Los científicos creen que el mayor ritmo de vacunación en Reino Unido hizo bajar los casos de COVID-19 tras eliminar las restricciones

Los británicos tuvieron siete días seguidos con menos casos positivos tras el llamado “día de la libertad” dispuesto por el premier Boris Johnson. Desde el 19 de julio se produjo la reapertura de numerosas actividades comerciales

La baja en los casos hizo temer que la ciudadanía crea que la pandemia finalizó (REUTERS/Henry Nicholls)
La baja en los casos hizo temer que la ciudadanía crea que la pandemia finalizó (REUTERS/Henry Nicholls)

El martes Reino Unido tuvo 23.511 casos positivos de coronavirus. Parece una cifra todavía alta, pero es casi la mitad de los contagios de hace una semana y mucho menos de las 54.180 registradas hace dos semanas.

Es que esta semana, las tasas de infección por COVID-19 registradas en todo el Reino Unido han descendido durante siete días consecutivos, lo que llama la atención a los expertos epidemiólogos británicos y suma cautela a las autoridades sanitarias del gobierno de Boris Johnson, que teme que la ciudadanía considere que la pandemia ha sido superada y ello precipite un cambio de conducta respecto a los cuidados que hay que tener frente al virus, e incluso en una disminución en las tasas de vacunación.

El gobierno británico dispuso la apertura comercial total a partir del 19 de julio. REUTERS/Henry Nicholls
El gobierno británico dispuso la apertura comercial total a partir del 19 de julio. REUTERS/Henry Nicholls

El país europeo con más muertes por la enfermedad (cerca de 129.500) se ha convertido en un laboratorio mundial de pruebas tras el levantamiento casi total de las restricciones en Inglaterra, que entró en vigor el 19 de julio, incluidos los requisitos legales de distanciamiento social con el uso de mascarilla en lugares públicos.

Los científicos, que habían advertido previamente que los casos probablemente aumentarían a 100.000 al día en las próximas semanas tras la relajación de las restricciones están desconcertados, ya que en lugar de la esperada continuidad al alza de los contagios, justo cuando superaban los 50.000 diarios, las cifras reflejan una drástica bajada. El fenómeno es inédito en la saga del virus, ya que nunca antes se había producido una reducción significativa sin deberse a un confinamiento. Marc Baguelin, miembro del Grupo Científico de Pandemias de Influenza, admite que resulta difícil explicar “una caída tan acuciada en casos y tan simultánea en todas las áreas de Inglaterra” y, como la mayoría de expertos, identifica elementos puntuales como el fin de la Eurocopa de fútbol, las vacaciones escolares y el mejoramiento del clima que permite a las personas estar más tiempo al aire libre, como grandes catalizadores.

Boris Johnson intensificó el ritmo vacunatorio para levantar las restricciones (REUTERS/Peter Nicholls/File Photo)
Boris Johnson intensificó el ritmo vacunatorio para levantar las restricciones (REUTERS/Peter Nicholls/File Photo)

Boris Johnson había prometido un Freedom Day (Día de la Libertad) para el 19 de julio, con las esperadas anulaciones de las restricciones. Antes, había tenido la intención de hacerlo, pero la irrupción de la variante Delta en el país lo obligó a retrasar la fecha. Resuelto a garantizar esta última fecha, activó la maquinaria de la vacunación masiva para asegurar que, para entonces, los mayores de 40 años habían tenido oportunidad de recibir las dos dosis y, todos los adultos, al menos una. El Reino Unido es uno de los países con más vacunados del mundo, con el 55,18% de la población protegida con la pauta completa. Funcionarios de Salud Pública Inglaterra revelaron ayer que la campaña de vacunación ha evitado 60.000 fallecimientos y unos 22 millones de contagios.

El profesor Neil Ferguson, un miembro destacado del Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE), confesó que no estaba seguro de si su predicción de 100.000 casos diarios se cumpliría. “No estamos completamente fuera de peligro, pero la ecuación ha cambiado fundamentalmente. El efecto de las vacunas está reduciendo enormemente el riesgo de hospitalizaciones y muerte”, dijo a la prensa británica.

Inglaterra eliminará la cuarentena para viajeros vacunados de la UE y EEUU (EFE/EPA/ANDY RAIN/Archivo)
Inglaterra eliminará la cuarentena para viajeros vacunados de la UE y EEUU (EFE/EPA/ANDY RAIN/Archivo)

Eso le ha dado a Johnson la confianza para seguir adelante con la flexibilización de las restricciones, después de un retraso de cuatro semanas debido a Delta. Dice que el verano, cuando las escuelas cierran y las presiones sobre el servicio de salud son menores, es el mejor momento para reabrir, aunque con precaución. Así, Johnson llevó a Inglaterra al Paso 4, el fin de las restricciones legales de bloqueo. Eso significa que los últimos negocios que quedan aún cerrados, incluidos los clubes nocturnos, pueden finalmente reabrir. “En algún momento tenemos que encontrar una manera de avanzar”, dijo Eugene Wild, cofundador del club The Cause en el norte de Londres, que ha estado cerrado desde marzo de 2020. Prefiere hacer pruebas a las personas antes de ir de discotecas, pero teme otro cierre si las cosas van mal. “No creo que podamos pasar por esto nuevamente y sobrevivir financieramente”, agregó, hablando en el lugar con capacidad para 1.200 personas, que abrirá justo después de la medianoche, cuando terminen las aceras para una fiesta llamada Adonis.

