Rusia respaldó la Constituyente del régimen de Nicolás Maduro y acusó a la oposición de "provocar enfrentamientos"

A la inversa de la mayoría de los países occidentales, el ministerio de Exteriores ruso apoyó la elección del último domingo y pidió a la comunidad internacional que abandone sus "planes destructivos"

Nicolás Maduro junto a su par ruso Vladimir Putin en un encuentro en marzo de este año (EFE)
Nicolás Maduro junto a su par ruso Vladimir Putin en un encuentro en marzo de este año (EFE)

El ministerio de exteriores de Rusia defendió este lunes la polémica Asamblea Constituyente promovida por el régimen de Nicolás Maduro y criticó a los países que dijeron que no van a reconocer su legitimidad.

"Esperamos que los representantes de la comunidad regional e internacional que tienen la intención de no reconocer los resultados ejerzan moderación y abandonen sus planes destructivos", dice un comunicado de esa cartera.

En el texto también se acusa a estos países de "fortalecer la presión económica sobre Caracas" y de profundizar la polarización.

Moscú defiende los números oficiales con respecto a una participación cercana al 41% del padrón o poco más de 8 millones de personas, números fuertemente discutidos por la oposición venezolana.

Las protestas y la represión en el día de la votación provocaron más muertes en un país aquejado por una violencia sin fin
Las protestas y la represión en el día de la votación provocaron más muertes en un país aquejado por una violencia sin fin

De esta manera, acusa a los líderes y ciudadanos que no simpatizan con el chavismo de "no responder a la convocatoria para participar en las elecciones" y de intentar "socavarlas, provocando enfrentamientos esporádicos que causaron víctimas".

"Es necesario superar la crisis que vive el país a través de medios políticos, del diálogo, de acuerdo a la legislación y sin interferencias externas", concluye.

El gobierno de Vladimir Putin se refirió así al Parlamento Europeo, Estados Unidos y muchos de los vecinos de Venezuela, incluyendo a Argentina, Colombia y Brasil, que han decidido no aceptar la legitimidad del proyecto chavista debido a la baja participación y las violaciones de proceso.

LEA MÁS: