¿Por qué un gato volador animado con cuerpo de Pop-Tart se vendió por casi 600.000 dólares?

**EMBARGO: No electronic distribution, Web posting or street sales before Monday at 3 a.m. ET Feb. 22, 2021. No exceptions for any reasons. EMBARGO set by source.** A fast-growing market for digital art, ephemera and media is marrying the world’s taste for collectibles with cutting-edge technology. (QuickHoney/The New York Times)
**EMBARGO: No electronic distribution, Web posting or street sales before Monday at 3 a.m. ET Feb. 22, 2021. No exceptions for any reasons. EMBARGO set by source.** A fast-growing market for digital art, ephemera and media is marrying the world’s taste for collectibles with cutting-edge technology. (QuickHoney/The New York Times)

En los diez años que han transcurrido desde que Chris Torres creó a Nyan Cat, un gato animado con cuerpo de Pop-Tart que deja una estela de arcoíris al volar, el meme ha sido visto y compartido en la red cientos de millones de veces.

El jueves, puso a la venta una versión única de este gato en Foundation, un sitio web de compraventa de productos digitales. En la última hora de la subasta, hubo una guerra de ofertas. Nyan Cat se vendió a un usuario identificado únicamente por un número de cartera de criptodivisas. ¿El precio? Unos 580.000 dólares.

Torres se quedó sin aliento. “Siento que abrí la caja de Pandora”, dijo en una entrevista el viernes.

La venta fue un nuevo hito en el mercado de rápido crecimiento de los derechos de propiedad del arte digital, materiales efímeros de colección y multimedia llamados “bienes no fungibles” (NFT, por su sigla en inglés). Los compradores no suelen adquirir derechos de autor, marcas comerciales o incluso la propiedad exclusiva de lo que compran. Lo que compran es el derecho a presumir y saber que su copia es “auténtica”.

Otros objetos digitales vendidos en fechas recientes incluyen un video en el que LeBron James bloquea un tiro en un partido de baloncesto de los Lakers, que se vendió por 100.000 dólares en enero, y una publicación en Twitter de Mark Cuban, inversionista y propietario de los Mavericks de Dallas, que se vendió por 952 dólares. Este mes, la actriz Lindsay Lohan vendió una imagen de su rostro por más de 17.000 dólares y, en un guiño a las criptodivisas como el bitcóin, declaró: “Creo en un mundo de descentralización financiera”. La imagen se revendió poco después por 57.000 dólares.

El mercado incipiente de estos artículos refleja un movimiento extraordinario y tecnológicamente inteligente de los creadores de contenidos digitales para conectar con su público en términos económicos y eliminar a los intermediarios.

Algunos compradores de NFT son coleccionistas y aficionados que muestran lo que han comprado en las redes sociales o en las pantallas de sus casas. Otros intentan ganarse dinero rápido con el aumento de los precios de las criptomonedas. Muchos lo ven como un modo de entretenimiento que mezcla el juego, el coleccionismo de tarjetas deportivas, la inversión y las posiciones diarias de compraventa de valores.

Los exorbitantes precios de venta de los NFT han suscitado la misma confusión y las mismas burlas que han perseguido durante mucho tiempo al mundo de las criptomonedas, que ha luchado por encontrar un buen uso para su tecnología más allá del comercio de divisas. Y hay incertidumbre sobre la estabilidad de los valores, ya que muchas de las transacciones se realizan con criptomonedas, cuyo valor ha fluctuado mucho en los últimos dos años.

Sin embargo, los verdaderos creyentes de este mercado nos recuerdan que la mayoría de los grandes inventos tecnológicos (desde Facebook y Airbnb hasta el propio internet y los teléfonos celulares) suelen empezar siendo considerados juguetes.

“Mucha gente es escéptica con este tipo de cosas”, explicó Marc Andreessen, inversionista de capital riesgo en Andreessen Horowitz, en un debate sobre la aplicación de redes sociales Clubhouse este mes. Sin embargo, la gente no compra cosas como tenis, arte o cromos de béisbol por el valor de sus materiales, explicaron él y su socio, Ben Horowitz. Los compran por su estética y diseño.

“Un par de tenis de 200 dólares son como 5 dólares en plástico”, dijo Andreessen.

“Estás comprando una sensación”, añadió Horowitz.

El mercado de los NFT comenzó a repuntar el año pasado, con una participación de más de 222.000 personas, con ventas por un valor de 250 millones de dólares y su volumen se cuadruplicó en 2019, según Nonfungible.com, que da seguimiento a este mercado. A medida que las posiciones diarias suben junto con el mercado de valores en la pandemia, los inversionistas buscan lugares más arriesgados y esotéricos para hacer dinero, desde los tenis y la ropa de calle hasta el vino y el arte.

Al mismo tiempo, el aumento en los precios de las criptomonedas motivó que más millonarios del Bitcoin tuvieran dinero para gastar. Los lanzamientos de NFT de alto perfil de Deadmau5, el productor musical, y Justin Roiland, el creador de la serie de dibujos animados “Rick y Morty”, llamaron la atención. Y el inicio de la temporada de la NBA atrajo a la gente a las nuevas tarjetas digitales de la liga.

Griffin Cock Foster fundó Nifty Gateway, un sitio web para la compraventa de NFT, junto con su gemelo idéntico, Duncan, en 2018. Un año después, la empresa se vendió por un monto que no se dio a conocer a Gemini, una casa de cambio de criptodivisas fundada por otro par de gemelos idénticos con inclinación hacia este tipo de monedas, Tyler y Cameron Winklevoss. Los hermanos Cock Foster, ahora de 26 años, siguen al frente de la empresa.

Cock Foster comentó que había observado un nuevo interés desde las vacaciones. “Mis amigos de la universidad se burlaban de Nifty Gateway cuando empezamos”, dijo. “Ahora ofrecen miles de dólares por el arte”.

El auge ha sido gratificante para Roham Gharegozlou. En 2017, su empresa, Dapper Labs, creó CryptoKitties, un sitio que permitía a la gente comprar y criar gatos digitales de edición limitada con criptodivisas. Los gatos fueron un fenómeno, pero Ethereum, la red sobre la que se construyó CryptoKitties, no podía manejar la demanda y era caro de usar. La gente perdió el interés cuando los precios de las criptodivisas cayeron en 2018.

No obstante, Dapper Labs redobló la apuesta, recaudó más financiamiento de capital de riesgo y construyó su propia red, Flow, para manejar las transacciones. Unió fuerzas con la NBA para vender videos memorables de colección mediante una nueva empresa, Top Shot, que tan solo en enero registró 43,8 millones de dólares en ventas. Dapper Labs cobra una comisión del cinco por ciento de cada venta.

Andreessen Horowitz respalda a Dapper Labs, así como Foundation, el sitio web que realizó la venta del Nyan Cat. Un representante de Andreessen Horowitz se negó a hacer comentarios al respecto.

Desde el arranque de sus operaciones el 3 de febrero, Foundation ha hecho ventas por más de un millón de dólares. La respuesta, según su fundador, Kayvon Tehranian, fue “emocionalmente abrumadora”.

Como sucede con todos los fenómenos de internet que causan conmoción, la emoción en torno a los NFT podría desaparecer con facilidad. Los precios de las criptomonedas podrían desplomarse de nuevo o la gente podría perder el interés cuando la pandemia se diluya.

Los hermanos Cock Foster han tratado de advertir a la gente que es difícil hacer dinero de darle la vuelta al arte digital. Quienes buscan una venta rápida tienden a perder dinero en Nifty Gateway. Duncan, quien ha gastado 80.000 dólares en la compra de arte en el sitio, expone sus compras en tres monitores de su apartamento. Las obras han aumentado su valor, pero él no ha vendido mucho.

“Las conservaré el resto de mi vida y quizá se las herede a mis hijos. O haré lo mismo que los coleccionistas de arte y las subastaré al final de mi vida”, comentó.