Johnson reconoce que una ola de infecciones cuando terminan las restricciones y más muertes son inevitables, pero dijo que el peor daño vendría si se mantiene cerrada la economía y un lanzamiento exitoso de la vacuna ha reducido el número de casos graves. Muchos científicos señalan que la variante Delta más transmisible, que se ha vuelto dominante en Gran Bretaña, ha cambiado el cálculo desde que se presentó la hoja de ruta en febrero. “No es inevitable que vayas a tener una ola de salida solo es inevitable si no vamos a hacer nada al respecto. Delta ha cambiado la ecuación, ha hecho que sea mucho más difícil depender de la vacunación para reducir los casos por sí solo “, dijo a Reuters Christina Pagel, profesora de investigación operativa en UCL.

Científicos preocupados

Una persona recibe una dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer en un centro de vacunación masiva para mayores de 18 años en el estadio Tottenham Hotspur, en Londres, Reino Unido (REUTERS/Henry Nicholls)
Una persona recibe una dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer en un centro de vacunación masiva para mayores de 18 años en el estadio Tottenham Hotspur, en Londres, Reino Unido (REUTERS/Henry Nicholls)

Pero con el ministro de Salud, Sajid Javid, diciendo que los casos podrían llegar a 100.000 por día, más de 1000 científicos han firmado una carta para condenar la estrategia del gobierno como “poco científica y poco ética”.

Los críticos dijeron que la estrategia no solo causará muertes, sino que también debilitará el COVID prolongado en muchos, al tiempo que aumentará los riesgos para los clínicamente vulnerables. “Permitir que las infecciones se vuelvan locas en el país es un error peligroso”, dijo Stephen Griffin, profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Leeds.

“No creo que nuestras vacunas estén en un nivel suficiente todavía para permitir que esto suceda de manera segura”. Luke Peters, autor y trasplantado de doble pulmón con fibrosis quística, dijo que se estaba olvidando a las personas vulnerables. “Hace que entrar en espacios llenos de gente sea virtualmente imposible para personas como yo, así que mientras todos miran hacia el lunes 19 de julio, el llamado día de la libertad es más un día de ansiedad para muchos de nosotros”, afirmó.

El verano londinense invita a romper las medidas de cuidado COVID (REUTERS/Henry Nicholls)
El verano londinense invita a romper las medidas de cuidado COVID (REUTERS/Henry Nicholls)

La ansiedad podría ser un factor que salve al país de los peores escenarios. Graham Medley, quien preside el subgrupo de modelado del grupo de asesores científicos del gobierno, dijo que el comportamiento público era una variable clave. “Esa incertidumbre es realmente casi imposible de eliminar porque simplemente no sabemos cómo se comportará la gente”, dijo Medley, profesor de modelado de enfermedades infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Marc Baguelin, profesor de enfermedades infecciosas en el Imperial College de Londres, cuyo modelo se nutre de los consejos del gobierno, sostuvo que si las personas de repente comienzan a mezclarse como antes, las infecciones podrían abrumar a los hospitales. “Si esto es más gradual y si la gente sigue teniendo cierto comportamiento de precaución, eso podría ser mucho mejor”, agregó.

Las personas circulan con tapaboca en sectores públicos - REUTERS/Henry Nicholls/File Photo
Las personas circulan con tapaboca en sectores públicos - REUTERS/Henry Nicholls/File Photo

Fin de la cuarentena

El Gobierno de Reino Unido ha anunciado que a partir del 2 de agosto eliminará la cuarentena en Inglaterra para las personas que procedan de Estados Unidos y la Unión Europea que hayan completado su pauta de vacunación. Así, todos los pasajeros completamente inmunizados con las vacunas autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos, así como con el programa de vacunación suizo, podrán viajar a Inglaterra desde los países que se encuentren en la zona ámbar. “Hemos dado grandes pasos para poder reabrir los viajes internacionales.

Ya sea una familia que se reúne por primera vez desde el inicio de la pandemia o de una empresa que se beneficia del aumento del comercio, todos podemos disfrutar de este progreso”, ha celebrado el secretario de Transporte, Grant Shapps. No obstante, todavía será obligatorio presentar una prueba negativa a su entrada a Inglaterra y realizarse una PRC a los dos días de estar en suelo británico. Algunos países como Francia quedan exentos de esta medida y aquellos viajeros que lleguen desde ahí sí deberán hacer una cuarentena de diez días. Aquellas personas vacunadas en Estados Unidos deberán proporcionar una prueba de residencia.

Todos los viajeros, independientemente de su pauta de vacunación, deberán rellenar un formulario para poder ser localizados en todo momento mientras permanezcan en Inglaterra. “Seguiremos guiándonos por los datos científicos más recientes, pero gracias a nuestro programa de vacunación nacional, líder en el mundo, podemos mirar hacia el futuro y comenzar a reconstruir rutas transatlánticas clave con Estados Unidos. Al tiempo que consolidamos los lazos con nuestros vecinos europeos”, ha dicho Shapps. Al mismo tiempo, el Gobierno británico ha confirmado el reinicio desde Inglaterra de la actividad para los cruceros internacionales.

SEGUIR LEYENDO: