El cambio climático no puede ser tratado como una “una dieta rápida”, sino como “un cambio permanente en el estilo de vida”. (AFP)
El cambio climático no puede ser tratado como una “una dieta rápida”, sino como “un cambio permanente en el estilo de vida”. (AFP)

El profesor de historia en la Universidad de Columbia, Adam Tooze, indicó que el combate al cambio climático debe ser tan importante como el que se hace durante una guerra o una crisis económica, ya que no puede ser tratado como una "una dieta rápida", sino como "un cambio permanente en el estilo de vida".

En entrevista con The Atlantic, el académico explicó que se debe analizar la situación actual de las emisiones de carbono para entender las medidas sin precedentes a tomar.

"La escala del desafío requiere una audacia de acción para la que no hay precedentes. Ese es el único buen propósito al que sirven las analogías de guerra, en mi opinión. Creo que, en muchos sentidos, la analogía de la guerra y la emergencia es terriblemente inútil porque [el cambio climático] no es ese tipo de desafío en absoluto, pero al menos eso le da una medida de la escala y la urgencia de lo que es necesario", explicó Tooze.

Pese a la analogía usada entre cambio climático con la guerra, Adam acotó una gran diferencia y es que con el primero no hay un "final feliz", sino que se modifica el estilo de vida para favorecer a las generaciones futuras.

"No hay ningún momento en el que ganes y luego todo vuelve a ser como era antes, pero es mejor. Eso es un malentendido. Esto no es una dieta rápida; Este es un cambio permanente en el estilo de vida, y necesitamos amar eso y necesitamos vivirlo y debemos ser dueños de él y debemos reconciliarnos con el hecho de que esto es para nosotros y para todas las generaciones posteriores de humanos", reiteró.

El experto mencionó que ninguna de las decisiones importantes sobre el cambio climático deben tomarse por Estados Unidos, pero sí por China e India y Pakistán y Bangladesh e Indonesia.

El cambio climático no puede ser tratado como una “una dieta rápida”, sino como “un cambio permanente en el estilo de vida”. (OSCAR DEL POZO / AFP) Madrid
El cambio climático no puede ser tratado como una “una dieta rápida”, sino como “un cambio permanente en el estilo de vida”. (OSCAR DEL POZO / AFP) Madrid

De acuerdo con Adam Tooze la Reserva Federal de Estados Unidos debería implementar una serie de medidas para combatir al cambio climático, como: "respaldo para un impulso de inversión dirigido por el lado fiscal".

"La Fed debería anunciar es que apoya con entusiasmo la idea de un impulso de infraestructura bipartidista centrado en la red eléctrica estadounidense, en primer lugar, para que podamos conectar la capacidad de generación renovable, que ahora es eminentemente, ya sabes, realista en términos económicos", comenzó.

Explicó que: "La Fed vería [el tema de la nueva deuda vinculada a la infraestructura] como no es alarmante. De hecho, es una respuesta muy apropiada a un entorno de tasas de interés extremadamente bajas, y [el ex Secretario del Tesoro] Larry Summers & Co. argumentaría que podría ayudar, por así decirlo, a sacarnos del estado de estancamiento secular que tenemos. estás dentro".

"La Fed vería [el tema de la nueva deuda vinculada a la infraestructura] como no es alarmante. De hecho, es una respuesta muy apropiada a un entorno de tasas de interés extremadamente bajas, y [el ex Secretario del Tesoro] Larry Summers & Co. argumentaría que podría ayudar, por así decirlo, a sacarnos del estado de estancamiento secular que tenemos. estás dentro", mencionó.

"Lo que realmente importa es que la Fed podría trabajar para modificar la regulación Dodd-Frank de tal manera que apoye ese tipo de préstamos, y la Fed podría trabajar proactivamente a través del proceso de Basilea [que rige las reglas bancarias internacionales] para hacer cambios a nivel global", insistió Adam Tooze al hablar de los bonos verdes.