Pascua por el mundo: cómo son las celebraciones en tiempos de pandemia

Un viaje por las tradiciones y las costumbres en diferentes destinos en torno de la Semana Santa con el filtro de los barbijos y el deseo en la distancia

Las celebraciones de Pascua en todo el mundo cambian bajo la sombra del coronavirus, pero las tradiciones también se han adaptado en eventos especiales del pasado REUTERS/Annegret Hilse

Se han prohibido las ceremonias religiosas públicas, pero las puertas de la Iglesia Católica del Espíritu Santo en el distrito de Charlottenburg de Berlín están abiertas cual abrazo disponible. El templo decidió permanecer abierto durante estos tiempos difíciles para ofrecer al público un lugar tranquilo para orar en soledad, pero en la iglesia. La parroquia, con inteligente adaptación, ha encontrado otras formas de unir a las personas.

En una mesa en la parte trasera de la iglesia hay horarios para misas en línea. Estos incluyen lecturas e himnos semanales, y explican cómo los miembros de la parroquia pueden participar en los servicios desde casa. El sitio web de la parroquia incluso tiene archivos de audio adicionales con música de órgano como acompañamiento. Las velas de Pascua, empaquetadas individualmente en cajas de cartón, se alinean en los escalones frente al altar; junto a ellos, algunas hojas sobrantes del Domingo de Ramos.

Las celebraciones de Pascua en todo el mundo cambian bajo la sombra del coronavirus, pero las tradiciones también se han adaptado en eventos especiales del pasado.

Tal vez uno de los primeros antecedentes de la historia se encuentre en el Véneto, en Italia, cuando la plaga de 1630. El primer gueto del mundo se había creado en Venecia un siglo antes, una práctica de las poblaciones judías en otras locaciones que continuó en el futuro como una forma de vivir en áreas restringidas. De hecho, el antecedente más certero para lograr celebrar la Pascua a pesar de la peste tuvo lugar en la ciudad de Padua de la mano del médico Abraham Catalano quien en concordancia con el gobierno de la época, diseñó na estrategia para permitir el encuentro sin propagar la epidemia.

El Vaticano ha convocado a sus fieles a encender una vela frente a sus ventanas esta noche, la víspera de Pascua, y orar por el mundo en la confusión y el miedo por la pandemia de COVID-19. “Es un pequeño pero significativo y simbólico gesto de esperanza en este momento histórico y dramático en el que millones de personas en Europa y en el resto del mundo se ven afectadas por un gran sufrimiento e incertidumbre provocados por Pandemia de COVID-19″, indicó el cardenal italiano Angelo Bagnasco, presidente de la Comisión de Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE), uno de los promotores de la idea.

Liberen al conejo

Niños juegan en los Royal Botanic Gardens, Kew in London, Britain, March 30, 2021. REUTERS/Tom Nicholson

Intentando poner algo de espíritu positivo, los líderes están haciendo una exención para un trabajador esencial este fin de semana: el conejito de Pascua. La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, declaró que el conejito de Pascua era un “trabajador esencial”, asegurando que el conejo fuera libre de entregar chocolate a los niños kiwi este domingo. Pero dijo que incluso el conejo de Pascua puede tener problemas para encontrar chocolate durante la pandemia. “Si el conejito de Pascua no llega a su casa, entonces tenemos que entender que es un poco difícil en este momento”, señaló.

Australia ha decidido seguir su ejemplo, y el director médico de la nación, Brendan Murphy, le dio su bendición al conejito de Pascua. “Me han dicho que debido a que es un operador en solitario y un servicio esencial, se le permitirá continuar operando”, dijo Murphy.

Muchas de las rutas del mundo teñidas de las celebracions pascuales continuarán bajo la idea de conservar las tradiciones con el prisma adecuado a la pandemia. El mundialmente famoso Tabernacle Choir en Temple Square transmitió su concierto “Mesías” de Handel 2018 el viernes. Después de eso, está disponible en línea. Los espectadores pueden descargar e imprimir una partitura gratuita del clásico de Handel para compartir la melodía.

Aún con el impacto que significa la pandemia, existen experiencias en el mundo que mantendrán sus tradiciones. Una actividad viable en las Islas Bermudas y que es tradición, es la de remontar cometas. Los lugareños buscan sitios más bien espaciosos y distantes dentro de las isla para lucir y volar sus cometas caseras, a menudo con diseños geométricos originales que se realizan en casa con la intención de otorgarles personalidad y deslumbrar a otros lanzadores de barriletes.

En Antigua, al sur de Guatemala, los habitantes cubren sus calles con alfombras multicolores durante la Semana Santa en preparación para su procesión del Viernes Santo que si bien este año no tuvo lugar, su presencia estridente mantuvo el espíritu alegre. Las alfombras están hechas de flores, aserrín de colores, frutas, verduras y arena. A menudo están cubiertas de escenas que son significativas para cada uno de los artistas que las hacen. Abarcan desde temática religiosa, hasta las tradiciones mayas, la naturaleza y la historia del país.

