicado originalmente en VICE.com