Foto del presidente de Colombia, Ivan Duque, hablando durante una entrevista con Reuters en Cartagena. REUTERS/Javier Andres Rojas
Foto del presidente de Colombia, Ivan Duque, hablando durante una entrevista con Reuters en Cartagena. REUTERS/Javier Andres Rojas

El presidente colombiano Iván Duque rechazó este jueves el pedido del dictador Venezolano, Nicolás Maduro, de restablecer relaciones consulares entre los dos países. “Hay muy pocas garantías en Venezuela para la prestación de servicios consulares y otros servicios. Sencilla y llanamente por la constante violencia que hay por parte de la dictadura frente a muchos países que han marcado una línea de rechazo a ella”, expresó Duque al respecto.

La propuesta había sido realizada por Maduro esta semana, luego de que el lunes fuera capturada en Venezuela -en el estado Zulia- la ex senadora colombiana Aída Merlano, quien se encontraba prófuga de la Justicia de ese país desde octubre del año pasado. Y enfatizada cuando Duque solicitó ayuda con la extradición al presidente encargado Juan Guaidó, pese a que la ex congresista había sido detenida por fuerzas del régimen y se encuentra cautiva en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Estoy dispuesto a restablecer las relaciones a nivel consular para que tengamos relaciones consulares fluidas y todos estos temas se puedan llevar a través de los cónsules: Iván Duque, escúchame”, dijo Maduro en un acto en una industria de calzado en Caracas. Por todo ello, imploró a Colombia que haya una “reflexión” puesto que considera que se ha generado “un caos” y considera necesario una “gran rectificación”.

“Venezuela tiene conflictos políticos con todos los países de Europa y todos tienen embajador en Venezuela tienen cónsules y tenemos comunicación permanente con los cancilleres de Europa”, aseguró Maduro en un acto que tuvo lugar el miércoles.

Una publicación al respecto del dictador venezolano, Nicolás Maduro
Una publicación al respecto del dictador venezolano, Nicolás Maduro

No obstante, Duque se mantuvo firme en su decisión, y recordó a su vez que fue Maduro quien decidió cortar relaciones consulares en febrero de 2019. “Nosotros siempre hemos sido de la línea de mantener los servicios consulares. Así lo hicimos cuando empezó nuestro gobierno”, expresó. Y agregó: “Ahí hay una especie de esquizofrenia”.

Para no lidiar con Maduro, duque ha solicitado que Merlano sea deportada a través de los procedimientos de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol). “Nosotros hemos tenido comunicación a través de la Interpol para que se surtan los procedimientos de la Interpol y lo que debe acontecer en este caso es que en ese vínculo que viene protocolizando Interpol desde hace muchos años pueda ser deportada a Colombia para que sea procesada”, manifestó.

Agregó que no deben intentar “distraer las cosas”. Las “cosas son como son y el llamado es muy claro, el llamado que nosotros hemos hecho a través de los canales diplomáticos lo hacemos a través de quien hoy reconocemos como presidente de Venezuela”, dijo.

Guaidó, por su parte, indicó que dará toda la colaboración posible al gobierno colombiano en la extradición. En un comunicado, el Centro de Comunicación Nacional (CCN), expresó el compromiso de brindar “el marco jurídico e institucional necesario para facilitar el retorno de la ex congresista a su país”.

Sin embargo, el proceso podría llegar a empantanarse aún más, considerando que el fiscal general del régimen, Tarek William Saab, indicó que Merlano fue imputada en Venezuela por Usurpación de identidad, uso de documento falso y asociación para delinquir.

Merlano, quien cumplía una pena de 15 años de prisión por corrupción electoral, escapó en octubre de 2019 de la cárcel mientras se encontraba en una cita médica en Bogotá. Su huida tuvo características cinematográficas: después de pedir permiso tres meses antes, obtuvo una autorización para ir a una cita médica fuera de la cárcel El Buen Pastor de Bogotá. Su intención, aseguró, era asistir a un odontólogo en el Centro Médico de la Sabana, donde le iban a realizar un tratamiento estético.

El momento en el que Aída Merlano se fugó desde una clínica al norte de Bogotá

Merlano fue acompañada por uno de los guardias de la prisión, que la espero afuera del consultorio. Pasadas tres horas, el odontólogo que la atendió, identificado como Javier Cely Barajas, salió del consultorio y le dijo a la guardiana que la paciente había quedado dentro. Sin embargo, cuando la funcionaria de prisiones entró a buscarla la ex congresista no estaba.

Un video tomado ese día por una cámara de seguridad ubicada en una entrada del establecimiento de salud muestra una soga que toca el piso y de fondo transeúntes y vehículos en movimiento. Merlano se descuelga abruptamente y cae acostada ante la sorpresa de quienes pasan por el lugar.

Los sorprendidos transeúntes tratan de auxiliarla sin imaginarse el caso pero la política se pone en pie y camina hacia una motocicleta que la espera. Se sube y recibe un casco que le pasa el conductor, se lo pone y juntos emprenden la huida.

Más sobre este tema: