Están Rey y Luke, Kylo y sus problemas para controlar la ira, un puñado de batallas espaciales y una gloriosa toma de la difunta Carrie Fisher.

Hace poco se lanzó el esperadísimo tráiler de Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi y y ahora sabemos que Rian Johnson, director de la cinta, no bromeaba cuando decía que era muy bueno.

En el avance aparecen Rey y Luke entrenando en Ahch-To; Kylo esforzándose por controlar sus accesos de cólera; Finn y Captain Phasma enfrentándose en combate; un puñado de jugosas batallas de naves y una gloriosa toma de unos pocos segundos de Carrie Fisher.

Pero además de todo esto, el tráiler parece sugerir la aparición de un nuevo arco narrativo: la posible caída de Rey en el Lado Oscuro. Es cierto que cabría la posibilidad de que se hubiera editado el tráiler para llevar a engaño; en caso contrario, podríamos ver a la joven acurrucada con el Líder Supremo Snoke antes de que termine la trilogía.

Hay mucho material condensado en solo dos minutos y medio, mucho que desgranar durante los próximos dos meses, hasta que la película llegue a la gran pantalla. Por el momento, aquí os ofrecemos un breve análisis de lo más destacado.

El poder de la Fuerza de Rey ha acojonado a Luke

No parece que las sesiones de entrenamiento vayan muy bien. Rey va consolidando su técnica con el sable de luz demuestra que la Fuerza se manifiesta muy intensamente en su interior, hasta el punto de que esa muestra de poder asusta al mismísimo Luke.

"Solo había visto esta fuerza pura una vez", dice, supuestamente refiriéndose a su sobrino, Kylo Ren, "y no me asustó lo suficiente".

Por la expresión de Luke, deducimos que teme que Rey siga los mismos pasos de Kylo. Luego vemos a Luke alejarse y dejar a Rey atrás, agarrada al borde de un precipicio, mirándolo furibunda.

Por fin vemos a Snoke en persona

La única vez que el Líder Supremo Snoke hizo su aparición, en El despertar de la Fuerza, lo hizo como un gigantesco holograma azul. Ahora finalmente podemos verlo en carne y hueso y apreciar su increíble palidez, que compite con la de Palpatine. A ambos les iría bien pasar una temporada dorando la piel bajo los dos soles de Tatooine. Luego están sus ojos: no sabemos si tiene problemas con la percepción de la profundidad o esa mirada alberga un gran poder de la Fuerza Oscura.

En el avance, Snoke parece estar estrangulando a Rey con la Fuerza mientras le dice "Cumple con tu destino", frase que ya habíamos oído antes de boca del Emperador, cuando este intentaba arrastrar a Luke al Lado Oscuro en El retorno del Jedi. Sin duda, el paralelismo es intencionado.

¡Porgs!

Los porgs son el equivalente de los minions en el universo de Star Wars. Estos ewoks-pájaro poseen enormes ojos y está claro que su único propósito es servir como pretexto para una nueva línea de peluches. Ve acostumbrándote a esos grititos, porque vas a oírlo cada vez que tu sobrino le dé un achuchón a su porg de peluche que le regalen por Navidad.

Kylo no es capaz de apretar el botón de disparo

Kylo Ren sigue siendo el que parte el bacalao en la Primera Orden, supervisando la construcción de una flota de AT-AT y dirigiendo un ataque contra la Resistencia en su Silenciador TIE. Sin embargo, parece que sigue debatiéndose entre el Lado Oscuro y el Luminoso, como se aprecia en la escena en la que fija el objetivo de un disparo para acabar con su madre, Leia, pero no parece ser capaz de apretar el botón de disparo.

A continuación, Rey dice estar buscando a alguien que le muestre su "lugar en todo esto" y aparece Kylo tendiéndole la mano. ¿Podrían acabar Rey y Kylo uniendo sus fuerzas y flirteando con ambos lados de la Fuerza, como una especie de pareja de Jedi grises?

Quien diga que esto no es un Pokémon miente

¡Hazte con todos!

Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi se estrena el 15 de diciembre.

Publicado originalmente en VICE.com