Un drone de vigilancia RQ-4 (Foto: Fuerza Aérea/Archivo)
Un drone de vigilancia RQ-4 (Foto: Fuerza Aérea/Archivo)

El presidente estadounidense, Donald Trump, aprobó el 20 de junio ataques militares contra Irán en represalia por el derribo de un dron estadounidense de vigilancia. La operación estadounidense se ejecutaría antes del amanecer contra sitios militares iraníes para evitar bajas humanas, lo que hubiera sido alrededor de las 21:00 del jueves, hora del este de Estados Unidos.

Durante el transcurso del jueves, Trump no especificó cómo planeaba responder al ataque de parte de Irán, el cual funcionarios estadounidenses dicen que ocurrió sobre aguas internacionales mientras Irán asegura que el dron estaba en su espacio aéreo. Trump respondió a las preguntas con un "Ya veremos" y también sugirió que Irán se había equivocado con ese ataque. Cerca de las 19:00, militares y diplomáticos estaban preparados para un ataque y la operación estaba en marcha.

"Estábamos preparados para actuar en represalia anoche en tres objetivos", dijo Trump en un tuit la mañana del 21 de junio.

Sin embargo, después, Trump lo canceló.

Estados Unidos e Irán han tenido una larga historia de tensiones, pero la escalada más reciente comenzó cuando funcionarios estadounidenses culparon a Irán de atacar a dos buques cisterna el 13 de junio en o cerca del estrecho de Ormuz, una de las principales vías para transportar gran parte del petróleo mundial.

Días después, el Pentágono autorizó el despliegue de mil efectivos adicionales a Medio Oriente con equipo militar y de vigilancia, con la intención de servir para desalentar a Irán.

(REUTERS)
(REUTERS)

Hace unos días, Teherán dijo que pronto violaría una parte significativa del acuerdo internacional de 2015 diseñado para contener el programa nuclear de Irán. Los países en el pacto habían aceptado reducir las sanciones económicas a Irán mientras que Irán cumpliera con su parte, que incluye frenar sus actividades de enriquecimiento de uranio. Irán dijo que pronto violaría el límite sobre acumulación de uranio.

Durante el gobierno de Trump, Estados Unidos se salió del acuerdo con Irán en 2018, aunque este se mantiene en vigor con otros cinco países; la administración Trump volvió a instaurar sanciones económicas asfixiantes y presionó a otros países para que hicieran lo mismo. La economía iraní está en serios problemas.

El presidente dijo el 21 de junio que las bajas potenciales lo detuvieron. Un ataque con la posibilidad de matar a 150 personas, dijo, no era proporcional a derribar una aeronave estadounidense sin tripulación.

Trump dijo que canceló el ataque cuando faltaban diez minutos. No se habían lanzado misiles, pero aviones militares estadounidenses ya estaban en vuelo y las embarcaciones estaban en posición, dijo un alto funcionario del gobierno.

Una foto obtenida por AFP de la televisión estatal iraní IRIB el 21 de junio de 2019 muestra lo que Irán dice que son los escombros de un avión teledirigido estadounidense derribado que fue recuperado dentro de sus aguas territoriales, exhibido por la Guardia Revolucionaria en Teherán. (AFP)
Una foto obtenida por AFP de la televisión estatal iraní IRIB el 21 de junio de 2019 muestra lo que Irán dice que son los escombros de un avión teledirigido estadounidense derribado que fue recuperado dentro de sus aguas territoriales, exhibido por la Guardia Revolucionaria en Teherán. (AFP)

Algunas aerolíneas internacionales desviaron vuelos que volaban sobre partes de Irán y el estrecho de Ormuz el viernes y la Administración Federal de Aviación (FAA) emitió una orden de emergencia la mañana del viernes para prohibir todos los vuelos estadounidenses en el espacio aéreo controlado por Teherán sobre el golfo Pérsico y el golfo de Omán debido a "la intensificación de actividades militares y el incremento en las tensiones políticas".

No, Trump atacó en dos ocasiones objetivos en Siria en 2017 y 2018 en respuesta al uso de armas químicas por parte del gobierno sirio. La operación contra Irán hubiera sido su tercera en la región. Entre sus promesas de campaña estaba un compromiso a sacar a Estados Unidos de los conflictos en el Medio Oriente.

No necesariamente, aunque algunos miembros del congreso han solicitado a Trump que busque la autorización del congreso.

La constitución da al congreso la decisión de declarar o no la guerra, pero abogados del gobierno han argumentado que el presidente puede ordenar ataques por su cuenta si es en defensa propia o si los ataques beneficiarían a intereses estadounidenses.

*Copyright: c.2019 New York Times News Service