La petrolera estatal venezolana PDVSA aumentó este mes los envíos de combustible a Cuba, que sufre escasez de crudo debido a las sanciones más estrictas que está aplicando Estados Unidos, según fuentes y documentos de la compañía vistos por Reuters.

Seis buques, la mayoría propiedad de la unidad marítima de PDVSA, han exportado un promedio de 173.000 barriles por día (bpd) de crudo y combustible venezolano a Cuba en lo que va del mes, según datos de Refinitiv Eikon y documentos de PDVSA. En enero, las exportaciones de PDVSA a Cuba cayeron a su nivel más bajo desde mediados de 2019, a solo 56.600 bpd.

“Están saliendo más barcos a Cuba desde hace dos semanas”, dijo un supervisor naviero de un puerto de la costa occidental de Venezuela. “Van y vienen rapidísimo”, añadió.

Las sanciones impuestas en 2019 a PDVSA con el objetivo de derrocar a Nicolás Maduro han frenado los envíos de petróleo a la isla y han contribuido a la escasez intermitente de combustibles.

La crisis energética de Cuba golpeó este mes a su industria azucarera, con dos ingenios que interrumpieron las operaciones en la temporada alta de la cosecha. También ha provocado filas de más de una hora en estaciones de servicio, mientras el suministro en el extremo este del país está demorado.

No se ven autos en las calles. No hay transporte. Es la primera vez que se ve esto tan crítico aquí en Santiago”, dijo el taxista privado Fidel González, de 37 años, por teléfono desde Santiago de Cuba.

Foto de archivo. Un hombre repara un auto antiguo en una calle de La Habana. 26 de marzo de 2019. REUTERS/Phil Noble
Foto de archivo. Un hombre repara un auto antiguo en una calle de La Habana. 26 de marzo de 2019. REUTERS/Phil Noble

Las estaciones de servicio recibieron el miércoles algunos suministros por primera vez en una semana, añadió, aunque la gasolina duró pocas horas.

PDVSA y el régimen cubano no hicieron comentarios de inmediato, mientras el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que ha impuesto sanciones a empresas involucradas en el comercio de crudo entre La Habana y Caracas, se negó a referirse a cualquier investigación posible o pendiente, incluso para confirmar si existe.

Una escasez similar en septiembre llevó a PDVSA a enviar una flotilla con cargas de emergencia de combustible y otros productos refinados a Cuba. Sin embargo, la ayuda fue de corta duración ya que las sanciones recortaron la cantidad de barcos disponibles para transportar el petróleo de PDVSA a Cuba.

La Habana ha tratado de diversificar sus importaciones en las últimas semanas con buques que llegan desde Argentina, Argelia y Curazao, según los datos de Eikon.

Pero como los arribos han sido insuficientes, la isla parece priorizar la generación de energía sobre el suministro de combustible para motores y el combustible para clientes industriales, dijo el analista Jorge Piñón, de la Universidad de Texas, en Austin. No fue inmediatamente posible obtener datos sobre la producción nacional de combustible de Cuba.

“Todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre cómo manejan sus niveles de suministro e inventario de crudo y productos”, dijo Piñón. “Lo que está muy claro es su continua dependencia de Venezuela”, dijo.

Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel. Foto: REUTERS/Alexandre Meneghini
Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel. Foto: REUTERS/Alexandre Meneghini

Crisis económica más amplia

La crisis de combustible en Cuba afectó la semana pasada al sector turístico, una de las principales fuentes de divisas. Las agencias solo podían rentar autos con una cuota de combustible limitada que apenas era suficiente para desplazarse por La Habana, aunque la situación había vuelto a la normalidad el jueves.

"La vida se está volviendo más complicada aquí cada día", dijo Virginia Montes de Oca, tras esperar dos horas para llenar su tanque de gasolina. Todavía había una docena de autos delante de ella.

Durante el último año Cuba ha enfrentado una escasez generalizada, no solo de combustible, luego de que las sanciones de Estados Unidos agravaran una crisis de liquidez que comenzó con la disminución de la ayuda venezolana hace cuatro años.

De hecho, a principios de mes el régimen anunció que, debido a “serias limitaciones financieras”, no podrá satisfacer la demanda de productos de higiene en el país hasta el mes de abril.

El director general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Carlos Fernández de Cossío, dijo en Twitter que las sanciones de Washington eran "brutales e inmorales".

“No ocultan el objetivo deseado de castigar a toda la población para extraer concesiones políticas”, dijo. “Es un milagro que la situación no sea peor y que el país aún disfrute de la paz y la estabilidad”, señaló.

Washington acusa al gobierno cubano de brindar asistencia de seguridad para apuntalar a Maduro, a quien califica de “dictador”. Maduro sostiene que la administración de Donald Trump está tratando de controlar las enormes reservas de petróleo de Venezuela.

Con información de Reuters

Más sobre este tema: