Los demócratas de Texas comienzan una iniciativa de registro de votantes a medida que el Partido Republicano contempla límites

FILE -- "I Voted" stickers outside a restaurant in Austin, Texas, Oct. 31, 2020. The Texas Democratic Party and a coalition of allied progressive groups are set to announce a major voter registration program on Tuesday, June 8, 2021, pledging to focus on registration in racially diverse communities at a time when the Republican-controlled Texas Legislature is vowing to pass a host of new voting restrictions, many of which would disproportionately affect communities of color. (Tamir Kalifa/The New York Times)
FILE -- "I Voted" stickers outside a restaurant in Austin, Texas, Oct. 31, 2020. The Texas Democratic Party and a coalition of allied progressive groups are set to announce a major voter registration program on Tuesday, June 8, 2021, pledging to focus on registration in racially diverse communities at a time when the Republican-controlled Texas Legislature is vowing to pass a host of new voting restrictions, many of which would disproportionately affect communities of color. (Tamir Kalifa/The New York Times)

Especial para Infobae de The New York Times.

El Partido Demócrata de Texas y una coalición de grupos progresistas aliados anunciaron un importante programa de registro de votantes el martes, a través del cual se enfocarán en el registro en comunidades racialmente diversas en un momento en que la Legislatura de Texas controlada por los republicanos promete aprobar una serie de nuevas restricciones para votar, muchas de las cuales afectarían de manera desproporcionada a las comunidades de color.

El plan, que tiene como objetivo registrar a por lo menos un millón de demócratas de los tres millones de votantes no registrados que cumplen con los requisitos estatales, será una combinación de operaciones de campo a la antigua, envío de correos electrónicos en frío, anuncios digitales y visitas de puerta en puerta.

Esto ocurre después de que los integrantes del Partido Demócrata de Texas bloquearon con éxito la costosa propuesta de ley sobre la votación, conocida como S. B. 7, en un dramático abandono de la sala a altas horas de la noche. Sin embargo, los republicanos en el estado, liderados por el gobernador Greg Abbott, han prometido regresar a una sesión especial y aprobar una propuesta de votación similar.

Esos esfuerzos republicanos han “incrementado la necesidad de este trabajo”, dijo Luke Warford, el director de estrategia del Partido Demócrata de Texas. El esfuerzo para el registro de votantes, prosiguió, “es ciertamente una manera de combatir la supresión del voto y necesitamos combatirla también de otras maneras, como que el gobierno federal apruebe la Ley “For the People” (o HR-1) o que los miembros de la Cámara de Representantes frenen la que sea la siguiente versión de la S. B. 7 en una sesión especial”.

El gran esfuerzo de registro de votantes sucede mientras los demócratas en todo Estados Unidos enfrentan dificultades para bloquear el impulso de los republicanos que buscan promulgar nuevas restricciones para votar a través de las legislaturas estatales controladas por el Partido Republicano. Hasta el 14 de mayo, los legisladores han aprobado veintidós nuevas leyes en catorce estados para hacer que el proceso de votación sea más difícil, según el Centro Brennan para la Justicia, un instituto de investigación.

Aunque los demócratas en todo el país todavía tienen la esperanza de que las demandas contra las nuevas leyes de votación individuales serán exitosas y que el Congreso finalmente aprobará una de las dos grandes propuestas de ley de elecciones federales del partido (la Ley HR-1 y la Ley John Lewis de derecho al voto), las campañas de registro de votantes a gran escala podrían ser otra herramienta en el arsenal de los demócratas para contrarrestar las restricciones para votar.

Gilberto Hinojosa, presidente del Partido Demócrata de Texas, dijo que lo más probable es que el programa cueste entre 13 y 14 millones de dólares este año, lo que lo convertiría en la inversión individual más grande en registro de votantes en la historia del partido estatal. Además, el partido emprenderá el esfuerzo en un año en el que no habrá elecciones nacionales, un momento que suele ser poco activo con un electorado desinteresado y una base política en reposo.

El programa tomará un enfoque dirigido, casi de votante por votante, para el registro. Si un elector vive en un edificio de apartamentos y no tiene un número telefónico registrado, el primer contacto probablemente será una visita en persona o un volante que deje un voluntario con información del registro. Se dirigirán a los votantes más jóvenes mediante anuncios en línea. Además, una nueva aplicación llamada Register Texas (que es diferente a la herramienta web de 2020 del mismo nombre) permitirá a los activistas iniciar sesión y aplicar su estrategia en busca de oportunidades de registro.

El esfuerzo sigue la ruta establecida por Stacey Abrams en Georgia, pues los demócratas texanos quieren cubrir cada resquicio del estado para encontrar votantes a quienes registrar.

“Nos apalearon en las áreas rurales y en el oeste de Texas”, dijo Hinojosa. “Así que tenemos mucho trabajo por hacer, pero pensamos que podemos hacerlo. Porque la ganancia para el Partido Demócrata en el ámbito nacional será grandiosa. Si es posible retomar la legislatura estatal, ponernos en posición de ganar la siguiente contienda senatorial y también la mansión del gobernador, entonces, Texas va por buen camino para convertirse en el estado en disputa que todos desean que sea”.