La SIP y la CIDH también condenaron la nueva "Ley contra el odio" impulsada por el régimen de Nicolás Maduro

El presidente venezolano Nicolás Maduro (Reuters)
El presidente venezolano Nicolás Maduro (Reuters)

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó la nueva "Ley contra el odio" aprobada en Venezuela al calificarla como ambigua y una coartada del presidente Nicolás Maduro para acabar con la ya debilitada libertad de expresión.

La iniciativa "criminaliza la disidencia y borra de raíz dos de los derechos más preciados en una democracia, la libertad de asociación y la libertad de expresión", aseguró el presidente de la SIP, Gustavo Mohme.

La SIP precisó que la ley castiga con penas hasta de 20 años de cárcel por incitación al odio, condición que se puede atribuir a manifestantes en la vía pública que protestan contra el Gobierno o que expresen críticas y opiniones en redes sociales y medios de comunicación.

"La novedad peligrosa de esta ley es que permite al Gobierno ensañarse contra los ciudadanos comunes que protestan o que se expresan en las redes sociales", manifestó Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP.

Los medios de comunicación son perseguidos por el régimen de Nicolás Maduro
Los medios de comunicación son perseguidos por el régimen de Nicolás Maduro

La CIDH considera "alarmante" la "ley contra el odio" 

El relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, considera alarmante la Ley contra el odio.

"Tendrá el efecto sistemático de inhibir la crítica al interior del país, porque todos los seres humanos tienen temores naturales de sufrir en un régimen sin garantías, es mucho más grave de lo que parece a primera vista", explicó el experto en una entrevista con EFE en Washington.

Estos son los comentarios preliminares de Lanza, relator desde 2014, mientras en la CIDH se está analizando el texto aprobado y se prepara desde hace meses un informe completo sobre la situación de derechos humanos en el país para antes de final de año.

"Llaman la atención las sanciones totalmente draconianas y desproporcionadas que establece la ley para quienes incurran en esas expresiones, penas de prisión de 10 o 20 años, algo que en derecho penal comparado podría incluso compararse a un asesinato o algo semejante", apuntó el experto.

El deterioro en Venezuela, señaló, "ha sido constante y progresivo" pero hasta ahora todavía "perduraban ciertas garantías para los periodistas y opositores porque había que cumplir con un tipo penal preciso y las sanciones eran excarcelables".

"Esto es absolutamente mucho más grave, porque son tipos penales absolutamente abiertos, se crean las condiciones para perseguir al enemigo interno y entrar a un Estado absolutamente totalitario", advirtió.

La Asamblea Nacional venezolana
La Asamblea Nacional venezolana
 

La Asamblea Nacional consideró que la ley promueve la división del país

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, rechazó la nueva ley aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente. "Esa ley es la ley del odio, no es para frenar el odio. Esa ley lo que promueve en Venezuela es el odio, la división y la destrucción de la libertad del país. Esa es una ley que lo que promueve simplemente es la intolerancia en Venezuela", dijo el presidente del Parlamento, el opositor Julio Borges.

En una rueda de prensa, Borges indicó que esta norma es absolutamente contraria a los valores de los venezolanos y afirmó que lo que busca es sembrar miedo en los medios de comunicación, los partidos políticos y a la sociedad en general.

El jefe del Legislativo dijo que "el Gobierno está absolutamente equivocado si (…) piensa que puede contener el sentimiento que hay en la población venezolana a través de la represión y del miedo". A su juicio, esta ley "lo que busca es callarle la boca al pueblo".

LEA MÁS:

Estados Unidos acusó al régimen de Nicolás Maduro de "suprimir la libertad de expresión" con su "ley contra el odio"

EEUU sancionó a más funcionarios chavistas: el nuevo listado incluye ministros y miembros del poder electoral

MAS NOTICIAS