COVID-19: científicos plantean sus dudas sobre la inmunidad generada ante una reinfección

Afirman que nadie ha demostrado todavía que el hecho de que alguien se haya recuperado de COVID-19 y haya producido anticuerpos contra el coronavirus no significa que esté protegido de contraerlo por segunda vez

Hay más de 115 desarrollos de vacunas en el mundo, en donde algunas ya avanzaron a etapa clínica - REUTERS/Dado Ruvic/File Photo
Hay más de 115 desarrollos de vacunas en el mundo, en donde algunas ya avanzaron a etapa clínica - REUTERS/Dado Ruvic/File Photo

Científicos en todo el mundo que están buscando una vacuna contra el COVID-19 o un tratamiento eficaz para las fases graves que genera en el cuerpo humano, advierten que nadie ha demostrado todavía que el hecho de que alguien se recuperado de COVID-19 y haya producido anticuerpos contra el coronavirus no significa que esté protegido de contraerlo por segunda vez.

Hace apenas un mes, la idea de los pasaportes de inmunidad había aumentado la esperanza de que las personas que sobrevivieron a la COVID-19 fueran liberadas de un confinamiento indefinido y costoso. Sin embargo, los científicos advirtieron que nuestro sistema inmunológico, si bien es una maravilla natural, no siempre brinda protección contra un futuro ataque viral. Este virus era demasiado nuevo para saberlo.

Si bien algunos expertos anticipan que una infección inicial por coronavirus les dará a las personas cierto nivel de inmunidad durante cierto tiempo, lo cierto es que aún no saben qué tipo de anticuerpos, células y otros marcadores en la sangre de una persona significará esa “protección”. Y es que determinar esos “correlatos de protección” es crucial tanto para que las personas puedan saber si están nuevamente en riesgo, como también para que los investigadores para que puedan comprender qué tan bien funcionan las vacunas potenciales, cuánto duran y cómo acelerar su desarrollo.

Una científica examina al COVID-19 bajo el microscopio y su trabajo en infectar células humanas - REUTERS
Una científica examina al COVID-19 bajo el microscopio y su trabajo en infectar células humanas - REUTERS

“Lo que le gustaría es tener un análisis de sangre que sirva como correlato de esa eficacia protectora o inmunidad. Cosa que parece simple, pero es mucho más complicado de lo que la gente piensa”, aseguró Sarah Fortune, presidenta del Departamento de Inmunología y Enfermedades Infecciosas de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

La especialista precisa que conocer los correlatos de protección es diferente a conocer el mecanismo de protección. Las correlaciones de protección son señales de que alguien está protegido con señales de la presencia de ciertos tipos de anticuerpos, células inmunes o proteínas que actúan como mensajeros en el sistema inmunitario. Además, es importante destacar que los científicos no necesitan comprender completamente los correlatos para avanzar en las vacunas. Ya han lanzado una serie de ensayos clínicos para candidatos a vacunas para evaluar si son seguros y efectivos contra esta enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Pero ellos mismos confían en las pistas de cómo nuestros cuerpos se protegen de otros virus, incluidos los otros coronavirus que causan enfermedades, para guiar qué tipo de vacunas de respuesta inmune deberían inducir.

El laboratorio Cobra Biologics, en Keele trabaja en el desarrollo de una vacuna contra COVID-19 - REUTERS
El laboratorio Cobra Biologics, en Keele trabaja en el desarrollo de una vacuna contra COVID-19 - REUTERS

"No necesitamos conocer formalmente estos correlatos de protección. Uno puede fabricar la vacuna de forma algo empírica, lo que significa fabricarla y probarla, y en los viejos tiempos así se fabricaban todas las vacunas. Ahora, la investigación de vacunas y la determinación de los correlatos de protección a menudo tienen lugar al mismo tiempo”, aseguró John Mascola, director del Centro de Investigación de Vacunas del Instituto Nacional de Salud. Y agregó: Con el coronavirus, los desarrolladores de vacunas “están aprovechando el hecho de que creemos que sabemos qué tipo de respuesta de anticuerpos generar, y en eso se basan los diseños”.

