Por qué la desigualdad podría ayudar a propagar más el COVID-19

La prestigiosa publicación científica The Lancet analizó las principales variables socioeconómicas que podrían agravar la pandemia

The Lancet investigó la relación que hay entre la pandemia por COVID-19 y la desigualdad
The Lancet investigó la relación que hay entre la pandemia por COVID-19 y la desigualdad

Las pandemias rara vez afectan a todas las personas de manera uniforme. La Peste Negra en el siglo XIV redujo la población mundial en un tercio, con el mayor número de muertes observadas entre las poblaciones más pobres y densamente poblada de campesinos desnutridos y con exceso de trabajo. La Europa medieval era un caldo de cultivo fértil para la peste bubónica. Siete siglos después, con un producto interno bruto mundial de casi US$ 100 billones, ¿nuestro mundo cuenta con los recursos adecuados para prevenir otra pandemia que haga desastres? La evidencia actual de la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) sugeriría lo contrario, de acuerdo a una investigación realizada por la prestigiosa revista científica The Lancet.

Las estimaciones indican que COVID-19 podría costarle al mundo más de $ 10 billones, aunque existe una considerable incertidumbre con respecto al alcance del virus y la eficacia de la respuesta política. Por cada punto porcentual de reducción en la economía global, más de 10 millones de personas se ven sumidas en la pobreza en todo el mundo. Teniendo en cuenta que las poblaciones más pobres tienen más probabilidades de tener afecciones crónicas, esto las pone en mayor riesgo de mortalidad asociada con COVID-19. Dado que la pandemia ha perpetuado una crisis económica, las tasas de desempleo aumentarán sustancialmente y las redes de seguridad social debilitadas amenazan aún más la salud y la inseguridad social.

El trabajo nunca debe hacerse a expensas de la salud de un individuo ni de la salud pública”, advierten Faheem Ahmed, Na’eem Ahmed, Christopher Pissarides y Joseph Stiglitz, autores del escrito.

Las pandemias rara vez afectan a todas las personas de manera uniforme. La Peste Negra en el siglo XIV redujo la población mundial en un tercio
Las pandemias rara vez afectan a todas las personas de manera uniforme. La Peste Negra en el siglo XIV redujo la población mundial en un tercio

En los Estados Unidos, ya se han documentado casos de facturas médicas inesperadas para pacientes sin seguro tratados por COVID-19 y transportistas que continúan trabajando por temor a ser despedidos. A pesar de que las salvaguardas de empleo se convirtieron en ley recientemente en algunos países de altos ingresos, como el Reino Unido y los EE. UU., los grupos de bajos ingresos desconfían de estas garantías, ya que tienen experiencia en dificultades de larga data para navegar en sistemas de beneficios complejos, y muchos trabajadores, incluidos los autónomos, pueden omitirse de dichos planes de contingencia. Las implicaciones de protecciones financieras inadecuadas para los trabajadores de bajos salarios son más evidentes en países con niveles más altos de pobreza extrema, como India.

En pandemias recientes, como el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS), los médicos fueron vectores de transmisión de enfermedades debido a pruebas inadecuadas y falta de equipos de protección personal. La historia parece repetirse, con médicos que comprenden más de una décima parte de todos los casos de COVID-19 en España e Italia. “Con una escasez mundial proyectada de 15 millones de trabajadores de la salud para 2030, los gobiernos han dejado al personal esencial expuesto en este momento de necesidad”, de acuerdo al análisis de estos investigadores.

Estimaciones indican que COVID-19 podría costarle al mundo más de $ 10 billones (REUTERS/Issam Abdallah)
Estimaciones indican que COVID-19 podría costarle al mundo más de $ 10 billones (REUTERS/Issam Abdallah)

Las poblaciones pobres que carecen de acceso a los servicios de salud en circunstancias normales son las más vulnerables en tiempos de crisis. La información errónea y la falta de comunicación afectan desproporcionadamente a las personas con menos acceso a los canales de información, por lo que es más probable que ignoren las advertencias sanitarias del gobierno. Con la introducción de medidas de distanciamiento físico, la cobertura doméstica de Internet debe hacerse omnipresente.

La respuesta desigual a COVID-19 ya es evidente. Las expectativas de vida saludable y las tasas de mortalidad históricamente han sido marcadamente desproporcionadas entre las poblaciones más ricas y más pobres. Los efectos completos de COVID-19 aún no se han visto, mientras que la enfermedad comienza a extenderse a los entornos más frágiles, incluidas las zonas de conflicto, las cárceles y los campos de refugiados.

A medida que la economía mundial se sumerge más profundamente en una crisis económica y los programas de rescate del gobierno continúan priorizando la industria, “los escasos recursos y las decisiones de asignación de fondos deben apuntar a reducir las inequidades en lugar de exacerbarlas”, recomiendan los científicos de The Lancet.

SEGUÍ LEYENDO:

Cómo se trabaja en la Argentina con el fármaco antiparasitario que podría ser útil para el tratamiento del coronavirus

Advierten que una combinación de drogas con hidroxicloroquina podría no ser eficaz para tratar casos severos de COVID-19

3 claves para conservar la salud física y mental en cuarentena

MAS NOTICIAS