(AFP)
(AFP)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, convocó este lunes a una Constituyente "popular y no de los partidos políticos" para redactar una nueva Carta Magna, cuyos integrantes serán 500. Algunos serán elegidos por municipios y otros propuestos por sectores sociales: productivos, empresariales, educación, entre otros.

El sistema, confuso, hace que algunos sean elegidos por el voto directo y otros no.  No habrá voto universal. 

El mandatario socialista anunció que entregará al Consejo Nacional Electoral (CNE) las bases del proceso.

"Va a ser una Constituyente electa con voto directo del pueblo para elegir a unos 500 constituyentistas: 200 ó 250 por la base de la clase obrera, las comunas, misiones, los movimientos sociales (…) Los movimientos de personas con discapacidad van a tener a sus constituyentes propios electos, los pensionados", detalló el presidente.

"Convoco al poder constituyente originario para lograr la paz que necesita el país, para derrotar el golpe fascista, una Constituyente ciudadana, no de partidos políticos. Una Constituyente del pueblo", dijo Maduro, ante miles de seguidores congregados en el centro de Caracas por el Día del Trabajador.

"He pensado mucho con el alto mando militar y político, las opciones estratégicas. Me he encomendado a Dios y a los espíritus protectores de esta patria sagrada, y hoy 1 de mayo anuncio que en uso de mis atribuciones presidenciales constitucionales, y de acuerdo con el artículo 347 de la Constitución,  convocó al poder constituyente", aseguró Nicolás Maduro durante el acto por el 1 de mayo.

La comisión que comenzará con el procesos será presidida por Elías Jaua, ex canciller de Hugo Chávez. En ella, además participará la primera dama Cilia Flores.

Esta noche, desde Consejo de Ministros el jefe de Estado, firmará el decreto de convocatoria al proceso y explicará los detalles de la convocatoria.

En su discurso, Maduro citó lo establecido en el Artículo 347 de la constitución, el cual refiere que "el pueblo de Venezuela, en ejercicio de dicho poder, puede convocar una asamblea nacional constituyente para reformar el sistema nacional del Estado".

También citó el artículo 348 y 349 que afirman que "el presidente de la república no podrá objetar la nueva Constitución, los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente".

"Formalizo la convocatoria al poder constituyente originario y al proceso nacional para ganar la paz y vencer el golpe de Estado, y para perfeccionar el sistema social, económico y político del pueblo", sentenció el presidente.

La actual Carta Magna venezolana -vigente desde 1999- establece que la Asamblea Nacional Constituyente se convoca para "transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución".

Los miembros de la Constituyente de 1999 fueron elegidos mediante una votación nacional, y no por sectores como plantea Maduro, y pertenecían mayoritariamente al chavismo.

La ex magistrada del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Blanca Rosa Mármol de León considera que con la Constituyente "comunal" a la que convocó el presidente busca una Constitución "a su medida".

"La disfraza de originaria, cambiándole el nombre. No puede ser originaria jamás, porque una originaria es la convocada por el 15 por ciento de los inscritos en el Registro Electoral. De manera que es una Constituyente que no tiene otro propósito de hacer una Constitución a su medida", dijo a LaPatilla.com.

Consideró además que una Constituyente "no puede ser convocada por un presidente De Facto".

Para el Diputado a la Asamblea Nacional por la Unidad en el estado Monagas, José Antonio Mendoza, "esta nueva amenaza, atenta en contra de un pueblo que eligió a sus diputados de manera democrática y ahora pretenden implementar una constituyente comunal al mejor estilo cubano. Esta es una nueva acción muy grave".

Este domingo, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, se refirió a la posibilidad de que el chavismo convocara a un "proceso popular constituyente". Al respecto, aseguró que es la "decisión final de un golpe de Estado contra la democracia y contra la constitución".

"Cualquier forma que quiera avanzar sin el acuerdo el pueblo venezolano es un golpe", señaló el legislador miembro de la opositora Mesa de la Unidad Democrática.

"El problema no es la constitución, el problema es usted, el problema se llama Nicolás Maduro", enfatizó. "Esa constituyente va a tener todos los poderes que son del pueblo. Van a querer materializar un golpe de Estado con una constituyente comunal para dar un salto tipo Cuba", auguró Borges.

LEA MÁS: