Por qué los médicos creen que debes mantener esta ITS en secreto.

Después de que Kate diera negativo en el test de infecciones de transmisión sexual y empezara a usar un DIU, le dijo a su novio que ya no necesitaban usar condones, imaginando que la idea le encantaría. Pero para sorpresa de Kate, su novio se mostró aterrorizado ante la perspectiva de dejar de usar la goma. Finalmente le confesó que tenía herpes. "Estaba estresado", dice Kate. "Estoy segura de que pensó que sería el final de la relación".

Su reacción puede justificarse por la reacción que genera este tipo de noticias. Una enfermedad que está asociada con la promiscuidad y una higiene descuidada no es algo divertido que contarle a tu pareja. Pero el herpes no tiene que ver realmente con ninguna de esas cosas; y de hecho es tan poco nocivo que a menudo es ignorado por los médicos. Aunque es una enfermedad incurable e infecciosa, solo causa úlceras en la boca —por lo general si es del tipo HSV1— o en los genitales —si es del tipo HSV1 o 2— a una pequeña porción de la población. El HSV1 está presente en al menos cuatro de cada cinco personas y el HSV2 en una de cada cinco, aunque al menos el 80 por ciento no sabrá que lo tiene, según datos de herpes.org.nz. ¿Entonces no es nada del otro mundo? Bueno, no. O por lo menos, no médicamente.

Es un asunto delicado bajo el punto de vista social. El estigma del herpes es mucho peor que la realidad física y muchos expertos piensan que esta es la peor parte de la enfermedad. Cuando Jacob se lo contó a su pareja, su reacción fue extrema. "Practicamos sexo solo tres veces durante todo ese año y luego rompimos", me contó. "Me planteé seriamente el celibato". Si tomamos en cuenta cuántos de nosotros somos portadores, es irónico que estigmaticemos nuestra propia enfermedad.

Tara Swadi, microbióloga y bloguera en Get Learned, describe el herpes como una enfermedad "común, no tan importante y fácil de tratar", y sin embargo, para las personas con herpes, una de sus mayores cargas es la necesidad de confesárselo a una nueva pareja.

El estigma del herpes es mucho peor que la realidad física y muchos expertos piensan que esta es la peor parte de la enfermedad

Al igual que con todas las ITS, debes contárselo a tu pareja antes de que tus partes se acerquen a las suyas, y a menudo el intento de ocultarlo, como en el caso de Kate, puede causar problemas en una relación. Para ella, superar el hecho de que su pareja le había ocultado una enfermedad fue peor que la enfermedad en sí. Pero incluso con esta revelación, hay algunos problemas adicionales. En primer lugar, es muy difícil protegerse contra el herpes, ya que los condones no cubren necesariamente las áreas afectadas; dos, incluso las áreas que parecen saludables pueden liberar células cutáneas que contienen una versión activa del virus el 15 por ciento de las veces; y tres, es probable que la otra persona la tenga o haya estado en contacto con la enfermedad previamente. Entonces, ¿por qué nos molestamos en revelar que somos portadores?

Algunos de nosotros no lo hacemos, pero es probablemente porque no sabemos que lo tenemos. La enfermedad no causa problemas graves de salud, así que no se realizan pruebas a menos que haya síntomas visibles. Un análisis común de ITS puede detectar muchas enfermedades, pero no el herpes.

La enfermedad no causa problemas graves de salud, así que no se realizan pruebas a menos que haya síntomas visibles

Cuando pregunté por qué el herpes no figuraba en el examen médico de ITS, básicamente me aconsejaron que dejara las cosas como estaban. Si solicitara un análisis de sangre para buscar anticuerpos del HSV1 o HSV2, quedaría agobiado con la revelación incluso si el virus solo estaba presente debido a las úlceras. Mi médico me dijo esencialmente que me quedara con el beneficio de la duda.

Cuando le pregunté a Tara cómo se sentiría si su pareja le dijera que tiene herpes, se encogió de hombros. "Las llagas abiertas no son particularmente morbosas, pero no es un gran problema". Aunque la mayoría de las personas están infectadas con HSV1 o 2, solo un 5 por ciento tiene la mala suerte de saberlo. Lo saben porque presentan síntomas, por lo general sarpullidos o úlceras abiertas, al igual que el herpes labial, pero en o alrededor de sus genitales. El resto de nosotros, bueno, simplemente vivimos en una ignorancia dichosa.

Esta ignorancia es algo que no inquieta a la comunidad médica, pero tampoco ayuda a las personas que saben que tienen herpes. El beneficio de la duda que mi médico quería preservar es algo que ya no posee el novio de Kate, y algo que Kate probablemente también haya perdido. Ahora solo se enfrentan a la ignorancia de otras personas.

Publicado originalmente en VICE.com