Personas compran medicina tradicional china en Pekín, el 5 de febrero de 2020. (Andrea Verdelli/The New York Times)
Personas compran medicina tradicional china en Pekín, el 5 de febrero de 2020. (Andrea Verdelli/The New York Times)

A medida que trata más pacientes infectados con el nuevo coronavirus, el gobierno chino está viendo potencial en un coctel de medicamentos antivirales. También está recomendando la píldora Peaceful Palace Bovine, una medicina tradicional china hecha con cálculos biliares bovinos, cuerno de búfalo, jazmín y perla.

No se conoce la cura para el coronavirus que ha contagiado a más de 28.000 personas y causado la muerte de 563 en China. La Comisión Nacional de Salud del país afirmó que, dependiendo de lo grave de la enfermedad, los médicos deben intentar tratar a los pacientes principalmente con una combinación de medicinas occidentales usadas para el tratamiento del VIH y para combatir los virus.

Sin embargo, el gobierno también está buscando maneras de complementar el tratamiento con remedios que estén incorporados a su identidad nacional: la medicina tradicional china. La propuesta tiene sus defensores.

“Creo que el enfoque es correcto”, dijo Cheng Yung-chi, profesor de Farmacología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale. “La prueba llegará, y tenemos que darle el beneficio de la duda”.

No hay evidencia clínica de que las raíces de varias plantas, el regaliz, y la píldora Peaceful Palace Bovine puedan ayudar a combatir la enfermedad mortal. Los médicos han afirmado que el tratamiento podría ayudar a aliviar algunos síntomas, como la inflamación en los pulmones, con pocos efectos secundarios. Sin embargo, los críticos opinan que el uso de un brebaje como este podría plantear inquietudes sobre la seguridad del paciente.

El uso de estos remedios chinos ancestrales coincide con el esfuerzo de Xi Jinping, la máxima autoridad de China, de aprovecharlos como una fuente de orgullo nacional. Ha afirmado que los funcionarios deben darle a la medicina tradicional china la misma importancia que le dan a la medicina occidental. Su gobierno ha pedido que los remedios sean promovidos en su ruta comercial de la Franja y la Ruta, la iniciativa de China para construir puertos, líneas ferroviarias y otras infraestructuras alrededor del mundo.

Al recurrir a la medicina tradicional, China está confiando en experiencias pasadas. Durante la epidemia del síndrome respiratorio agudo grave, o SRAS, en 2002 y 2003, los médicos descubrieron que los esteroides recetados para reducir la inflamación tenían efectos secundarios dañinos como la destrucción ósea. La medicina china, dijeron, mitigaría algunas de estas reacciones adversas.

En su plan de tratamiento para el coronavirus publicado el 5 de febrero, la Comisión Nacional de Salud recomendó remedios de la medicina tradicional china que podrían ser usados junto a medicamentos antirretrovirales para el VIH, como el lopinavir y el ritonavir. La comisión sugirió probar la píldora Peaceful Palace Bovine para varios síntomas como la sibilancia y la dificultad respiratoria.

Algunos hospitales ya están usando una combinación de medicinas occidentales y chinas. En las últimas semanas, el departamento de salud de Beijingreportó que dos pacientes que fueron dados de alta habían sido tratados con medicinas tradicionales chinas junto a otros medicamentos no especificados. En Cantón, una ciudad importante del sur, funcionarios de salud informaron que 50 pacientes habían reportado ya no tener fiebre y la mitad de ellos afirmaron que la tos había desaparecido, tras usar medicina tradicional china y otros medicamentos.

Un grupo de médicos está realizando ensayos clínicos para examinar la efectividad de la medicina tradicional china en Wuhan, el epicentro del brote del coronavirus, afirmó Cheng, el experto de Yale, quien también es presidente del Consorcio por la Globalización de la Medicina China, un grupo de académicos del campo.

Jiang Xianfeng, practicante de la medicina tradicional china en United Family Health, una importante clínica para la clase alta en Beijing, afirmó que estas medicinas son seguras, efectivas y fáciles de conseguir.

“La medicina occidental no tiene mejores respuestas a este virus”, afirmó Jiang. “El pueblo chino ha experimentado este tipo de plagas muchas veces durante miles de años de historia. Si la medicina tradicional china no fuera efectiva, nuestro pueblo ya habría sido exterminado”.

Tras la epidemia del SRAS, la Organización Mundial de la Salud estudió el uso de la medicina tradicional china durante ese periodo y determinó que era segura y que mostraba cierto potencial para aliviar síntomas como la fatiga y la dificultad respiratoria. Investigadores de Estados Unidos y Taiwán descubrieron que ciertas hierbas podrían suprimir el virus si se recetan a niveles de concentración específicos, mientras otros estudios afirmaron que sus hallazgos habían sido inconclusos.

Esa incertidumbre científica no está deteniendo al gobierno chino. Desde la segunda versión de su plan de tratamiento, la comisión de salud ha añadido más medicinas tradicionales chinas a la fórmula. De acuerdo a un reporte del periódico estatal Beijing News, las autoridades en Wuhan afirmaron que los pacientes de coronavirus con síntomas leves o moderados debían ser tratados con medicina tradicional china.

Zhu Mao, representante de un fabricante de medicina tradicional china en Hubei, afirmó que estaba generando más de 20.000 prescripciones al día por petición del gobierno. El 25 de enero, la Administración Estatal de Medicina Tradicional China envió a 25 equipos de curanderos chinos a Wuhan.

No queda claro cómo funciona la ciencia detrás de estas medicinas. El problema se complica porque no existe una estandarización de las hierbas y la regulación es deficiente.

La medicina tradicional china también ha sido asociada al consumo de carnes silvestres exóticas, aunque no queda claro si el consumo de esas carnes se basa realmente en la práctica. Sin embargo, algunas personas, particularmente en el sur, creen que la manera de conseguir un cuerpo balanceado es a través del consumo de ciertos animales. Los mercados de fauna silvestre como el mercado mayorista de mariscos de Wuhan, el lugar donde se cree se originó el coronavirus, proliferaron por la demanda de este tipo de carnes.

Laurie Garrett, miembro del consejo asesor de seguridad de salud global del Foro Económico Mundial, quien cubrió la epidemia del SRAS en China, afirmó que usar la medicina tradicional china en este nuevo brote de coronavirus podría ser riesgoso, porque la estrategia no está respaldada rigurosamente por ninguna investigación.

“No existe tal cosa como la dosificación”, afirmó. “Es como ser un chef en una cocina”.

La prestigiosa publicación científica Nature recordó que, en la década de 1990, decenas de mujeres que tomaron hierbas chinas como parte de un programa de pérdida de peso terminaron con insuficiencia renal. Los defensores de la medicina tradicional china afirmaron que las hierbas fueron mal empleadas. Sin embargo, Nature alegó en un editorial de 2017 que “cientos de años de uso en hospitales que no estandarizan ni analizan los datos clínicos no son compatibles con estudios controlados y ciegos”.

Los médicos en la aledaña Hong Kong, una región semiautónoma de China, no están convencidos de que las medicinas tradicionales chinas puedan ayudar. “No pretendo desvalorizar su tratamiento, pero no es algo que practicamos”, afirmó Arisina Ma, presidenta de la Asociación de Médicos Públicos de Hong Kong.

c.2020 The New York Times Company