El primer antecedente se puede rastrear hasta Venecia REUTERS/Flavio Lo Scalzo

Las celebraciones de Pascua en México varían según la región, pero sí es una festividad que se desarrolla por dos semanas. En la previa a la Pascua y la siguiente. En regiones muy devotas como Taxco, hay recreaciones físicas de la Semana Santa, eventos que este año tendrán una expresión más escultórica con representaciones en papel mache. Otra tradición mexicana es la quema de los Judas gigantes de papel y los hace volar con fuegos artificiales. Por otro lado, es una actividad típica la procesión silenciosa donde se visitan 12 iglesias en 12 días. Los templos permanecerán abertos, pero imposibles de acceder físicamente al interior, aún así se podrá hacer el recorrido cruzando por el frente de sus puertas.

La corrida de huevos, como el que se realiza cada año en la Casa Blanca, se remonta a cientos de años. Allí se comenzó a organizar en 1814 con James y Dolley Madison. Los niños usan una cuchara de madera para mantener un huevo rodando.

En México y el sur de los Estados Unidos se conserva la costumbre es esconder huevos ahuecados llenos de confeti. Una vez que se encuentran , se pueden romper sobre las cabezas de las personas para que les llueva el papel picado. Los huevos ahuecados se llaman cascarones.

Europa resucita

En Florencia, los lugareños celebran una tradición que lleva más de 350 años conocida como Scoppio del Carro, o “explosión del carro”. Un carro adornado lleno de fuegos artificiales es conducido por las calles de la ciudad por personas con coloridos trajes del siglo XV antes de detenerse frente al Duomo. Luego, el arzobispo de Florencia enciende una mecha durante la misa de Pascua que conduce al exterior del carro y enciende una animada exhibición de fuegos artificiales. El significado detrás de la costumbre se remonta a la Primera Cruzada, y está destinado a garantizar una buena cosecha. Esta temporada no habrá misa presencial, sin embargo la explosión tendrá lugar sin público.

María Santisima de la Esperanza Macarena en Madrid REUTERS/Susana Vera

Los niños de Finalndia, en tanto, se disfrazan de brujas para esta época. Circulan por las calles a pedir huevos de chocolate con rostros maquillados y pañuelos en la cabeza, llevando ramos de sauce decorados con plumas. Para esta temporada se propone una excepción a la búsqueda de huevos, pero se insta a que circulen con distancia social para exhibir de sus atuendos de todos modos.

En algunas partes del oeste de Finlandia, la gente enciende hogueras el domingo de Pascua, una tradición nórdica que se deriva de la creencia de que las llamas ahuyentan a las brujas que vuelan en escobas entre el Viernes Santo y el Domingo de Pascua. Un festejo que no tendrá limitaciones esta temporada.

Echarse agua unos a otros es una tradición de Pascua polaca llamada Śmigus-dyngus. El lunes de Pascua, las personas intentan empaparse entre sí con baldes de agua, pistolas de agua o cualquier cosa que puedan tener en sus manos. La leyenda dice que las chicas que se empapan el lunes húmedo se casarán en el transcurso de un año. Para esta temporada se propone usar lanzaaguas estilo gota y no apuntar a las personas, sino más bien al vacío.

También en Polonia las familias preparan cestas llenas de huevos de colores, salchichas y pan el día antes de Pascua para llevarlos a un sacerdote para que los bendiga. La Cuaresma no termina hasta que se concreta la bendición.

En Haux, Francia, se sirve una tortilla gigante en la plaza principal de la ciudad. Utiliza más de 15.000 huevos y alimenta hasta 1.000 personas. Cuenta la historia que cuando Napoleón y su ejército viajaban por el sur de Francia, se detuvieron en un pequeño pueblo y comieron tortillas. A Napoleón le gustó tanto la suya que ordenó a la gente del pueblo que recogieran sus huevos y prepararan una gigante para su ejército al día siguiente.

Visit Berlín

En Hungría, las mujeres se visten con ropas tradicionales y se bañan en los lagos, aunque para este año, los trajes típicos serán suficiente. Al mismo tiempo el lunes de Pascua, cuando los niños visitan a las niñas para recitar un poema y rociarlas con rociarlas con perfume como símbolo de que permanezcan jóvenes y frescas. Como recompensa, reciben un huevo cuidadosamente pintado y también se les sirven dulces diferentes.

Los pasteleros australianos hacen bilbies en forma de chocolate para crear conciencia sobre la disminución de la población del pequeño marsupial del tamaño de un conejo.

