Estudios internacionales descartan que el coronavirus haya sido creado en un laboratorio

Daniel Pérez, virólogo molecular argentino radicado en Estados Unidos, destacó la importancia de estudiar el origen de las pandemias y vigilar la interacción entre humanos y animales para desarrollar estrategias de control

Médicos en Las Vegas, EEUU se organizan para tratar pacientes con COVID-19 - REUTERS/Steve Marcus

Las teorías conspirativas siempre están a la orden del día sobre el origen del coronavirus, la nueva enfermedad catalogada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud, que ya causó más de 820.000 contagios y 40.000 muertes.

Pero, días atrás, un artículo publicado en Nature por Kristian Andersen, biólogo computacional del Instituto de Investigaciones Scripps, de Estados Unidos, y colegas que analizaron varios trabajos científicos sobre el genoma de SARS-CoV–2 y de otros patógenos emparentados, confirmó que el agente responsable de COVID-19 no es una construcción de laboratorio o un virus manipulado a propósito.

Sobre las hipótesis del origen del nuevo coronavirus, Daniel Pérez, doctor en virología molecular, egresado de la Universidad Nacional de Córdoba y radicado en Estados Unidos explicó los cambios que permiten que el virus influenza pase de especies animales a humanos. El experto, se ha especializado en las universidades de Nebraska y Maryland y en el St. Jude Children’s Research Hospital, de Memphis. Actualmente, Pérez trabaja en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Georgia, en Athens.

¿Qué se podría deducir sobre el origen del nuevo coronavirus?

El microscopio electrónico muestra al SARS-CoV-2, conocido también como nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19 - REUTERS.

Los datos sugieren un origen en alguna de las 160 especies de murciélagos de la fruta, lo cual es consistente con la noción de estos animales como un gran reservorio natural de coronavirus y otros como paramixovirus, filovirus (incluyendo el Ébola) y otros con potencial zoonótico.

¿Y se descarta que pudiera haber sido “hecho en el laboratorio”?

El análisis de secuencias genómicas hecho por los autores del artículo en Nature creo que claramente exime de esa posibilidad: la cantidad y combinación de mutaciones que muestra el SARS-CoV-2 no son posibles de crear en el laboratorio. De hecho, las mutaciones en la zona de unión al receptor humano ACE2 son de menor afinidad que las equivalentes en SARS-CoV-1, que provoca síndrome respiratorio agudo severo (SARS), una enfermedad respiratoria contagiosa y a veces mortal que apareció por primera vez en China, en noviembre de 2002, y luego se propagó por el mundo.

Si alguien hubiera querido crear el SARS-CoV-2, lo más lógico habría sido hacerlo igual al SARS-CoV-1 en una región que tiene alta afinidad para acoplarse a células humanas y eso no es así. Por otra parte, SARS-CoV-2 tiene una región de clivado en la glicoproteína S de superficie que es poco común y, a priori, no sería compatible con lo que conocíamos hasta ahora de estos virus.

Una médica ingresa al Hospital Brooklyn en Nueva York, vestida para atender pacientes con COVID-19 - REUTERS/Brendan Mcdermid

Los autores del estudio también se debaten acerca de la posible existencia de un hospedador intermediario.

Los autores consideran dos hipótesis: 1) de murciélago a humanos y posterior transmisión limitada entre humanos y signos de infección poco discernibles o 2) un hospedador intermedio, el pangolín (un mamífero cubierto de escamas), que “ayudó” a que el virus mutara en una versión más agresiva al humano. O quizás una combinación de ambas opciones.

Tampoco podemos descartar la posibilidad de que el virus de pangolín viene de una versión ancestral de otro de murciélagos que se transfirió a humanos y de ahí a pangolines, y que en ambas especies los virus empezaron a tomar una trayectoria evolutiva diferente.

¿Por qué es importante conocer los orígenes de una pandemia?

Pasajeros sentados a una silla de distancia social en una estación para prevenir la propagación de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Yakarta, Indonesia, el 30 de marzo de 2020. REUTERS/Ajeng Dinar Ulfiana

El monitoreo y estudio constante de los patógenos que circulan en el reino animal quizás no ayude a la prevención de una pandemia, pero nos permite entender su origen. Por ejemplo, el ancestro más cercano al SARC-CoV-2 es un virus de murciélagos RaTG13, al menos en el sector del reconocimiento de receptor, lo cual nos ayuda a entender y predecir mejor algunas de las características que hacen al SARS-CoV-2 más infeccioso a los humanos.

Sin esa secuencia y las secuencias previas de tantos otros coronavirus, estaríamos a ciegas sin poder ni siquiera conjeturar en los atributos moleculares que hacen al SARS-CoV-2 un virus pandémico. Mientras más y mejor podamos caracterizar los patógenos que circulan en el reino animal, mejores equipados vamos a estar para combatir a aquellos en los que identificamos características propias de infección en humanos. Es tan importante entender aquellos que causan enfermedad en humanos como aquellos que no lo hacen.

This undated transmission electron microscope image shows SARS-CoV-2, also known as novel coronavirus, the virus that causes COVID-19, isolated from a patient in the U.S. Virus particles are shown emerging from the surface of cells cultured in the lab. The spikes on the outer edge of the virus particles give coronaviruses their name, crown-like. NIAID-RML/Handout via REUTERS. THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT

Hasta el momento, se han reportado más de 60 virus que pueden ser transmitidos al hombre por diferentes especies de murciélagos, por lo que son considerados la mayor fuente de virus zoonóticos en el mundo. ¿Deberían impulsarse más este tipo de investigaciones a la luz de esta nueva pandemia y otras enfermedades zoonóticas?

Absolutamente. Es de suma importancia conocer con el mayor detalle posible el espectro de patógenos que circulan en animales salvajes y domésticos. Y es más importante aún mantener una visión multidimensional de los factores que contribuyen a la perpetuación de diferentes patógenos en un huésped (humano o animal).

En estos momentos las tecnologías de secuenciación genómica han llegado a un punto tal que es perfectamente factible analizar el microbioma y viroma de una muestra y hasta descubrir nuevos patógenos que no nos imaginábamos que existían. Las tecnologías de secuenciación de nueva generación están revolucionando también al diagnóstico como hace 30 años lo hizo el diagnóstico molecular por PCR. Solo es cuestión de crear las condiciones para que una camada nueva de investigadores pueda tener la infraestructura y financiamiento adecuado para concretarlo.

Fuente: Agencia CyTA-Fundación Leloir

SEGUÍ LEYENDO:

La Universidad de Oxford convocará a 510 voluntarios para probar su vacuna contra el COVID-19 basada en un exitoso experimento previo

Una voluntaria que probará la vacuna del coronavirus habló con Infobae: “Es mi oportunidad para hacer una diferencia en el mundo”

Un grupo de especialistas de EEUU expuso caminos alternativos para superar la crisis del coronavirus

ULTIMAS NOTICIAS

MAS NOTICIAS
MAS NOTICIAS
MAS NOTICIAS
MAS NOTICIAS