Después de que los ensayos clínicos confirmen la efectividad de una vacuna, otras vacunas que producen las mismas respuestas inmunitarias podrían acelerarse en su uso, dijo recientemente a STAT Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas .

Si una vacuna demuestra la eficacia en un ensayo clínico y otra está detrás de ella, pero está obteniendo el mismo correlato de inmunidad, podrían unir los datos y facilitar la aprobación del segundo y el tercero en función de la eficacia del primero”, sostuvo Fauci, que destacó que todavía es clave probar las vacunas en ensayos clínicos a gran escala, y no solo aprobarlas en función de los correlatos de protección. Solo los ensayos clínicos demuestran si una vacuna reduce el riesgo de infección en las personas o las hace menos propensas a enfermarse gravemente.

Médicos en Tailandia lograron contener al virus con medidas sanitarias - REUTERS/Athit Perawongmetha
Médicos en Tailandia lograron contener al virus con medidas sanitarias - REUTERS/Athit Perawongmetha

Para estudiar los correlatos de la protección, los científicos ahora están mirando la sangre de las personas que se han recuperado de COVID-19 para mapear las defensas que el sistema inmunológico puso cuando el virus atacó. En las últimas semanas, describieron el tipo de anticuerpos producidos, descubriendo que pueden tener efectos poderosos contra una de las proteínas clave del virus, y que casi todos los pacientes que tenían la enfermedad, incluso aquellos que tenían infecciones leves, generaban anticuerpos. Esos son signos positivos, dado que se espera que un tipo de anticuerpo, llamado anticuerpo neutralizante, en cantidades suficientes, ofrezca cierta cantidad de protección durante al menos una cierta cantidad de tiempo. Los científicos también han informado sobre la concentración de células inmunes, que puede estar involucrado en reconocer un virus y detenerlo.

La idea es que las defensas que el cuerpo montó para vencer al virus la primera vez proporcionan pistas sobre lo que se requiere para defenderse de un segundo ataque. Para confirmar que las personas que se recuperan de COVID-19 están protegidas y determinar cuánto dura eso, los científicos tienen que rastrear a las personas y ver qué les sucede si vuelven a encontrarse con el virus. Esa investigación a menudo se centra en los trabajadores de la salud que tienen más probabilidades de estar expuestos repetidamente, ya que los investigadores no pueden exponer éticamente a las personas al virus nuevamente intencionalmente.

Varios laboratorios experimentan con monos de cara a una vacuna eficaz contra COVID-19 - AFP)
Varios laboratorios experimentan con monos de cara a una vacuna eficaz contra COVID-19 - AFP)

Pero con los animales, los investigadores pueden “desafiar” a aquellos que están vacunados o que han tenido una infección inicial para ver si pueden evitar el virus, que es lo que demostraron estudios recientes en monos. Los científicos descubrieron que los animales generaron anticuerpos neutralizantes después de contraer el virus por primera vez o cuando recibieron vacunas experimentales, y que cuanto mayor era el nivel de anticuerpos que tenían los monos (cuanto mayor era el “título”, en términos científicos), más protegidos estaban en contra del patógeno cuando los científicos rociaron una segunda dosis en sus narices.

"Esa es una sugerencia de que los anticuerpos neutralizantes contra el virus pueden proteger contra la reinfección. Si ese hallazgo se extiende a las personas, comenzaremos a poder usarlo como un predictor de éxito, es decir, en experimentos con candidatos a vacunas, los investigadores pueden comenzar a ver qué niveles de anticuerpos neutralizantes están produciendo y priorizar aquellos que parecen generar respuestas más prometedoras”, indicó Dan Barouch, director del Centro de Investigación de Virología y Vacunas del Centro Médico Beth Israel Deaconess, quien dirigió esa investigación.

Si bien con algunas enfermedades ya conocidas los investigadores realizan pruebas en humanos de vacunas, en las que los voluntarios reciben una vacuna experimental y luego se exponen al virus, en un intento por acelerar el proceso de prueba, los científicos está divididos sobre la ética de tales ensayos para este coronavirus nuevo.

Normalmente, el desarrollo de una vacuna demora 10 años - REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo
Normalmente, el desarrollo de una vacuna demora 10 años - REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo

Aquellos que apoyan esta práctica la respaldan afirmando que un beneficio podría ser establecer correlatos de protección, lo que indica qué partes del sistema inmunitario deben estar activas para aislar a alguien del virus. Los científicos a menudo se centran en los anticuerpos neutralizantes como correlatos, pero también puede haber otros marcadores. Incluyen otros tipos de anticuerpos, como anticuerpos de unión; células inmunes como células T y células B; y citocinas: pequeñas proteínas liberadas por las células inmunes que sirven como mensajeros. En el estudio de los monos, por ejemplo, Barouch y sus colegas también encontraron una asociación entre la protección y el nivel de otro tipo de anticuerpo, aunque no fue tan fuerte como la correlación entre la protección y los anticuerpos neutralizantes.

“Hay muchas otras cosas que las personas observan para encontrar correlatos de protección. Un desafío es que las personas responden de manera diferente a las infecciones; Algunos estudios, por ejemplo, han encontrado que las personas que se recuperaron de Covid-19 en realidad generaron bajos niveles de anticuerpos. Pero debido a que el sistema inmunitario es tan complejo, tener bajos niveles de anticuerpos no significa necesariamente que una persona no esté protegida. Todo eso puede dificultar la definición exacta de la inmunidad”, remarcó la viróloga Angela Rasmussen de la Universidad de Columbia.

"Algunas personas que han tenido esto no han tenido títulos altos de anticuerpos o han tenido títulos bajos de anticuerpos. Todavía no sabemos qué les va a pasar si se vuelven a exponer, afirmó Anna Durbin, investigadora de vacunas en la Universidad Johns Hopkins. "Todavía no sabemos qué les va a pasar si se vuelven a exponer".

Los médicos deben lidiar con la ética a la hora de aplicar vacunas en experimentación - REUTERS
Los médicos deben lidiar con la ética a la hora de aplicar vacunas en experimentación - REUTERS

Durbin también señaló que lo que está sucediendo con las células inmunes y los anticuerpos en la sangre de alguien puede no significar que las células en la vía aérea superior, a las que se dirige el coronavirus, se defienden de manera similar. Ciertos anticuerpos en la sangre pueden evitar enfermedades graves, pero no necesariamente podrán evitar por completo que el virus reinfecte las células en la nariz y la garganta.

Debido a las dificultades para detener las infecciones de las vías respiratorias superiores, los científicos ya están anticipando que las vacunas COVID-19 pueden no proporcionar una protección completa , llamada inmunidad esterilizante, sino que reducirán el riesgo de contraer el virus y enfermarse gravemente. "No estoy convencido de que vamos a tener un correlato de protección singular y absoluto", dijo Durbin.

Con COVID-19, se espera que la inmunidad, ya sea por una infección o una vacuna, disminuya en unos pocos años. Eso es lo que sucede con los cuatro coronavirus humanos que causan resfriados. Si ese patrón se extiende a este virus, las personas gradualmente se volverán más susceptibles al virus después de cierto tiempo (aunque es menos probable que tengan un caso grave). El seguimiento de los niveles de los diferentes correlatos podría proporcionar pistas sobre cuánto dura la inmunidad y cuándo una persona vuelve a ser vulnerable. También podría indicar cuándo las personas podrían necesitar otra dosis de la vacuna.

SEGUÍ LEYENDO:

Primer avance en Latinoamérica: Argentina desarrollará una vacuna contra el coronavirus

Roberto Salvarezza, con Infobae: "Pos pandemia, las vacunas y los medicamentos oncológicos o para el HIV deberían ser accesibles para todos”

Cómo funciona NEOKIT-COVID-19, el test rápido de diagnóstico molecular creado por argentinos para detectar el coronavirus

MAS NOTICIAS