"Solicité ante la CIDH medidas cautelares para proteger a todos los funcionarios que trabajamos en el @MPvenezolano", indicó la fiscal a través de la red social Twitter.

Ortega Díaz hizo esta solicitud días después de que la directora de delitos comunes del Ministerio Público (MP, Fiscalía), Marisela Lucena, informara de que la sede principal de esa institución, ubicada en Caracas, y sus funcionaros han sido "objeto de asedio" y recibido "amenazas" por parte de simpatizantes del oficialismo.

En esa oportunidad, la directora señaló que también hubo "robos y ataques contra dos funcionarios" tanto en Caracas como en el estado Aragua (norte).

Ortega Díaz resiste hace semanas a los embates del chavismo. La funcionaria, considerada oficialista hasta hace dos meses, decidió rebelarse contra el régimen de Nicolás Maduro. Fue ella la primera en denunciar la "ruptura del orden constitucional",  cuando la misma Corte que hoy la quiere desplazar intentó –sin éxito- anular el Parlamento.

Ella también denunció la brutal represión de estos últimos dos meses y desmontó la teoría de que Juan Pernalete, el estudiante muerto el 27 de abril en una marcha, había sido asesinado por los opositores y probó que perdió la vida por un disparo de bombas lacrimógenas de la Guardia Nacional Bolivariana.

Además, presentó dos recursos para frenar la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente que, a su entender, violan el derecho a voto de los Venezolanos.

Su accionar fue recibido por el chavismo como "una traición" y juraron venganza. Es que el oficialismo venezolano no tolera la rebelión de quien ha defendido de manera fervorosa la detención de Leopoldo López y de todos los presos políticos.

LEA MÁS: