Si escarbas un poco en las categorías inferiores encontrarás la fórmula secreta para ganar más dinero.

El universo de las apuestas crece a velocidades vertiginosas y, consecuentemente, las casas de apuestas siguen encontrando nuevos mercados para expandir las opciones de los jugadores. Tengo un colega que apuesta mucho en la NBA, pero que de vez en cuando pica algo en la segunda división de la liga japonesa de fútbol o que mete 10 euros a ver si suena la flauta en un partido de cricket entre India e Inglaterra.

El abanico de posibilidades es fascinante e inagotable. Las apuestas en deportes desconocidos, categorías inferiores o disciplinas famosas en países de los que nunca habías oído hablar es una tendencia que atrae tanto por la aparente locura y el principio de ludopatía que esconden como por el sorprendente rendimiento que muchos apostadores sacan de ello.

Como todo en la vida, siempre hay dos maneras —como mínimo— de encarar este tipo de apuestas. Hay un primer grupo de personas que son como mi colega, que meten la pasta sin usar el coco (y acostumbran a dejar su cuenta de ahorros seca); el segundo, el de los tipos que se leen periódicos locales de Suiza, China o Nueva Zelanda para meter cinco duros a un partido random y convertirlos en 100 euros, es el que nos interesa hoy.

Hay que tener confianza en tus conocimientos de la tercera división para meter 500 euros a un partido. Captura de pantalla cedida por Juan Gayá
Hay que tener confianza en tus conocimientos de la tercera división para meter 500 euros a un partido. Captura de pantalla cedida por Juan Gayá

"Esta misma mañana se podía apostar a cuantos córners habría en la liga sub-21 de Vietnam", explica a VICE @Tipster_Reto, un sevillano que vive de las apuestas deportivas y al que llamaremos Paco*. ¿Por qué metería alguien pasta a los saques de esquina en una liga de mala muerte del sudeste asiático? "En grandes ligas hay más liquidez, pero es más difícil competir con las casas de apuestas, en ligas de menor categoría o en mercados secundarios se equipara un poco la balanza".

Es una respuesta razonable y, visto el éxito de los tipsters especializados en divisiones menores de fútbol, será que realmente funciona.

“En grandes ligas hay más liquidez, pero es más difícil competir con las casas de apuestas” — Tipster Reto

"En primera división la persona que pone las cuotas seguro que es una de los mejores de España. En tercera, al ser un mercado tan específico, la persona no puede saber más que tú", asegura a VICE Juan Gayá, que se define como el tipster más seguido de toda Europa.

No todo es fútbol en este submundo de las apuestas deportivas. Otro circuito que tira mucho es el ITF, que vendría a ser lo que está por detrás de la ATP, la WTA y los Challengers en el tenis profesional. "Es más fácil ganar dinero en el ITF ya que es más fácil obtener buenos resultados, y como aumentas tu índice de acierto también lo hacen tus ganancias", afirma Adrián a.k.a @TobilloFinoITF.

El secreto, según parece, está en el conocimiento. "Soy un enfermo del fútbol que he trabajado 15 años en categorías inferiores del fútbol balear, lo que me permite tener muchísima información de primera mano. Con eso tengo una ventaja sobre las casas de apuestas", asegura Gayá, que presume de tener una agenda con más de 300 contactos de jugadores —en total hay unos 500— del grupo 11 de la tercera división. "Cuando juega un equipo en las Baleares me informo de cómo han venido, a qué hora, si el agua estaba movida… Todo esto es lo que te da ventaja".

Como dice el cliché, la información es poder. "En un partido de otro país, la mitad del equipo tenía boda de uno de los jugadores, iban al encuentro con pocos del primer equipo y muchos juveniles, algo que las casas de apuestas puede que sepan o conozcan más tarde que tú. Estas cosas no ocurren las grandes ligas", ahonda Paco. Otra ventaja para los apostadores es la cantidad inabarcable de opciones que deben cubrir las casas de apuestas.

“En primera división la persona que pone las cuotas seguro que es una de los mejores de España. En tercera, al ser un mercado tan específico, la persona no puede saber más que tú” — Juan Gayá, tipster

En el caso del tenis, a modo de ejemplo, solo se disputan una media de tres o cuatro torneos de máximo nivel a la semana. Donde hay realmente una burrada de partidos y variables es en el circuito ITF. "Esta semana hay 15 torneos masculinos y 11 femeninos con sus correspondientes partidos de dobles. Teniendo en cuenta la gran cantidad de partidos y el nivel 'amateur' de los mismos, la gestión es mucho más difícil y puedes encontrar errores en las cuotas o un menor estudio de las mismas. Este desconocimiento hace que sea un mercado más rentable", apunta Adrián.

Cualquier evento y cualquier variable son susceptibles de apuestas. Acertar ya es otra cosa.

En las ligas menos conocidas es donde los corredores de apuestas asumen más riesgos, reconoce a VICE un exresponsable de marketing de una importante casa de apuestas: "El trader está en su despacho en Gibraltar, Londres o Madrid y no llega a informaciones detalladas. Imagina que tienes un primo que juega en tercera, pues él sabrá mucho mejor si fulanito tiene exámenes o menganito arrastra molestias del entrenamiento".

La mayoría de tipsters consultados han tenido problemas cuando han sacado una buena tajada gracias a sus conocimientos de mercados pequeños

El trader es la figura que define las cuotas, y lo hace de la misma manera que un tipster. Se analizan al máximo todas las variables, que evidentemente son más accesibles en primeras divisiones y deportes mayoritarios, y se establecen cuotas que no son más que un reflejo de las probabilidades que algo ocurra. "Un 50% equivaldría a una cuota de dos euros, por ejemplo. Después, las casas de apuestas recortan entre el 8 y el 20% de esa primera estimación para asegurarse de que siempre ganan", asegura el experto consultado, que afirma que han llegado a medir la menstruación de las tenistas.

El sistema de juego online permite que existan los ganadores hasta cierto punto. La mayoría de tipsters consultados han tenido problemas cuando han sacado una buena tajada gracias a sus conocimientos de mercados pequeños. A Juan le han cerrado cuentas en más de una decena de casas de apuestas, y al resto les han limitado las cantidades máximas e incluso les han cambiado cuotas ya cerradas una vez han ganado a los bookies.

Algunas casas de apuestas se salvan el culo aprobando parcialmente las apuestas grandes en competiciones pequeñas. Imagen cedida por @Tipster_Reto
Algunas casas de apuestas se salvan el culo aprobando parcialmente las apuestas grandes en competiciones pequeñas. Imagen cedida por @Tipster_Reto

Este juego sucio no quita que la rentabilidad sea mayor que en las grandes ligas, pero si que limita mucho el total de las ganancias si no se gestionan bien los límites que los corredores definen. "Hay que ser conscientes de que si ganamos mucho nos limitarán o expulsarán sin ningún tipo de reparo", asegura Adrián. "En cuanto ganas durante un par de semanas o un mes empiezan a limitarte, por ejemplo el otro día solo me dejaron apostar tres euros a un partido, hoy mismo solo 24… Cuando a las casas de apuestas no les interesas te van echando poco a poco", concuerda Paco.

En primera división, al ser un mercado más líquido, podrán meter mucho más dinero a un partido. En otras disciplinas, los márgenes que se dan las empresas son más grandes, y es que si permiten este tipo de apuestas no es porque sean idiotas, sino porque saben que por mucho que tú ganes, ellos siempre acaban ganando más.

Si te sobran muchas horas y no tienes nada mejor que hacer, podrías encontrar una mina de oro

"Un tipster es una excepción que te da un beneficio al final de mes que quizás sea superior a los intereses bancarios, pero tampoco obra milagros ni es infalible", explica el excorredor de apuestas. "Además, en España no somos mucho de seguir todo lo que dice otro tío a pies puntillas". Con que te desvíes un poco de las recomendaciones de tu tipster de cartelera andas jodido, pero en el fondo estamos condenados por naturaleza.

El principal escollo para entrar en este mercado de apuestas rarunas es el conocimiento, así que sin pagar por un servicio premium te será complicado emular a los expertos. Eso sí, si te sobran muchas horas y no tienes nada mejor que hacer, podrías encontrar una mina de oro en la segunda regional de Suecia o en un partido de dobles en Venezuela. Mucha suerte con la búsqueda.

Publicado originamente en VICE.com