Ilustración de @sinmuchasfotos
Ilustración de @sinmuchasfotos

Es momento de conocer —y recordar— el lado más oscuro de ser pequeñas criaturas con pocos años de existencia en este mundo.

Se supone que la infancia es una de las etapas más maravillosas de la vida: Navidad, caricaturas, sudor, trompos, videojuegos, piñatas y pizza. Momentos que se graban en nuestras mentes como los más felices de nuestra existencia, años idealmente llenos de ocio y con pocas preocupaciones.

Pero es momento de hablar en serio y enfrentar el hecho de que ser niño tiene sus desventajas. Por ejemplo, tener el tiempo contado a punta de permisos, no poder brincar en la cama o que no te dejen pasar más tiempo con los amigos. Con esto en mente le preguntamos a varios infantes sobre lo peor de ser niños en la actualidad, sobre qué detestan de su condición de personas con corta existencia. Las respuestas incluyen hostigamiento escolar, el clima de inseguridad en el país, lo innecesario de algunas obligaciones y la poca confianza que ciertos adultos les tienen.

Jorge, 9 años

Lo peor de ser niño es que a veces los padres y los adultos te ignoran. No tienen mucho tiempo, eso es muy triste porque quieres toda la atención de tus padres. Yo creo que deberían poder jugar todo el tiempo.

Otra cosa mala es que algunos niños molestan mucho. Tampoco me gusta que en la escuela nos obliguen a hacer todo y que te regañen por cosas que no hiciste. A veces los adultos mienten y eso no está bien.

Elena, 7 años

Hay muchas cosas que no me gustan de ser pequeña. Lo peor es cuando te obligan a comer las cosas que no te gustan, cuando te tienes que dormir temprano aunque no estés cansado y que te obliguen a ir a la escuela. Creo que eso es todo.

Emilia, 8 años

Lo peor de ser niña es no poder viajar sola con mis amigos, salir a la calle, estar en un lugar en el que me sienta bien sola, segura. Pero me gusta mucho ser niña, disfruto mi infancia, es una etapa muy importante en mi vida para descubrir lo que me gusta hacer: dibujar, cantar, etcétera. Disfruto mi vida porque río, estoy a gusto y me siento tranquila con mi mamá y mi papá.

Cuando tengo un problema lo que hago es irme y dejar un rato a mis compañeros para estar sola y tratar de entrar en mi perspectiva de "adulto", eso me hace sentir más grande. Siempre arreglo los problemas, porque es importante encontrarles solución. Siempre habrá personas así durante toda la vida y hay que saber hacerlo bien.

Fabián, 8 años

Lo peor de ser niño es tener que hacer tarea. También hay otras obligaciones como cumplir con cosas muy temprano y sólo de la forma en que los profesores quieren, eso no me gusta.

Valentina, 12 años

A veces mis papás no me dan tantas libertades para hacer las cosas como yo quisiera. Los entiendo, pero a veces se pasan un poquito. Los maestros, aunque ya estemos grandes, nos siguen tratando como personas chiquitas, no confían en nuestra madurez para hacer otras cosas.

Rafa, 5 años

¿Lo peor de ser niño? No me gusta esperar. Espero a todo lo que me llevan, se me hace muy largo y me cansa. Tampoco me gusta que se rían de mí mis compañeros en la escuela. Me gustaría poder estar siempre en la playa y jugar cuando quiera futbol y a las atrapadas, me da mucha risa cuando alguien se cae.

Roberto, 9 años

Lo peor de ser niño es despertarse temprano para ir a la escuela y que ahí nos regañen los maestros. No me gusta que me castiguen la televisión y me chocan las verduras. Tampoco me gusta reprobar exámenes y detesto acomodar mi cuarto y no me gusta lavarme los dientes. ¿Ya?

Publicado originalmente en VICE.com