En Inglaterra no se trata sólo de comer piezas tibias de pastelería con masa entrelazada y contar con huevos de chocolate en una canasta entregados por el conejito de pascua. Un juego más antiguo en el norte de Inglaterra es hacer rodar huevos entre sí o cuesta abajo. Los duros se hacen rodar por las pendientes para ver qué huevo llega más lejos. Si los huevos se golpean entre sí, el dueño del huevo que permanece en una pieza sin grietas por más tiempo es el ganador.

La búsqueda de huevos de chocolate está en el programa de fin de semana en casi todas partes de Alemania. Los de Pascua de colores cuelgan de las ramas en las casas, pero también de los árboles en las calles. Llaman a esta tradición Ostereierbaum. Volker Kraft de Saalfeld, Turingia, en el centro de Alemania, ha decorado un manzano en su tierra desde 1965 y ha colgado más de 10.000 huevos a la vez. El árbol atrajo a los curiosos a lo largo de los años, con más de 8.000 visitantes. En esta ocasión habrá espectáculo, pero sin la posibilidad de convocar público..

En Dinamarca una tradición indica enviar recortes de papel a familiares y amigos que a menudo parecen flores campanillas de invierno llamadas gækkebrev. Hay una rima oculta en cada letra y el nombre del remitente se reemplaza con puntos. Si el destinatario puede adivinar quién envió la carta, el remitente le debe un huevo de chocolate.

Los niños de Finalndia, en tanto, se disfrazan de brujas para esta época

Suecia le da un giro a la rodada de huevos poniéndolos en una teja sostenida en ángulo con el suelo para ver cuál llega más lejos. Si el huevo de alguien es golpeado, puede quedarse con su huevo y el huevo que golpeó el suyo.

El hornazo es un pastel de carne español relleno de lomo de cerdo, chorizo y huevos duros que se suele comer en Semana Santa. La inclusión de este último ingrediente es un vestigio de los días en que la gente hervía los huevos que las gallinas ponían durante la Cuaresma para conservarlos, ya que estaban prohibidos durante ese tiempo.

Los huevos Fabergé se crearon a partir de 1885 y tiene su origen en la Pascua. Su producción llegó hasta 1917. Los huevos eran entregados como obsequio de Pascua a las esposas de los zares. Estos le permitieron a Peter Carl Fabergé total libertad para diseñar los huevos, el único requisito era que tuvieran una sorpresa.

Celebrar con barbijo

El olor a incienso, a azahar y el sonido de los tambores avisan de que ha empezado la Semana Santa en Sevilla, el sitio más tradicional de España en materia de celebración de la Pascua. Las calles se llenan de capirotes y bandas de música con el escudo de las hermandades que van acompañando a las procesiones. La gastronomía hace su aporte en forma de torrijas y pestiños. A los elementos comunes se les suman costumbres únicas como en el caso de Verges, municipio de Gerona y única región de España que conserva la Danza de la Muerte. Se celebra durante la procesión del Jueves Santo, en la que se representan las escenas del recorrido de Jesucristo hasta el monte del Calvario. Durante la celebración, cinco esqueletos bailan al ritmo de un tambor, creando un ambiente lúgubre. En este tiempo no habrá reuniones populares, pero se mantendrán las prácticas tradicionales.

En México la Pascua es la fiesta más importante del año. Tras la Semana Santa, celebran la semana de Pascua, con vacaciones de dos semanas. La conmemoración mezcla costumbres cristianas con rituales indígenas.

El Viernes Santo se representa la pasión de Cristo en el Viacrucis, siendo el de Iztapalapa el más famoso de todos. Quien haga el papel de Cristo, tiene que llevar la cruz a cuestas a lo largo del trayecto, que finaliza en el monte para la crucifixión. Una representación impactante que no deja indiferente al espectador. Este año este recorrido no será posible.

En Suecia los huevos no son de chocolate, sino de cartón y el placer está en abrirlos porque están rellenos de golosinas. En lugar de conejos de pascua, son los pollos los animales icónicos de esta celebración, en las casas se pueden ver decoraciones inspiradas en el color de estos animales, junto con plumas y ramas de abedul. El Jueves Santo es el día en que los chicos salen disfrazados por las casas a buscar dulces, como si fuera Halloween. En el oeste de Suecia, a lo largo de la costa de Bohuslän y en las islas, la gente celebra alrededor de hogueras gigantes que tendrán lugar con limitación de asistentes.

Italia, donde la festividad de Pascua genera mucha actividad local en cada pueblo, vivirá las celebraciones en confinamiento estricto hasta el lunes 5 de abril en más de 20 localidades, todo a un año de la imagen que recorrió el mundo: la soledad del cantante Andre Bocelli quien cantó en la catedral de Duomo de Milán el domingo de Pascua pasado. Las cosas no han cambiado demasiado.

SEGUIR LEYENDO: