Cómo es que te enamore un seductor profesional

Por Gabby Bess; traducido por Daniela Silva

La artista Angela Washko indagó profundamente en la comunidad de seductores profesionales para crear un videojuego de inmersión que le permite a sus jugadores interactuar con "gurús de la seducción" desde una distancia segura.

Es viernes por la noche. Después de un largo día de trabajo, me dirijo a un bar de LA para tomar algo con una amiga. Llego y el lugar está llenísimo, y no la veo por ningún lado. Sin embargo, al parecer sobran hombres raros que me quieren hablar.

Un tipo se me acerca agresivamente, agarrándome de inmediato del brazo en un aparente intento de darme vuelta, por alguna razón. Confundida y desorientada, acepto. Se presenta como Julien y exige saber mi nombre y a qué me dedico. Para este punto, trato de entretenerlo y lo único que quiero es encontrar a mi amiga. Intento hacérselo saber, pero no le importa y trata de obligarme a ir a otra parte del bar con él. "Te amo. Vamos. Por aquí", dice. "¡Dos minutos! ¡Sólo dos minutos!"

Desconcertada, dudo, y él lo toma como una señal de que ahora sería un buen momento para abrazarme. Mi cuerpo se tensa y él me ladra: "¿Cuál es tu problema?" Esta vez, le digo explícitamente, que se vaya al diablo y él se aleja. Desafortunadamente, hay todo un grupo de hombres de donde vino a recrear una versión de la misma forma de seducción.

Sin embargo, por fortuna, no estoy en un bar en Los Ángeles, rodeada de "seductores profesionales" autoproclamados. Sólo estoy jugando un videojuego en mi laptop. The Game: The Game, diseñado y desarrollado por la artista Angela Washko y que ahora se puede jugar en el Museum of the Moving Image, es un simulador de citas que captura cómo sería interactuar con los llamados expertos en el campo de lograr que las mujeres se acuesten con ellos. Piensa en Dream Daddy, pero con hombres horribles y un soundtrack inquietante de Xiu Xiu. Estos hombres han desarrollado sistemas completos para mecanizar el acto de "seducción", y evangelizan y venden sus métodos a otros hombres que desean mejorar su vida amorosa.

Washko compró todos los "cursos", libros y guías disponibles de las figuras más destacadas de la comunidad con el financiamiento de donaciones, para crear The Game: The Game y permitir que los jugadores tengan una experiencia con un seductor profesional, desde una distancia segura. Prepárate para un juego donde tu puedes escoger tu propia aventura, el juego selecciona su texto y personajes directamente de estos materiales. Por ejemplo, Washko dice que ella diseñó el juego para que Julien, el chico con el que hablé primero en el bar, establezca los mismos comportamientos y líneas que promueve Julien Blanc, quien tiene prohibido ingresar a varios países.

En la apertura de su exposición, Washko proyectó un clip de uno de los videos "instructivos" de Julien. El video, filmado con una cámara oculta, muestra a Blanc arrinconando a una mujer aparentemente muy borracha afuera de un club, tratando de que se vaya a casa con él. En un momento del video, él la respalda en un rincón literal y la besa mientras protesta mansamente. Él le llama a eso un ligue exitoso. El "estilo" de Julien es agresivo, fuerte y persistente, a menos que la respuesta sea agresiva. Julien vende su plan de estudios a través de su empresa Real Social Dynamics, un programa de varios DVD llamado Pimp, por más de $497 USD ($9,300 pesos), si quieres la edición "diamante".

Hay seis artistas que puedes encontrar en el juego, como Daryush Valizadeh, mejor conocido como Roosh V. (y que en T he Game: The Game se llama Luke, otro seudónimo suyo). Valizadeh es quizás el seductor profesional más famoso del mundo, conocido por escribir artículos como: " Street Harassment Is a Myth Invented by Socially Retarded White Women". Otras opciones incluyen a Neil Strauss, probablemente el predecesor de Valizadeh y Blanc, quien escribió The Game, el libro, así como algunos mea culpas para The Game, y Erik Von Markovik, que se hace llamar "Mystery" y que una vez fue tan famoso que tuvo un show en Vh1. (Al final de la línea narrativa de Markovik, intenta hacerte entrar en su cuarto para que veas como se ve su casa en Google Earth).

Para Washko, era importante incluir el consentimiento en el juego. "No me gustaría forzar a nadie a pasar por las experiencias que puede tener en este juego, las cuales serían muy traumatizantes en persona", me dice Washko en una entrevista telefónica. Cuando uno de los seductores profesionales se te acerca, uno puede elegir, en cierta medida, fomentar la interacción (ya sea con entusiasmo o de mala gana) o decirle al hombre que se vaya "a la basura". Las respuestas negativas pero pasivas no siempre harán que el seductor profesional te deje en paz.

El proyecto surgió de la investigación de Washko y de su experiencia propia con la llamada comunidad de seducción. Al principio, se encontró con ellos a través de su proyecto en 2012, The Council on Gender Sensitivity and Behavioral Awareness in World of Warcraft, donde se presentó como investigadora y sostuvo conversaciones con los jugadores de WoW sobre sus ideas sobre el feminismo. Muchas veces, como mujer que ha jugado WoW, ha pensado que ese espacio es más como un club de niños misóginos, y a través del Consejo buscó comprender la dinámica de la comunidad en su mayoría masculina. Muchas de las personas con las que habló eran activas en lo que pronto descubriría que era la "manosphere", una comunidad en línea que ahora abarca a los activistas de los derechos de los hombres, así como a los seductores profesionales.

Esto la llevó a descubrir a Valizadeh y a su próximo proyecto BANGED, que comenzó con la intención de amplificar las historias de las mujeres con las que el infame entrenador de seducción se jactó de tener sexo en su serie de libros "Bang". Los libros están escritos como "guías de cómo hacer" para "estar" con mujeres en diferentes países y ciudades. Se imaginaba que los recuerdos que tenían las mujeres sobre sus encuentros con Valizadeh serían diferentes a los de él. Su proyecto culminó en una entrevista de dos horas con el propio Valizadeh, cuyo lanzamiento desencadenó una campaña de acoso contra Washko. Debido a esto, finalmente decidió no publicar las historias de las mujeres que tuvieron encuentros sexuales con él.

The Game: The Game tiene como objetivo exponer a la comunidad de la seducción de una manera diferente. Después de publicar su entrevista con Valizadeh, algunos hombres de la comunidad se acercaron a Washko para argumentar que el seductor profesional estaba en el extremo del espectro. Washko luego se dispuso a echar un vistazo más profundo a varios seductores profesionales prominentes y a su atractivo.

"Las conversaciones que tuve con algunos de los miembros de la comunidad que no son gurús de la seducción, o lo que sea, realmente fundamentaron a The Game: The Game y a mi decisión de terminar estudiando las prácticas de estos otros entrenadores muy de cerca", dice Washko. "Porque en ese momento, después de trabajar con Roosh V, estaba lista para terminar".

Washko descubrió que había diferencias de estilo notables entre los practicantes. "Roosh V. era sólo una parte de una imagen mucho más grande. Para mí, es importante mostrar un rango amplio", dijo.

Ella nota la diferencia entre las prácticas de Valizadeh de Strauss y de Markovik. "Se trata de la diferencia entre las cosas que son estructurales y las que son transparentes", dice Washko. "Roosh V. es muy transparente sobre la política detrás de lo que hace. Para él, hay un vínculo explícito entre los movimientos progresivos y el impacto que tiene en su seducción", dice Washko, refiriéndose a la culpa explícita que Valizadeh pone al feminismo para empoderar a las mujeres hasta el punto en que no necesitan a los hombres, y por lo tanto, la razón por la cual los hombres necesitan un juego para atacarlas. (Lo dice de manera más cruda en su blog).

"El resto está menos interesado en hacer esa conexión, por eso terminan siendo estructuralmente más misóginos", continúa Washko, y explica que en cambio ellos enmarcan sus métodos de seducción como autoayuda de manera más estricta. Otro entrenador de seducción que puedes encontrar en el juego es Ross Jefferies quien asegura que él le enseña a los hombres a seducir a las mujeres "sin involucrar estás cuatro palabras: intimidar, comprar, mendigar y beber" y se ha rebelado en contra del "lado oscuro" de la comunidad. Sin embargo, a medida que el juego se desenvuelve, sus avances y tácticas parecen similares a los del lado receptor.

No obstante, Washko dice que estas distinciones en la intención pueden dar a conocer la razón por la que estos seductores profesionales se han vuelto tan populares entre ciertos hombres. "El blanco de estos entrenadores de seducción son hombres que, por cualquier razón, son socialmente ineptos y desfavorecidos en el ámbito de las citas y están tratando desesperadamente de encontrar la forma de comunicarse con las mujeres", dice. "Estos seductores profesionales realmente tienen el monopolio de la atención de estos hombres porque les brindan respuestas".

De hecho, hay otras respuestas que definitivamente son necesarias. En los años transcurridos desde que The Game se publicó en 2005, el mismo Strauss se alejó de la comunidad y la llamó "una triste manera de vivir". En su extremo, la comunidad de la seducción no sólo es "triste", sino peligrosa: Elliot Rodger, de 22 años, que en algún momento fue un participante activo en la comunidad, asesinó a seis personas en Isla Vista, California, dejando atrás un manifiesto virulento en el que arremetió contra las mujeres por no querer acostarse con él. Además, muchos de los hombres descontentos de la manosphere se han abierto paso en la derecha alternativa, ayudando a llevar a Trump a la Casa Blanca en una ola misógina y racista.

La comunidad de seductores profesionales no existe en el vacío. Su libro de tácticas no es algo nuevo; simplemente refleja las actitudes culturales dominantes sobre el sexo: que es, como la Dra. Vera Gray, una investigadora de violencia sexual, le dijo anteriormente a Broadly, "algo que se le hace a las mujeres". Una sección de uno de los libros "Bang" de Valizadeh, que Washko señala en su entrevista con él, se titula: If You Don't Feel Like a Creep You're Not Pushing Hard Enough. Entre otros consejos, esta sección le dice al lector que "se mueva rápido" cuando se trate de ligar para tener sexo y "si ella se resiste, tómate un descanso y empieza de nuevo. Haz que se rinda, hasta estar con ella…"

Dudo que Aziz Ansari sea un acólito de la manosphere, pero los detalles de las recientes acusaciones en su contra reflejan misteriosamente esta táctica de seductor profesional, mostrando lo omnipresentes que son estas creencias. Al contarle su historia al sitio web Babe, una mujer con seudónimo Grace dijo que Ansari se apresuró a llevarla a su casa después de cenar y "las cosas se intensificaron muy rápido". Después de que ella expresó que no quería tener relaciones sexuales esa noche, pero que tal vez la próxima vez. Después, afirmó que Ansari dijo: "Bueno, si te sirvo otra copa de vino ahorita, ¿contaría como nuestra segunda cita?"

Jugar The Game: The Game le puede recordar a cualquier mujer algo triste que les haya pasado en una salida. Los hombres no necesitan pagar cientos de pesos para aprender a ver a las mujeres como un medio para un fin o insistir persistentemente y agresivamente con alguien incluso después de expresar su renuencia; esa información se disemina libremente en nuestra cultura.

"Algo de lo que me di cuenta enseguida, cuando se lanzó [una versión anterior] de The Game: The Game, fue la cantidad de hombres afectados", dice Washko. "Los hombres que lo juegan tienen la experiencia de que les invadan su espacio constantemente y de que se les exija responderle a estas personas. Espero que esto haga que la experiencia sea un poco más real para los hombres en general y también los haga responsables de las cosas que hacen accidentalmente y que se superponen con cosas que son estrategias empleadas por estas comunidades".

Publicado originalmente en VICE.com

TE PUEDE INTERESAR