Quién es Enrico Bucci, el científico detector de fraudes académicos que cuestionó los datos de la vacuna Sputnik V

El biólogo molecular italiano es uno de los 9 científicos que objetó en una carta publicada en The Lancet los resultados de la Fase III de la vacuna rusa. Tiene una empresa especializada en estafas científicas

FOTO DE ARCHIVO: Frascos vacíos de la segunda dosis de la vacuna Sputnik V (Gam-COVID-Vac) son retratados en el Hospital San Martín, en La Plata, Argentina 21 enero, 2021. REUTERS/Agustin Marcarian/File Photo/File Photo
FOTO DE ARCHIVO: Frascos vacíos de la segunda dosis de la vacuna Sputnik V (Gam-COVID-Vac) son retratados en el Hospital San Martín, en La Plata, Argentina 21 enero, 2021. REUTERS/Agustin Marcarian/File Photo/File Photo

Tenemos una gran preocupación con respecto a la disponibilidad de los datos para que la comunidad científica extraiga sus conclusiones. Los investigadores rusos afirman que los datos no se compartirán antes de que se complete el ensayo, y luego solo con la aprobación de las partes interesadas, incluido el llamado departamento de seguridad. El intercambio de datos es una de las piedras angulares de la integridad de la investigación y no debe ser condicional”, es el comienzo de un paper científico publicado en la prestigiosa revista científica The Lancet y firmado por varios investigadores independientes que cuestionan los datos e información médica del ensayo de Fase III de la vacuna Sputnik V.

Uno de los científicos firmantes es el biólogo italiano Enrico Bucci, que es profesor investigador en la Universidad de Temple, en Filadelfia, EEUU y tiene una empresa que detecta plagios y otras conductas desleales que afectan la integridad científica.

Bucci es un biólogo italiano que actualmente trabaja en EEUU
Bucci es un biólogo italiano que actualmente trabaja en EEUU

Bucci se graduó como biólogo en 1997 y después de 2 años de estudios en Alemania, obtuvo un doctorado en Bioquímica y Biología Molecular en 2001. De 2006 a 2008, fue responsable de I + D + i en el Parque Bioindustrial del Canavese, Italia. En 2016 fundó Resis Srl, una empresa dedicada a la promoción de la integridad de la investigación en entornos académicos y privados. También desde ese año, es profesor adjunto de Biología de Sistemas en la Universidad de Temple en Filadelfia. Como científico, Bucci fue autor de aproximadamente 80 artículos en revistas revisadas por pares y 2 capítulos en 2 libros diferentes. Su trabajo en el campo de la integridad científica ha sido cubierto por varias revistas nacionales e internacionales, incluida Nature.

“Después de pasar más de 20 años en investigación biomédica y varios años posteriores investigando el fraude científico y desarrollando un nuevo software para descubrirlo, me sentí lo suficientemente seguro como para traer un nuevo servicio al mercado. Soy el director de Resis”, afirma Bucci en una mini biografía en su sitio web. Resis es una microempresa de tecnología con un pequeño equipo de tres personas flanqueadas por un grupo internacional de consultores, que incluye programadores, asesores legales, especialistas forenses y varios científicos.

La empresa de Bucci brinda distintos servicios y asesoramientos profesionales, como por ejemplo:

- Servicios de integridad y plagio de datos: Los documentos científicos a veces contienen errores graves en los datos, el análisis o el texto, ya sea por errores honestos o por fraude deliberado. Combinando herramientas informáticas con el conocimiento de nuestros expertos, descubrimos problemas potenciales para las editoriales y revistas científicas, las instituciones académicas, los organismos públicos y la industria. Comprobamos: manipulaciones inadecuadas de imágenes, fabricación de números y estadísticas manipuladas y plagio de textos

- Asesoramiento en posibles casos de mala conducta: las universidades, instituciones científicas y oficinas gubernamentales a menudo carecen de las definiciones, regulaciones, marcos legales y tecnologías necesarias para hacer frente a la mala conducta académica. Basándonos en nuestro amplio conocimiento, ayudamos a resolver casos e implementamos los procedimientos y pautas correctos para mitigar el riesgo de futuras faltas de conducta. Tenemos experiencia en casos que involucran: organismos académicos y científicos, agencias científicas y cuerpos gubernamentales.

La empresa de Bucci es especialista en detectar fraudes académicos
La empresa de Bucci es especialista en detectar fraudes académicos

- Educación y defensa: educar a la próxima generación de investigadores, ayudar a los investigadores de alto nivel a implementar un canal de integridad de datos adecuado y desplegar las tecnologías apropiadas: todos estos son pasos cruciales para mejorar la reproducibilidad y confiabilidad de la ciencia. Además, nos comprometemos con el público en general sobre la integridad científica, como parte de un esfuerzo amplio para restaurar la confianza en la comunidad científica. Somos habitualmente activos en: impartir cursos universitarios sobre integridad de la investigación, comunicarse en reuniones y foros y comunicarse en los medios de comunicación

- Investigación sobre mala conducta científica: ¿Cuántos datos publicados no son fiables? ¿Cuántos científicos engañan? ¿Qué tecnologías podrían desarrollarse para detectar y prevenir manipulaciones fraudulentas? Creemos que solo la ciencia puede proporcionar las respuestas correctas. Es por eso que participamos en proyectos destinados a construir mejores herramientas y estudiar el fraude en la ciencia. Los principales campos de interés activo para Resis srl son los siguientes: análisis a gran escala de documentos científicos, análisis de imágenes para la detección de fraudes y ética de la investigación científica

Cuestionamientos a los ensayos clínicos de la vacuna Sputnik V

Hemos realizado varias solicitudes independientes de acceso al conjunto de datos sin procesar, pero nunca fueron respondidas. A pesar de los problemas anteriores y la falta de transparencia, los resultados provisionales del ensayo de Fase III de la vacuna Sputnik V1 nuevamente plantean serias preocupaciones”, reza el estudio publicado por Bucci y sus colegas en The Lancet.

La segunda preocupación que menciona la investigación se refiere al protocolo del ensayo. “Los investigadores de la Sputnik V mencionan que se agregaron tres análisis provisionales al estudio el 5 de noviembre de 2020, pero este cambio no se registró en ClinicalTrials.gov. Desafortunadamente, el protocolo completo del estudio no se ha puesto a disposición del público, por lo que se desconoce el fundamento de este cambio”.

EFE/EPA/YURI KOCHETKOV/Archivo
EFE/EPA/YURI KOCHETKOV/Archivo

Otro punto de preocupación sobre el protocolo del estudio se relaciona con el reclutamiento y la asignación al azar de los pacientes. Según el perfil del ensayo, se seleccionaron 35.963 individuos y se asignaron al azar 21.977 individuos. El registro del 20 de enero de 2021 menciona que se inscribieron 33.758 pacientes. Es de esperar que esta última cifra sea igual al número de participantes seleccionados o asignados al azar. Además, no hay información sobre qué causó la exclusión de 13.986 participantes, según el perfil del ensayo.

La tercera preocupación se relaciona con los datos reportados y los resultados numéricos. Los autores del estudio - son nueve calificados cientificos: Enrico M Bucci, Johannes Berkhof , André Gillibert, Gowri Gopalakrishna, Raffaele A Calogero, Lex M Bouter, Konstantin Andreev, Florian Naudet y Vasiliy Vlassov- aseguran haber encontrado las siguientes inconsistencias en los datos.

Bucci es profesor de biología molecular en Filadelfia, EEUU.-
Bucci es profesor de biología molecular en Filadelfia, EEUU.-

Los informes para el grupo vacunado el día 20 se refieren a más personas que el día 10, como si faltara información para 100 participantes el día 10, o si los participantes se inscribieran después del día 10; y el número de participantes informado para las diferentes cohortes de edad vacunadas no se suma al total informado. “Con tales inconsistencias, cuestionamos la exactitud de los datos reportados”, aseveran.

Y concluyen: “Solicitamos una vez más el acceso a los datos de los que se originan las estadísticas para un examen más detenido. Invitamos a los investigadores una vez más a poner a disposición del público los datos en los que se basan sus análisis. El acceso al protocolo, sus enmiendas y los registros individuales de los pacientes es primordial, tanto para la aclaración como para la discusión abierta de todos los temas”.

SEGUIR LEYENDO: