El régimen de Irán planea el envío a Venezuela de su mayor flota de petroleros hasta la fecha

Este nuevo acercamiento es otra señal de la estrecha relación que une a la República Islámica con la dictadura chavista, cuando ni siquiera Rusia y China se atreven a desafiar las sanciones internacionales

Trabajadores de la petrolera estatal Pdvsa con banderas iraníes y venezolanas saludan durante la llegada del buque cisterna iraní "Fortune" a la refinería El Palito en Puerto Cabello, Venezuela. Miraflores Palace/Handout via REUTERS ATTENTION. Archivo
Trabajadores de la petrolera estatal Pdvsa con banderas iraníes y venezolanas saludan durante la llegada del buque cisterna iraní "Fortune" a la refinería El Palito en Puerto Cabello, Venezuela. Miraflores Palace/Handout via REUTERS ATTENTION. Archivo

Irán se dispone a enviar a Venezuela una flota de unos diez petroleros repletos de crudo, su mayor envío al país latinoamericano hasta la fecha.

Parte de la flota se ocupará también de exportar crudo venezolano una vez desembarque todo su cargamento, según informó Bloomberg.

De esta manera, el régimen de Nicolás Maduro profundiza su relación de apoyo con Irán en un momento en que ni siquiera Rusia y China se atreven a desafiar el bloqueo norteamericano a Venezuela, país que en su momento fue uno de los principales exportadores de petróleo a Estados Unidos.

Esta nueva remesa tiene lugar en un momento en que las reservas de los últimos envíos iraníes, a principios de octubre, comienzan a agotarse. El último transporte involucró a solo tres cargueros iraníes, menos de la tercera parte de la composición total de la nueva flota.

Los cargueros suelen acercarse a Venezuela con su transpondedor apagado para evitar la localización por satélite. En otros casos, las autoridades iraníes han cambiado el nombre de los cargueros para dificultar su registro.

Amistad peligrosa

A fines de agosto pasado, Maduro reveló que Venezuela e Irán se estaban “ayudando” mutuamente. Lo cierto es que la relación entre ambos regímenes, hoy casi parias internacionales, es mucho más que una simple colaboración: Venezuela es la única puerta que le queda abierta a Teherán en Latinoamérica.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, es recibido por el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, antes de una reunión en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores en Caracas, Venezuela. REUTERS/Fausto Torrealba
El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, es recibido por el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, antes de una reunión en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores en Caracas, Venezuela. REUTERS/Fausto Torrealba

Décadas atrás, el régimen persa tenía otros accesos a la región, pero con los cambios de color político en el continente, en Brasil por ejemplo, la Venezuela chavista parece ser su mejor -y única- opción.

En este escenario donde ambos países quedaron prácticamente solos en el mundo, Teherán se consolida como uno de los principales apoyos de Maduro y ya se transformó en uno de sus principales socios comerciales en los sectores del combustible, la salud y ahora los alimentos.

Entre mayo y junio pasado, Irán envió cinco buques con 1,5 millones de litros de gasolina, en medio de una escasez agravada durante la pandemia de COVID-19 en la otrora potencia petrolera. Y a fines de julio pasado abrió el primer supermercado iraní en Caracas en un local expropiado a la cadena de hipermercados franco-colombiana Éxito.

La alianza entre Venezuela e Irán nació con Hugo Chávez. La estrecha relación que el fallecido presidente estableció con el régimen persa comenzó durante la Cumbre de Jefes de Estado de los Países Miembros de a Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) celebrada en Caracas en 2000.

Hugo Chaávez y Mahmoud Ahmadineyad (Reuters)
Hugo Chaávez y Mahmoud Ahmadineyad (Reuters)

Desde entonces y hasta poco antes de su muerte, el caudillo caribeño viajó varias veces a la República Islámica de Irán, y el entonces presidente Mahmud Ahmadinejad estuvo en Caracas al menos cinco veces. Durante este período se firmaron cientos de acuerdos bilaterales que abarcaban los sectores petroleros, químicos, inmobiliarios y automotriz.

Chávez decía que su alianza con Teherán era fundamental para su Gobierno e, incluso, llegó a regalarle a Ahmadinejad una réplica de la espada de Simón Bolivar. Todos los que recibían una de esas- el ruso Valdimir Putin y el sirio Bashar Al Assad, por ejemplo- fueron automáticamente considerados amigos de Miraflores.

Petróleo por oro

La Venezuela chavista, altamente dependiente de sus ingresos petroleros, ha visto cómo su producción ha caído a aproximadamente a una cuarta parte de su capacidad de 2008 y su economía ha sido devastada por seis años de recesión. Según datos de la OPEP, la producción en julio se situó por debajo de los 400.000 barriles diarios, un nivel equivalente al de 1934. Así, el bombeo de petróleo se encuentra en el peor nivel de los últimos 70 años.

En medio del desplome de la industria y de las sanciones de Estados Unidos, Venezuela, que solía refinar suficiente petróleo para sus propias necesidades, debió recurrir a aliados como Irán para aliviar una desesperada escasez de combustible. El régimen persa ha enviado varios barcos de gasolina este año a Venezuela para ayudar al chavismo a solventar esa escasez.

CON INFORMACIÓN DE EUROPA PRESS

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Petróleo, oro, misiles y terrorismo: alerta en la región por la peligrosa amistad entre el régimen de Maduro e Irán

Misiles y petróleo: el verdadero alcance de la alianza entre Maduro e Irán y por qué es importante para América Latina

Leopoldo López: “Este domingo, la dictadura de Nicolás Maduro va a cometer un fraude”