Una edificación que traga toda la luz y simula nuestro lugar en el espacio.

Con la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur se ha encontrado un contraste obvio entre las planicies blancas de la nieve en Pyeongchang y un pabellón que se encuentra pintado completamente de negro con Vantablack, un material que absorbe casi el 100% de la luz.

El edificio efímero fue diseñado por el arquitecto británico Asif Khan, quien siguió el concepto de agujero negro, ángulos y simetría.

Los químicos que se emplearon para darle esa potencia y tonalidad negra fueron los mismos que Anish Kapoor registró como propios al darse cuenta de los efectos perceptivos que causaba en sus esculturas.

El diseño de Asif Khan contiene miles de agujeros pequeños en las paredes por los que pasan rayos de luz para simular las estrellas desde nuestra posición en la Tierra. Por el interior se crea la ilusión de estar flotando en el espacio mientras caminas por el edificio.

Publicada originalmente por VICE.com