Imagen vía cuartoscuro.com/Moisés Pablo
Imagen vía cuartoscuro.com/Moisés Pablo

Sesenta por ciento de los mexicanos utilizan internet y la mayoría lo hace para entretenerse. ¿Nos volvimos más superfluos? ¿Más indiferentes? ¿Lo que pasa en el mundo no nos importa? Expertos nos explican.

El consumo actual de contenidos digitales divide opiniones y deja en el aire muchas cosas para reflexionar.

Es imposible, por ejemplo, subir al transporte público en una ciudad y no reparar en que gran parte de los pasajeros cercanos ven videos musicales en YouTube, regalan un "me encanta" a videos de perritos tiernos en Facebook, contestan mensajes de WhatsApp o hasta ven series de TV. Hay quienes también leen las noticias, hacen alguna consulta en sus buscadores y hasta alimentan discusiones en redes sociales sobre temas de actualidad.

Pero la realidad es contundente: las cifras revelan que lo que más se consume tiene que ver con temas de entretenimiento.

Esparcimiento viral

De acuerdo con el último reporte que la firma de medición de audiencias Comscore publica en conjunto con el diario El Economista, entre los diez primeros medios digitales más leídos en enero del 2018 se encuentran ocho empresas informativas, mientras que dos están más orientadas al entretenimiento.

Sin embargo, esto podría ser engañoso, pues ello no toma en cuenta el tipo de contenido consumido en dichas plataformas. Aunque la mayoría de ellas son informativas, al menos las primeras posiciones han sobresalido gracias al tráfico que genera el contenido de entretenimiento.

A eso habría que sumar el uso extensivo de redes sociales para recreación. Según el Estudio de consumo de medios y dispositivos entre internautas mexicanos, realizado por el Interactive Advertising Bureau (IAB) —la asociación, que agrupa a las empresas de la publicidad interactiva de los principales mercados del mundo— 60 por ciento de la población usa internet, 78 por ciento de los entrevistados ocupa redes sociales y el 70 por ciento comparte videos, ya sea de Facebook o de YouTube.

También muestra que los internautas usan cotidianamente un promedio de ocho redes sociales, y que las más socorridas fueron Facebook (92 por ciento), YouTube (79 por ciento), Google+ (42 por ciento), así como Instagram y Twitter (ambas con 40 por ciento).

Sólo como dos datos curiosos al respecto, cabe mencionar que dicho estudio también encontró que los millennials (18 a 34 años) con hijos son los que más comparten videos en internet (81 por ciento), así como que la generación Z (13 a 17 años) no puede salir de su casa sin sus dispositivos móviles. Y si los olvida regresa por ellos (55 por ciento).

¿Por qué nos entretenemos tanto?

Como el tema nos pareció intrigante, contactamos a especialistas que nos pudieran hablar un poco acerca del fenómeno.

De acuerdo con el Doctor Ricardo Trujillo, de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), esto podría tener tres posibles causas.

Una de ellas es que, según dice, somos seres movidos por la estética visual, aunque no seamos tan conscientes de ello; otra, que tendemos a buscarnos mil distractores en los cuales ocupar la mente, antes de hacer "cosas verdaderamente importantes".

De igual forma, Trujillo dice que el contexto de violencia y hartazgo social también contribuye a que las personas busquen pensar en todo, menos en lo crítica que pudiera ser la situación del país y del mundo.

A su vez, el Doctor Rogelio Flores, especialista en Psicología Social, de la misma casa de estudios, cree que la razón principal se circunscribe al ámbito del mercado.

"Vivimos en una sociedad que particularmente ofrece productos superfluos y espectaculares, porque la diversión vende. Y eso lo saben las empresas de medios".

En opinión del especialista, este tipo de contenidos no son más que elementos evasivos para poder enfrentar la realidad, y que nos ayudan a oxigenarnos un poco de toda la desgracia que ocurre en el mundo.

En defensa de las historias

Pero también hay quienes defienden la postura de que las cosas están cambiando y que hay un sector cada vez más pujante de audiencias que empieza a dejar de leer o ver únicamente entretenimiento, para poner mayor atención y tiempo a contenidos más investigados y escritos con esmero.

Mael Vallejo es director de contenidos de la plataforma digital de la revista Chilango y está convencido de que lo que demuestran los estudios recientes es que los cibernautas comienzan a privilegiar historias más profundas, "no virales", y de temas que les parecen cercanos. Y eso, dice, es una gran y alentadora noticia.

También considera que la labor de los periodistas es importante, pues deben ser sensibles a las necesidades y condiciones en que se pueden encontrar sus lectores. Y ello implica muchas veces hacer contenidos cortos; pero éstos se pueden hacer perfectamente sin descuidar la profesionalidad.

El contenido digital seguirá siendo el pan de cada día de esta generación. Y seguramente también de las futuras. El Doctor Rogelio Flores cree que será interesante atestiguar cómo es que las tendencias se van acomodando con el tiempo.

Sin embargo, dice que hay algo que no puede dejarse de lado por ningún motivo: "Es innegable que en estos tiempos la sociedad ha perdido la capacidad de reflexión y de contemplación. Y no es algo exclusivo de México, también ocurre a nivel global", dice.

Publicado originalmente en VICE.com